Lo ultimo

lunes, 29 de octubre de 2007

Nemesio ‘Conel’ Leaños fue un mediocampista que corría por toda la cancha






El Deber

Eulalio Grimaldes J.

Siempre basó su juego en la fuerza y el temperamento. No era un futbolista de esos ‘exquisitos’ con el balón, pero era efectivo en la marca y en la entrega del esférico al jugador mejor colocado. Nemesio Leaños tuvo una carrera relativamente corta, pero exitosa.
Nemesio, ‘Choco’ o ‘Conel’, este último sobrenombre puesto por una tía cuando aún era muy pequeño y con el que fue y es conocido hasta ahora por sus amistades hechas en las canchas y también en la vida diaria, comenzó jugando en la cancha del añejo barrio Tacuarí, del cual era vecino.
Corría tras la pelota desde muchacho acompañado de otros jóvenes como Limberg y Germán Viruez, los conocidos ‘Patalapi’, Betín Araúz, Juan Pedraza y muchos otros que luego surgieron en el fútbol local y nacional.
En 1965 jugó en las divisiones de ascenso defendiendo la camiseta de Colón, hasta llegar a la primera B. En 1968 lo compró Universidad, club en el que jugaban, entre otros, Ismael Purificación Benegas, Eduardo Bravo, Magín Gómez, Coutinho y Archanjo.
Estuvo en dos selecciones preolímpicas, una que jugó en Colombia y otra en Paraguay, y también en la de mayores que disputó la MiniCopa de Brasil.
Pasó a Oriente Petrolero en 1970, equipo con el que disputó la Copa Libertadores contra los renombrados equipos argentinos de River Plate y San Lorenzo de Almagro.
Recuerda a grandes compañeros como René Domingo Taritolay y Arturo Saucedo Landa.
Factores extrafutbolísticos lo obligaron a dejar la práctica activa del fútbol a los 27 años.

Perfil

Es jubilado de la banca
Nemesio Leaños Leaños nació en Santa Cruz de la Sierra el 27 de diciembre de 1949, en el hogar de los esposos Nemesio Leaños y Griselda Leaños. Tiene dos hijos: Viviana Roxana y Luis Fernando Leaños, este último vocalista del afamado conjunto Track. Desde que era futbolista trabajó en el sector bancario, de donde actualmente se encuentra jubilado.

Jaime Moreno habla de su realidad, de sus récords y de su vuelta a la selección





Miguel A. Souza Washington

En un país donde el fútbol también vive bajo las leyes de las matemáticas, Jaime Moreno ha sabido moverse muy bien entre números que van y vienen, cifras que se agrandan cada vez más y que poco a poco sirven para que el futbolista boliviano deje su huella en la Major League Soccer (MLS). El martes pasado, el jugador fue distinguido por el DC United con un botín dorado, que le sirvió para perpetuar en la memoria los 112 goles que ha conquistado en la MLS y que lo encumbran como el máximo anotador de la historia del torneo.
“Es un orgullo, porque ningún boliviano había logrado esto fuera del país. Quizás a nadie le han hecho tantos reconocimientos como me los han hecho acá, pero así es el fútbol y así es la vida. Acá siempre me han tratado como en casa. Estoy feliz por haber roto un récord, a pesar de que nunca me consideré goleador”, asegura él. Sin embargo, sus cifras no se quedan ahí. Dando una repasada al sitio web del club capitalino, uno se da cuenta de que la carrera de Moreno en el DC está marcada por los números. El delantero cruceño también es el jugador del club que más partidos ha disputado en la MLS (279), más minutos ha permanecido en cancha (21.788) y más disparos al arco ha efectuado (612). Y es que en la MLS todo se contabiliza, todo se mide y todo sirve para ir dándole vida a los héroes del deporte estadounidense. Moreno ya es uno de ellos, aunque por el momento el tema de atención es la selección, a la que ha vuelto con fuerza en el proceso que lidera Erwin Sánchez, su ex compañero y ahora director técnico.

- ¿Te sentís mejor en la selección?
- Creo que la confianza es fundamental. Para ir a la Copa América me preparé mental y físicamente, pese a que un día antes de partir al torneo fue una desilusión estar en mi país, en mi ciudad, y que la gente me silbe. Era como que no me apoyaba, parecía que no estaba en Santa Cruz. Eso me dolió mucho, pero al mismo tiempo fue clave el apoyo de la familia y de mis compañeros de equipo, además de Erwin, que como técnico me dio su respaldo. Yo trabajé duro y demostré que podía seguir jugando.

- Pero se decía que estabas acabado para la selección...
- Eso lo dice gente que no sabe. Muchos opinan de fútbol y sin embargo, nunca han jugado este deporte. Es gente que no sabe los sentimientos y las cosas que vive el futbolista. Piensan que solamente es ir y patear una pelota de cuero, pero nosotros somos humanos y sentimos las cosas tanto como las siente el hincha porque también nos equivocamos.

- ¿Estás más seguro en la selección con el proceso de Sánchez?
- No, nadie está seguro en una selección. Simplemente que hace un año él estuvo por acá y charlamos bastante. En ese entonces él no sabía que iba a ser técnico de la selección. Venía a los entrenamientos y miraba todo. Vio cómo se entrenaba acá, cómo nos respetan, vio el fútbol de Estados Unidos de otra forma, diferente a como lo hacen otros técnicos. Eso fue fundamental para que supiera que yo estaba bien y que dándome una oportunidad más no se perdía nada. Gracias a Dios las cosas salieron más o menos en la Copa América y ahora en las eliminatorias podemos hacer algo grande.

- ¿En algún momento llegaste a pensar que tu ciclo en la verde había terminado?
- Después de la Copa América en Perú (2004) lo pensé. Ése fue uno de mis mejores años y no me convocaron. Entonces consideré que si no me habían llamado, no lo harían más y peor con la edad que tengo ahora (33 años).
Dije: ‘se me acabó’. Después me dí cuenta de que esto seguía y continué trabajando de la misma manera o quizás más para mantener mi cuerpo, juego de tantas lesiones.

- ¿Te dolía cuando no te convocaban y vos sentías que estabas como para jugar en la selección?
- No, porque hay que tener respeto por el compañero, al que está en tu lugar. Me dolía, más que todo saber que no le daban importancia a esta liga. En realidad, me atrevo a decir que la MLS es muy superior al torneo boliviano y espero no faltarle el respeto a nadie con lo que estoy diciendo.
Quizás por ahí pasaba mi malestar. Pese a todo, seguía trabajando y siempre trabajé con esfuerzo para que nadie me regalara nada.

- ¿Qué hace que la MLS sea diferente a la Liga boliviana?
- Hay muchas cosas. La infraestructura, la organización, son muchas cosas.
Lo económico tiene que ver también, pero lo realmente importante es la organización. Acá hay pequeños detalles que hacen que todo sea grande.
Lamentablemente en Bolivia no hay muchos recursos económicos, pero creo que se puede lograr una mejor organización.

- Dentro de la cancha, ¿qué es lo mejor?
- Lo físico se nota mucho en la MLS. Acá los jugadores son muy bien dotados en ese aspecto y además han mejorado mucho técnicamente. No hay nada que envidiarle a otros países.

- ¿Te sentís veterano en el equipo, tomando en cuenta que hay muchos jóvenes?
- No, siento que tengo más experiencia.

- ¿Y esa experiencia cómo se refleja en la cancha?
- Antes era puntero, pero ahora juego más como enganche. Me siento más cómodo en esta posición porque tengo mayor contacto con la pelota. Es un puesto en el que he aprendido a desempeñarme, porque tampoco es que cambié de un rato para otro.

-Volvamos a la selección, ¿qué pasó contra Uruguay? ¿por qué nos golearon?
- Nada, simplemente que perdimos totalmente la concentración. Hubo otros factores, pero creo que la culpa fue de nosotros, de los jugadores, por no enfocarnos en el partido. Son cosas que pasan y que a veces mucha gente no entiende. Realmente pasamos un papelón.

- ¿En qué medida afectó lo de la negociación por los premios?
- No quiero hablar de eso.

- Entonces hablemos del proceso de Sánchez, ¿es diferente a los otros?
- Las ideas están y creo que todos lo tenemos bien claro. Sabemos adónde tenemos que apuntar. Lo de Uruguay y Colombia fue un mal momento que todos debemos superar y borrar.

- ¿Qué pensás de delanteros como Arce y Martins?
- Son jóvenes que tienen mucho talento y deben aprovechar al máximo las oportunidades que se les presenten. Es algo que quizás yo no hice.

- ¿Qué fue lo que no aprovechaste al máximo?
- Lo de Inglaterra (en 1994 pasó Middlesbrough, en el que estaba en segunda división y ascendió al año siguiente, convirtiéndose en el primer boliviano en la Premier League). Me quedé un año y medio y me fui. Es algo que siempre va a quedar marcado en mí. Quizás fui muy joven y con mucha inocencia. No tuve la suerte de contar con una persona que me muestre el camino del trabajo, aunque Azkargorta siempre me dijo que yo solamente daba el 60%. Yo no lo entendía, yo pensaba que daba el 100%, pero él igual me reclamaba.

- ¿Hasta cuándo pensás seguir jugando profesionalmente?
- No sé, no te lo puedo decir en tiempo. Yo creo que una vez que uno pierde las ganas de entrenarse, es cuando ya está, chau. Ahí es cuando uno tiene que decir: hasta aquí llego. Actualmente manejo una hora para venir a los entrenamientos y todavía quiero seguir.

- ¿Y después del fútbol?
- Me gustaría ser técnico, pero tampoco quiero entrar de lleno. Deseo comenzar de abajo, siendo asistente.

Las frases

“Me desilusioné cuando en mi país y en mi ciudad la gente me silbó. Era como que no me apoyaba”

“Me dolía mucho que no le den importancia a esta Liga (MLS), que es de buen nivel”

“Debí permanecer más tiempo en Inglaterra, pero no lo hice. Es una espina que está clavada”

Las cifras

279
Son los partidos que el delantero lleva jugado en la Mayor Liga Soccer

21.788
Minutos acumulados jugando para el DC United y el MetroStars

112
Los goles marcados. Todo un récord para su club y para la Liga norteamericana

4
Los títulos obtenidos, todos con la camiseta del DC United

Perfil

Recibió el botín de oro
Su retorno a la selección nacional ha coincidido con un sinnúmero de reconocimientos a su exitosa trayectoria en el fútbol de Estados Unidos. El último fue el botín de oro por sus goles, que por cierto fueron un récord en la Liga.
Jaime Moreno es indudablemente hoy en día uno de los más destacados jugadores que tiene la selección. Su experiencia pesó en la Copa América, donde marcó un golazo (a Perú). En su equipo está jugando más de enganche, aunque Moreno no renuncia casi nunca al ataque, porque lo de él, por vocación, es llegar al gol.

martes, 23 de octubre de 2007

“Chocolatín” marcó récord en Argentina





El tiempo corre y no se detiene. Sí. Pero ya pasaron diez años y el recuerdo de aquel símbolo de una generación dorada de futbolistas, que cautivó a propios y extraños con sus gambetas, lujos y piruetas, sigue y seguirá estando presente en aquellos que tuvieron la fortuna de verlo, mientras los más chicos se pregunten: “¿Tan bien jugaba ese tal ‘Chocolatín’?” Y sin que se haga esperar, la respuesta será un “si” precedido de relatos de jugadas, toques, festejos y proezas de las que ese moreno flaquito nacido en los Yungas de La Paz fue actor principal.

Castillo marcó un récord en la Argentina: es el boliviano que más veces jugó con 146 partidos y 10 goles.

Mientras Milton Melgar era figura en Boca Juniors y era aclamado por “La Doce” que entonaba en un coro ensordecedor “bo-li-via-no / bo-li-via-no”, Ramiro Castillo comenzaba su carrera profesional en The Strongest y ya se preparaba para pegar el salto de calidad al fútbol argentino, a Instituto de Córdoba.

No obstante, su gran momento fue en su segundo club en ese país: Argentinos Juniors, “el semillero del mundo”. Ese del barrio La Paternal, tan reconocido por su gran labor como “fábrica de cracks”, entre ellos Fernando Redondo, Juan Román Riquelme o el propio Diego Maradona.

Sus buenas actuaciones lo catapultaron a un gigante: River Plate. Allí fue dirigido por el actual técnico de esa institución, Daniel Passarella. Aunque sólo jugó un puñado de partidos, entre ellos uno por la Copa Libertadores de 1991 ante Bolívar, en el que fue eje de una polémica al quejarse de las dificultades de jugar en la altura. En Núñez tuvo un paso sin pena ni gloria. Luego le siguieron Rosario Central –actual club del también boliviano Ronald Raldes– y Platense.

A fines de junio de 1997, las calles del país eran un carnaval. Papelitos, camisetas y flameantes banderas llegaban a teñir de rojo, amarillo y verde desde los pueblitos más remotos hasta las más grandes ciudades.

Bolivia era anfitrión de la Copa América y había derrotado (con un gol del Chocolatín incluido) 3-1 a México, en Santa Cruz de la Sierra, por una de las semifinales, mientras Brasil aguardaba en la final. Después de 34 largos años, la Verde volvía a meterse en la disputa del título continental.

“Sería muy lindo para mí salir campeón de América porque son mis últimos partidos de Selección. Ya estoy cansado de tanto ajetreo; la vida también pasa por otro lado. En mi caso, por mi familia y mi futura profesión de abogado”, decía Chocolatín proyectando su porvenir tras la victoria ante los mexicanos. Sin embargo, la vida le depararía el peor de los castigos: a minutos de la final con Brasil, tuvo que abandonar el Hernando Siles para ir al hospital donde su pequeño Juan Manuel, de 7 años, estaba internado con una hepatitis. Dos días después, el 30 de junio, sería víctima de un ataque fulminante de esa enfermedad. Y ese sería el principio del fin...

La angustia y la depresión se fueron apoderando de Castillo, quien apareció ahorcado en la mañana del sábado 18 de octubre de 1997 en su casa de Achumani. Tenía 31 años y se suicidó tres meses después de la muerte de Juan Manuel. Posteriormente, la Policía informaría que Castillo había muerto por asfixia al ahorcarse con una corbata, aproximadamente a las cinco de la madrugada.

Durante esa jornada, las radios casi no hablaron de otra cosa. La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) declaró 30 días de duelo y suspendió el clásico entre Bolívar y The Strongest que debía jugarse al día siguiente. Incluso, Hugo Banzer, presidente boliviano en ese entonces, expresó su dolor. Pero la conmoción no sólo se limitó a Bolivia. Desde el exterior, dirigentes, jugadores y el ambiente del fútbol enviaron sus condolencias.

“¿Ya pasaron diez años?”, decía sorprendido por el paso del tiempo uno de sus ex compañeros en Argentinos, Carlos Mac Allister. “Era una muy buena persona y un gran compañero. Muy callado, reservado, es cierto, pero cuando hablaba era muy ocurrente”, recuerda el Colorado. “La vida lo castigó muy duro con la muerte de su hijo. A veces las palabras están de más cuando te pasa una cosa como esa”, expresó el ex defensor de Boca y de la Selección argentina.

El Chocolatín se destacó en su trayectoria futbolística por su capacidad e inteligencia como generador de juego y la categoría de su pegada. Su talento, su origen humilde y su compromiso por las causas de las clases populares, lo convirtieron en ídolo indiscutido. En todo un orgullo del pueblo boliviano. Y como legado, antes de fallecer, dejó una escuela que lleva su nombre y que ahora está en los primeros planos del fútbol paceño.

La historia cuenta que en un partido del fútbol argentino entre Platense –su último club en ese país– y Gimnasia y Esgrima de Jujuy –equipo por aquel entonces de su hermano Iván Sabino y de Óscar Sánchez–, ambas escuadras lucieron un brazalete negro e hicieron un minuto de silencio en memoria de aquel talentoso que un 12 de octubre de 1997, en un cotejo entre Ecuador y Bolivia por las Eliminatorias al Mundial de Francia 1998, le dijo adiós a la pelota y pasó a la inmortalidad. (Emmanuel Quispe, especial para El Deportivo de El Diario)

lunes, 22 de octubre de 2007

Silvio Rojas, el Pulgarcito veloz



Dice un dicho que el perfume y el veneno vienen en frasco chico, y ésto viene como anillo al dedo en el caso de Silvio Rojas, un futbolista que sobresalió por su habilidad y velocidad, antes que por su porte, que nunca fue óbice para su exitosa carrera. Pese a su pequeña estatura, Silvio Rojas (Pulgarcito o Chino como se lo conoció en sus tiempos de futbolista) tenía una gran velocidad, que sumada a la habilidad con que manejaba la pelota con la zurda, resultaba imparable para sus adversarios.Pulgarcito fue un delantero que a pesar de que jugó en tiempos en que los punteros corrían hasta la última línea y mandaban al centro para que el nueve o diez metan el gol, figura hasta ahora como uno de los máximos artilleros de la Liga del Fútbol Profesional boliviano, con 147 tantos en su haber .Empezó a jugar en la Escuela de la Asociación Cruceña de Fútbol y su primer profesor fue don Ernesto Ferrante. Recuerda entre sus compañeros a Johnny Herrera y a Luis Enrique Padilla, que también hacían sus primeras armas en el fútbol.Por cosas del destino tuvo que viajar, siendo aún muy joven, a Cochabamba. Ahí lo vieron dirigentes de Aurora, club en el que hizo una pretemporada, pero no jugó para ese equipo, pero sí lo hizo para Bata que le ofreció mejores condiciones, tanto para practicar el fútbol como para trabajar en la fábrica Manaco, donde se volvió un especialista en calzados.Jugó en la selección en dos campeonatos juveniles y en la absoluta en tres eliminatorias y también en copas América, donde demostró que estaba al nivel de los grandes.Paseó su fútbol también en Blooming, San José, Real, Orcobol y terminó jugando en Destroyers en 1993.Recuerda a Gerzán Montaño como el defensor con el que jugaba un clásico aparte y en lides internacionales a Leandro, de la selección brasileña.
Perfil
De las canchas a la políticaEdmundo Silvio Rojas Aguilera nació en Porongo el 3 de noviembre de 1959 en el hogar de los esposos Domingo Rojas y Emni Aguilera. Está casado con Rosario Roca Aguilera y tiene cuatro hijos: Silvio que estudia y juega al fútbol en Alemania, Rosario, Gabriela y Edmundo. Tras dejar el fútbol se dedicó a los negocios hasta que fue invitado por el MNR para las municipales. Fue alcalde y ahora es concejal en Porongo.

domingo, 21 de octubre de 2007

Homenaje • El DC United, tricampeón de la MLS, rindió homenaje a Marco Etcheverry


El Deber
Di-ia-blo…Di-ia-blo”. El estribillo retumba en la tribuna y se escucha diferente, porque su pronunciación es una rara mezcla de inglés y español. Sale de la boca de los estadounidenses y de los hispanos que anoche confirmaron que Marco Antonio Etcheverry sigue siendo un símbolo.
El jugador boliviano, consagrado como figura del DC United, fue homenajeado ayer por el club, ante un público que lo ovacionó como en su época de jugador activo.
“Marco es el jugador más representativo de la Major League Soccer”, afirmaba el presidente del DC, Kevin Payne, mientras chicos y grandes, mujeres y hombres, ovacionaban al jugador que los llevó a conquistar tres títulos de Liga estadounidense (96, 97 y 99).
Los campeones del 97 del United, figuras de otros equipos como Tabaré Ramos y Erick Winalda, además de algunos ex jugadores bolivianos (M. Pinedo, M. Urquiza, M. Ramos, J. C. Ruiz y J. Vargas), estuvieron en la gala que se realizó anoche en el estadio Robert Fitzgerald Kennedy de Washington, la ciudad en la que el ‘Diablo’ es un ídolo y donde su imagen se proyecta como un emblema de la MLS.
El partido homenaje sirvió para que Etcheverry se reencontrara con sus amigos, con su público y con el balón de fútbol, al que ha tratado con tanto cariño en casi 20 años de trayectoria. Con un gol anotado de penal a poco del final y casi 30’ de repartir autógrafos, Marco ratificó que es ídolo en la cancha y fuera de ella. Al fin y al cabo, en Estados Unidos él siempre será el ‘Diablo’, ya sea que se lo diga en español o en inglés.

Al ángulo

Causa solidaria
El partido homenaje a Etcheverry sirvió para demostrar que el ‘Diablo’ tiene un gran corazón. Parte de la recaudación será destinada para colaborar a los bolivianos Luis R. Salinas y su esposa Gloria Salinas, que fueron padres de quintillizos en agosto de este año; sin embargo, el parto fue prematuro y dos de los bebés murieron. Los bebés restantes (Freddy, Shayleen y Sharinna) recibirán un monto del dinero de las entradas.
Bolivianos de peso
Dos banderas nacionales y cientos de compatriotas se instalaron en el estadio RFK para demostrarle a Etcheverry que Bolivia está presente. La Barra Brava, dirigida por Oscar Zambrana, aglutina a una gran cantidad de compatriotas y en cierta forma es la que lidera los cánticos y le pone sabor hispano a los partidos del DC United, donde aún juega el otro boliviano, Jaime Moreno, que es el hombre récord de la MLS.
Se lesionó Moreno
Después del partido homenaje al ‘Diablo’, el DC United actual enfrentó al Columbia Crew por el torneo de la MLS. Las 'águilas negras' cayeron por 3-2 en un emocionante partido que tuvo tres goles casi al final. El resultado no afecta en nada al DC, que ya está clasificado para la siguiente ronda. Lo que sí preocupa es la lesión que sufrió Jaime Moreno a los 12 minutos del primer tiempo y que hizo que sea sustituido inmediatamente.
En vivo para Bolivia
Carlos Fernández, José Luis Aguayo y Jorge Careaga, que viven en Estados Unidos desde hace buen tiempo, emitieron el homenaje a Etcheverry en vivo para radio RTC de Cochabamba, cuya sintonía fue seguida por gran cantidad de radioescuchas.
Los radialistas, además de transmitir para el país, tuvieron como comentarista del evento al cónsul de Bolivia en Washington, Oswaldo Cuevas.

Las cifras

34
Goles marcados
El ‘Diablo’ es el quinto anotador de toda la historia del equipo tricampeón de la MLS, el DC United

3
Títulos ganados
Etcheverry ayudó a conseguir tres títulos al DC. Con él ganaron las temporadas 96, 97 y 99.

viernes, 19 de octubre de 2007

Ramiro "Chocolatin" Castillo, a diez años de su partida

La familia de Ramiro Castillo recordó ayer 10 años de la partida a la eternidad del “Chocolatín”, una de las mayores figuras que tuvo el fútbol paceño y boliviano.

Poco después de que Bolivia fuera sede de la Copa América, el año 1997, donde la Selección Nacional fue subcampeona, se conoció la infausta noticia: Ramiro había decidido partir a la eternidad, y con él se llevó su talento, aquél con el que triunfó en varios equipos nacionales y extranjeros, y en el seleccionado.

El “Chocolatín” empezó a jugar al fútbol en su natal Coripata, en los Yungas de La Paz; vistió, aún en el ámbito amateur, la camiseta de 31 de Octubre; luego dio un gran salto al que fue su primer club en el profesionalismo, The Strongest, con el que conquistó buena parte de sus principales logros, pero además con el que demostró su verdadera dimensión como futbolista.

Instituto de Córdoba, Argentinos Juniors, River Plate, Rosario Central y Platense, de Argentina; el chileno Everton; y Bolívar, de Bolivia, también disfrutaron de su maravilloso juego.

“Chocolatín” fue además integrante de la Selección Nacional que en 1994 disputó la Copa del Mundo de la FIFA, en Estados Unidos.

“Lo que él siempre pregonaba era su entereza y perseverancia para trabajar, que sumadas a su humildad lo llevaron a conseguir los objetivos que se había trazado en su carrera deportiva”, recordó ayer su viuda, María del Carmen Crespo.

Antes de fallecer, “Chocolatín” fundó una escuela de fútbol que lleva su nombre, y no lo hizo en vano, porque ahora esa institución es una de las más reconocidas del balompié paceño, por su actividad en diversas categorías.

“Junto a Iván (el hermano de Ramiro), Rainiero (uno de sus hijos) y Eloy (su otro hermano) seguimos trabajando con la Escuela de Fútbol. A pesar de las dificultades económicas, seguimos con aquella labor como un homenaje a él. Felizmente, aquel trabajo de a poco va rindiendo sus frutos”, agregó María del Carmen.

La que fue esposa del “Chocolatín” y lo acompañó en la mayoría de su periplo por varios clubes, afirmó que aún está pendiente un deseo de Castillo: fundar una escuelita de fútbol en su natal Coripata. “No se pudo aún, pero quizás el próximo año”.

Los hijos de Ramiro y María del Carmen no son futbolistas. Ramiro, de 20 años de edad, se inclinó por seguir la carrera de diseño gráfico y audiovisual en la Universidad Católica Boliviana, y Maejorie cursa el sexto año de primaria.

Para recordar los 10 años de la muerte de Ramiro Castillo, sus familiares preparan un acto religioso que se desarrollará mañana sábado en instalaciones de la Escuela de Fútbol, en la zona de Ciudad Satélite de El Alto.

lunes, 15 de octubre de 2007

Marco Antonio Etcheverry: “Siento que mi esfuerzo no fue inútil”



La Razon
Boliviano en la selección de la Conmebol de todos los tiempos

Marco Antonio Etcheverry se emociona con el fútbol. Cuando recibió la noticia de que estaba incluido en el equipo sudamericano de todos los tiempos de la CSF, casi rompe en llanto. Luego de unos minutos de meditación, ese día se fue a jugar fútbol y a festejar en un campo de juego. Etcheverry repasó algunos pasajes de su vida con Marcas y se emocionó.

¿Qué sensación le da estar en medio de Pelé y Maradona, en el equipo sudamericano de todos los tiempos?
Shhhh (piensa y emite un suspiro). Primero uno se acuerda de todo. Y cuando uno ve el equipo que se ha conformado, un medio campo con Valderrama, Pelé y Maradona, es increíble estar ahí. Entonces, uno se da cuenta de que ha sido una carrera muy larga y difícil porque tuve que dejar muchas cosas por dedicarme tan sólo al fútbol.

¿O sea que valió la pena?
Sí. Es muy lindo, porque hay el reconocimiento de la gente, de quienes me invitan a todos lados a jugar partidos. En este último tiempo me invitaron como a cuatro o cinco partidos de despedida, estuve en la de Fabián Estay, en el partido de Álex Aguinaga, son reconocimientos muy lindos estar en medio de tantas estrellas. Para mí es una satisfacción haber entregado todo mi fútbol por el país. Me encanta que cuando se refieren a mí, lo hacen como el boliviano Etcheverry, no lo hacen de otra manera.

¿Cómo le cayó esa designación de la Conmebol?
Para mí fue algo increíble poder leer mi nombre y que esté escrito en toda la historia del fútbol. Por eso me acordé de toda la gente que me alentó y que estuvo al lado mío. Me apoyaron en las buenas y en las malas, gracias a ellos que también entré en la historia del fútbol.

¿No se equivocó al elegir al fútbol como una profesión?
No, porque creo que nací para esto, nací para el fútbol. Tanto es así que hoy sigo jugando fútbol en Estados Unidos, en media hora me iré a jugar con unos amigos en un barrio donde hay bolivianos. Uno no se puede olvidar, a ratos tengo ganas de seguir jugando y pienso como futbolista. Pero luego pasa y todo vuelve a la realidad. Ahora estoy en otras tareas relacionadas con el fútbol gracias a Dios, colaborando con la selección Sub-20 de Estados Unidos, con ellos me iré a trabajar en noviembre a Argentina, luego iré a España para unos cursos, quiero capacitarme.

¿No se siente reconocido más afuera que dentro el país?
No, cuando voy al país siempre encuentro mucho cariño y respeto. Quizás la dimensión en otros países es diferente, porque te ven como una estrella, como un fuera de serie y en nuestro país soy uno más. Es evidente que en otros lugares me dan un trato especial y distinto, pero yo lo entiendo bien. Asumo que en Bolivia hay gente que me quiere y gente que no, eso siempre me dijo Rolando Aguilera. Pero, estoy tranquilo por todo lo que hice en el fútbol. Creo que la gente en Bolivia ha sido muy cariñosa, no la puedo juzgar por cuatro o cinco personas que nunca faltan y que le hacen mucho daño al fútbol boliviano.

¿Le costó dejar el fútbol?
No, tomé la decisión de retirarme al irme de Bolívar, cuando llegué a Washington, en ese entonces dije que ya no voy a entrenar más porque me sentía decepcionado. Incluso hubo ofertas para jugar, pero las descarté. No se olviden que vine en ese momento de compartir el equipo con futbolistas del nivel de Limberg Gutiérrez y otros grandes jugadores en Bolívar. O sea que estaba para jugar en cualquier lado. Ahora sé que si me da la gana, en tres meses me pongo a entrenar fuerte y puedo jugar en buen nivel, aunque no como antes. Pero no, fue duro alejarme del fútbol, pero ahora estoy metido más en otras cosas. La gente me da su apoyo en los estadios, me alienta, ahora el fútbol en Estados Unidos es más atrayente con Beckham y otras estrellas, y me siento feliz con lo que hago en este momento.

¿Además sigue ligado al DC United, equipo en el que le tienen un gran cariño?
En el DC estoy como en mi casa, ellos el 20 de octubre me harán un homenaje en un partido con el plantel que ganó el título de 1997 y las estrellas de ese entonces. Son 10 años de ese título, van a estar Lalas, Campos, grandes figuras de la MLS que ya se retiraron.

¿Se arrepiente de algo, o hay algo que no pudo hacer en el fútbol?
Lo dije siempre, si no me hubiese lesionado en el Colo Colo tan grave, hubiera tenido la segunda oportunidad para jugar en España. Por ser caprichoso no me salí del campo de juego y me lesioné, creo que pude cambiar mi historia en el fútbol, porque había la posibilidad de jugar en el Real Madrid en el 93 y ya estaba cotizado por el Colo Colo. Nadie sabe lo que hubiera podido pasar, pero al no haber hecho caso al técnico que me quiso sacar se produjo la lesión. Pero no me puedo quejar, no puedo ser malagradecido, Dios me ha dado tantas cosas en la vida.

Se inician las eliminatorias, ¿cómo cree que le vaya a Bolivia?
Ellos saben lo que yo pienso, le dije a Erwin (Sánchez) lo que pienso, saben que les deseo lo mejor. Quisiera estar con ellos en Montevideo o La Paz, uno lo vive intensamente y si uno le pregunta lo mismo a Melgar o Borja, te responderán que también quieren estar jugando el partido.

¿Se identifica con el trabajo de Sánchez en la selección?
Cien por ciento, pase lo que pase estaré con él. Ojalá que le vaya muy bien, porque lo necesitamos, ojalá que todo cambie, que el fútbol cambie en nuestro país.

¿Qué le pareció el equipo?
Estoy con Erwin y creo que lo está haciendo muy bien. Lo apoyo totalmente con la planificación que tiene para estos dos partidos, es lo mejor que pudo hacer, que un grupo esté en La Paz y otro en Santa Cruz, todo se basa en estudios y sugerencias de los amigos, yo lo haría de igual manera.

¿Se acuerda de alguien en especial en este momento?
De todos. A Erwin todo lo mejor y los muchachos saben que les deseo lo mismo, cómo me gustaría estar en su lugar, alistando los pasaportes para viajar y entregárselos a los comisarios de la CSF. Ojalá que pueda estar en el partido de La Paz por lo menos, quiero alentar al seleccionado y todos podamos festejar un resultado positivo y así comenzar a sumar las unidades que se necesitan.

De perfil...

Etcheverry
Fecha de nacimiento: 26 de septiembre de 1970.
Lugar: Santa Cruz.
Trayectoria: Destroyers, Bolívar, Oriente Petrolero, Albacete (España), Colo Colo (Chile), Emelec y Barcelona (Ecuador), América de Cali (Colombia), DC United (Estados Unidos).

Su actividad

Descubre talentos
Una vez que el ex jugador internacional se retiró, recibió el respaldo del DC United, donde trabaja actualmente buscando talentos.

Selección Sub-20
La buena relación con Bruce Arena, su ex DT del DC United, lo llevó a ser parte del cuerpo técnico del equipo norteamericano Sub-20.

Tiene el cartón de DT
El año pasado se recibió como entrenador en Estados Unidos y luego realizó diversos cursos. Ahora se alista para viajar a Argentina y España, donde seguirá con su capacitación.

El Diablo está en el equipo ideal de la CSF

Una encuesta a periodistas de la región lo incluye en el mejor plantel sudamericano con Pelé y Maradona.

Diego Armando Maradona y Edson Arantes do Nascimento ´Pelé´ encabezan el seleccionado que la Confederación Sudamericana de Fútbol anunció ayer como el mejor de todos los tiempos.

El astro argentino Maradona es uno de dos argentinos en el onceno, junto a la “Saeta Rubia”, el argentino-ibérico Alfredo Di Stéfano, quien llegó a brillar en el fútbol español con el Real Madrid. Pelé es el único brasileño.

La Conmebol hizo el anuncio durante la presentación de su nuevo libro ´Historia de la Copa América”, evento liderado por el presidente de la Conmebol, el paraguayo Nicolás Leoz.

Los 11 mejores jugadores del seleccionado histórico, según una consulta de la Conmebol con periodistas deportivos de diferentes países, son los siguientes: José Luis Chilavert (Paraguay); José Nasazzi (Uruguay), Obdulio Varela, (Uruguay), Elías Figueroa (Chile), Héctor Chumpitaz (Perú); Carlos Valderrama (Colombia), Marco Etcheverry (Bolivia), Diego Maradona (Argentina), Alfredo Di Stéfano (Argentina); Alberto Spencer (Ecuador) y Pelé (Brasil).

Los futbolistas serán reunidos en una cita posterior que la Conmebol dará a conocer en una gala del fútbol, se informó en medios oficiales durante la última cita de los dirigentes. Asunción, AP

Arturo Saucedo Landa, ‘Camba caro’



El Deber


Como el fútbol es un juego y el juego es diversión, eso es lo que hacía Arturo Saucedo Landa, un veloz gambeteador e incisivo atacante boliviano que brilló en varios clubes cruceños y en la selección nacional.
Su fútbol vistoso, de fuerza y de gran velocidad lo llevó a destacarse desde muy joven, cuando estaba todavía en el Colegio Número 4, y de ahí fue apalabrado para jugar en Real Santa Cruz a fines de la década de los 70.
En ese tiempo, en Real jugaban Cora Cuéllar, Víctor Hugo Hurtado, Zapata, Melitón Rosales, Ángel Paz, Ernesto Tufiño, Delfín Barba y Pancho Barbosa, como centrodelantero.
Participó en la Minicopa que se jugó en Brasil en 1971 y ahí fue donde la prensa brasileña lo calificó como el ‘Garrincha boliviano’, debido a sus endiabladas gambetas. Aquí fue compañero de Erwin Frey, ‘Choco’ Antelo, Nemesio Leaños, Jorge Moreno, Ovidio Messa, Juan Carlos Fernández, Mario Pariente y Nicolás Linares.
Tras esa exitosa incursión internacional fue vendido al club La Bélgica, que era sostenido por los propietarios del ingenio azucarero. Su pase en ese tiempo costó la friolera de 120 mil dólares, que comparados con los tiempos actuales, supera el millón de la moneda estadounidense, convirtiéndose en la transacción más valiosa del fútbol nacional. Por este motivo surgieron los apodos de ‘Camba caro’ y ‘120’. En el equipo azucarero estuvo al lado de Escalera, Peji Hurtado, Nilton Pinto, Ramiro Blacut y muchos otros que conformaban un poderoso conjunto.
De ahí pasó a Universidad. En el equipo docto permaneció durante dos temporadas hasta que llegó a Oriente Petrolero, el club de sus amores, en 1974.
Con el club refinero participó en varias copas Libertadores, donde siempre se destacó por su fútbol vistoso. Fue la época de oro de Oriente, donde jugaban Ever Hoyos, Arias, Campos, Julián Cristaldo, Montaño, Taritolay y Espinoza, entre otros grandes jugadores. Había nueve integrantes del seleccionado nacional de esa época.
De Oriente Petrolero, en 1981, pasó a Blooming y ahí jugó dos temporadas, tras las cuales se retiró debido a que no lo quisieron traspasar a ningún club, pese a los varios ofrecimientos que tenía de equipos del país y del exterior para continuar con su exitosa carrera.
Saucedo Landa fue el que convirtió el primer gol boliviano ante Venezuela en su propia casa, en las eliminatorias de 1977. Fue un arranque de Ovidio Messa que se la dio a Tamayá Jiménez y éste a Arturo, que con un remate cruzado venció al portero venezolano. Bolivia ganó 3 a 1.

Perfil

Metido de lleno en el fútbol

Arturo Saucedo Landa nació en Boyuibe, en el hogar de los esposos Juan Saucedo Suárez y Adela Landa Pinto. Está casado con Jackeline Guardia y tiene tres hijos: Freddy Saucedo Landa, Mauricio, que juega actualmente en San José de Oruro, y Jessica Saucedo Guardia. Luego de dejar el fútbol se dedicó a varios negocios. Es copropietario y entrenador del Club Estudiantes del Oriente, de la primera A y miembro de la comisión técnica de Oriente.





lunes, 8 de octubre de 2007

“Nunca pensé en quedarme fuera” Limberg Gutiérrez


El Deber

El último partido de la selección boliviana en la eliminatoria para el Mundial de Alemania 2006 fue también el último para Limberg Gutiérrez con la verde. De eso ya han transcurrido dos años. A partir de entonces se abrió un paréntesis sin que volviera a ser convocado. En la ‘era Sánchez’, que empezó en noviembre del año pasado, es la primera vez que Platiní lo toma en cuenta, porque no lo llamó ni para partidos amistosos ni para la Copa América de Venezuela. En cambio, el seleccionador nacional de menores lo convocó para el Preolímpico, que tuvo lugar en Río de Janeiro (Brasil) como refuerzo de la sub 20.

- ¿En qué momento te llega esta nueva convocatoria para la selección?
- Creo que estoy en un buen nivel. Particularmente, siempre aspiro a ser convocado y no puedo ocultar mi alegría de formar parte de una representación nacional en una competencia tan importante como es la eliminatoria para el Mundial. Tengo que aprovechar al máximo este tiempo de entrenamiento para llegar bien a los partidos contra Uruguay y Colombia.

¿Esperaste mucho para el llamado?
- Siempre uno espera que su nombre esté en la lista, lo esperé antes y lo esperé ahora, por supuesto tratando de hacer bien las cosas en mi club para cuando me llegue el momento de servir a la selección. Una vez aquí, el objetivo es esforzarme mucho.

- Cuando no se dio tu vinculación al Aris de Grecia, ¿pensaste también que se acabó tu ciclo en la selección?
- No, nunca pensé en quedarme fuera, para nada. Los jugadores sabemos que a veces no te toca y hay que asumirlo de la mejor manera. A mí me tocó casi dos años estar de manera permanente en las selecciones. Sabía que tenía que demostrar nuevamente mis condiciones para ser llamado, creo que lo hice bien en mi equipo y ahora que estoy aquí el objetivo es otro.
- ¿Te dolió no estar en la Copa América?
- Uno siempre quiere jugar, más aún si es en la selección. A la distancia vi que Bolivia mostró un buen nivel, y eso es lo que importa. Eso lo tenemos que aprovechar ahora que viene una eliminatoria que dura dos años, en la que todos aspiramos a conseguir algo bueno para el país; nuestra meta es lograr la clasificación para la Copa del Mundo 2010.
- ¿Fue un consuelo para vos asistir a los Juegos Panamericanos de Brasil?
- Un futbolista siempre tiene que estar a disposición de su país, yo fui a esa selección con la misma ilusión de siempre en pro de dar algo al equipo; estar con los jugadores de la sub 20 fue de mucha responsabilidad y creo que cumplí. Respondí y no desarproveché esa oportunidad que me dieron.
- En Uruguay te conocen por tu paso por ese país y la noticia de tu convocatoria no pasó desapercibida. ¿Juega esto a favor o en contra tuya?
- Pasé lindos momentos en Nacional de Uruguay, pero ahora la atención central está puesta en lo que uno puede hacer por la selección, lo importante es estar listo para cuando el técnico te lo pida. No sé si jugaré o no contra Uruguay, pero lo más importante es que esté listo por si el técnico me requiere.

- ¿Te ves jugando ante Uruguay?
- Te repito que el técnico es el que decide si un jugador entra o tiene que esperar, yo me siento tranquilo. Por supuesto que trato de ganarme el puesto, es indudable que hay que trabajar al máximo para conseguirlo. Si uno está bien, lo único que le queda es esperar que el técnico decida su inclusión.

- Es la primera vez que trabajás al mano de Platiní Sánchez. ¿Con qué grupo te has encontrado?
- Es un grupo bastante bueno, todos los jugadores y el cuerpo técnico estamos muy unidos y pensamos en que, para que las cosas nos salgan bien, tenemos que seguir por el mismo camino.

- Por tercera ocasión nos toca comenzar con Uruguay en las eliminatorias, nos fue mal en las dos anteriores. ¿Crees que esta vez se puede obtener un buen resultado?
- Siempre ha sido difícil, así serán los partidos, porque todas las selecciones buscan la clasificación. Nosotros tenemos que tener la mayor concentración en el trabajo diario para que lleguemos bien al partido. Creo que podemos sacar un buen resultado. Comenzar bien esta eliminatoria será importante para Bolivia.

¿Sigues pensando en que hay posibilidades de que juegues en el exterior?
- Posibilidades siempre hay, no me desanimo. Por otra parte, no dejo de pensar en que seguiré en la selección. Jugando fuera o en el país, lo importante es que uno mantenga su nivel para lo que pueda venir.

Perfil

Con experiencia en la selección
Limberg Gutiérrez Mariscal nació en Santa Cruz el 19 de noviembre de 1977. A sus 30 años le toca volver a la selección nacional, con la que jugó por última vez ante Perú, en octubre de 2005 en Lima, por la eliminatoria anterior. En esa ocasión, el ‘Bomba’ hizo un gol, pero también fue expulsado. En la selección mayor lleva disputados 48 partidos frente a otras selecciones (oficiales y amistosos) y ha convertido cuatro goles. En el fútbol profesional sólo ha actuado en tres clubes: Blooming y Bolívar, de Bolivia, y Nacional, de Uruguay. Actualmente juega en filas de la academia cruceña, con la que ha convertido siete goles (seis en el Apertura y uno en el Clausura).

Miguel Ángel Hoyos


El lateral Miguel Hoyos no quiere acordarse del partido de la anterior eliminatoria ante Uruguay, donde debutó oficialmente con la casaca de la Selección Nacional. Ese día Bolivia cayó 0-5. Hoy, el defensor nacional está optimista y considera que el 13 de octubre ante Uruguay ´será totalmente diferente´.

¿Qué sensación tuvo en el partido que jugó ante Uruguay bajo el mando de Nelson Acosta?
Creo que son experiencias que uno no se olvida, qué mejor ahora cuando se puede volver a jugar un encuentro de esas características. Ahora se me presenta de nuevo la oportunidad y creo que será valioso para mi carrera, pero no quiero que se repita esa goleada tan dolorosa.

¿Es distinto jugar en un escenario con tanta presión?
No, ya estamos acostumbrados a eso; uno cuando juega para su selección siempre tiene una gran presión, tanto del rival como de tu propio país. Por eso, de lo único que nos preocupamos es de tratar de llegar bien al partido y responder a la confianza.

¿Qué es lo que no pueden volver a repetir en ese encuentro ante Uruguay?
La verdad que no me acuerdo como sucedió todo (sonríe), eso tienen que analizar ustedes, lastimosamente nos golearon, esperemos que esta vez el resultado sí sea de los mejores y podamos lograr los puntos.

¿Este equipo tiene una mística diferente al equipo de esa ocasión?
Seguro, esperemos que llegado el momento de jugar el partido se pueda traducir en el campo de juego todo lo bueno que hacemos en los entrenamientos. Esta Selección tiene una actitud diferente a la anterior.

¿Cómo cree que se plantee el partido con Uruguay?
Muy difícil, sabemos que son eliminatorias y nadie te regala nada. Lo único que esperamos es hacer las cosas muy bien, pero seguro que no nos regalarán ni un centímetro. Ellos juegan de local, y van a tratar de hacernos sentir eso, pero nosotros vamos preparados en todo sentido para revertir toda la historia.

¿Cómo piensa que los uruguayos intenten hacer respetar su localía?
Con presión, buscando hacerte sentir menos desde que pisas el campo. Cuando uno juega de local quiere ganar a como de lugar y sobre todo ellos que saben cómo presionar desde el primer minuto. Nosotros vamos a demostrar lo bien que nos hemos preparado y la buena imagen de la Copa América.

En lo particular, ¿llega a este encuentro en su mejor momento futbolístico?
Soy un jugador mucho más maduro, la verdad que uno trabaja para estar cada vez mejor. Creo que me sacrifiqué e hice lo mejor posible y por eso me encuentro en un buen momento futbolístico. Espero que todo eso sirva para poder contribuir al equipo y que podamos conseguir lo que buscamos ante el seleccionado uruguayo.

¿Un empate sería un buen resultado?
Seguro que sería bueno, porque nosotros vamos con la intención de sacar como mínimo un empate. Es evidente que queremos sumar las tres unidades, ése es el objetivo principal, para ello trabajamos con intensidad, pero repito que será un encuentro duro.

A pocos días del inicio de la campaña, ¿piensa que se puede realizar una mejor campaña que la eliminatoria anterior?
Cuando iniciamos el trabajo con el profesor Erwin Sánchez nos trazamos como meta el clasificar al Mundial de Sudáfrica. Creo que todo puede mejorar con sacrificio y entrega. Este grupo es bastante entusiasta y disciplinado, están las mejores ganas de clasificar al Mundial y demostrar que este seleccionado es muy diferente a los anteriores. Esperemos que tengamos la suerte de demostrar el avance del fútbol boliviano, hay la intención, ojalá que todo salga como pretendemos.



El Perfil

Nombre: Miguel Hoyos Guzmán.
Fecha de nacimiento: 11 de marzo de 1981.
Lugar: Santa Cruz.
Estatura y peso: 1,74 m y 77 kg.
Trayectoria: Oriente y The Strongest.

Porfirio Tamayá Jiménez el heroe de el ‘tamayazo’ contra Uruguay


El Deber
Eduardo Angulo toma la pelota , se la pasa a Ovido Messa y éste en una jugada veloz deja a dos jugadores uruguayos tendidos en el gramado y mete un pelotazo por la derecha hacia adelante y ‘Tamayá’ Jiménez, con un desmarque rápido y a unos dos metros fuera del área grande, le da al balón un tremendo ‘chutazo’ que le dobló las manos al arquero Rodolfo Rodríguez y se convirtió en el único gol de esa jornada, el 27 de febrero de 1977.
El árbitro brasileño Romualdo Arphi Filho con su mano derecha apuntó al centro del campo y el grito de Bo Bo Bo Li Li Li Via Via Via se escuchó al unísono desde las tribunas.
Fue una jugada muy bien concebida en el medio sector y culminada excelentemente por Tamayá a los tres minutos del segundo tiempo.
Era un partido de las eliminatorias para el Mundial de Argentina 78, que estuvo precedido de una amplia repercusión internacional. Uruguay venía de empatarle a Venezuela en Caracas 1 a 1 y necesitaba de un triunfo en suelo boliviano.
Más de 20 mil personas abarrotaban el estadio del club Bolívar, ubicado en la zona de Tembladerani de la ciudad de La Paz, debido a que el Hernando Siles estaba siendo acondicionado para los Juegos Bolivarianos de ese mismo año.
El combinado nacional era dirigido técnicamente por Wilfredo Camacho y Ramiro Blacut, quienes habían logrado armar un equipo que conjuncionaba fuerza y habilidad.
La selección estaba conformada por jugadores de calidad como Carlos Conrado Jiménez, Jorge Campos, Pablo Baldivieso, Jimmy Lima y Jorge Rimazza en la defensa. En el mediocampo estaban Eduardo Angulo, Carlos Aragonés y Ovido Messa, y la delantera con Calichín Morales, Tamayá Jiménez y Miguel Aguilar. Alternaban también Saucedo Landa, Édgar Pacho Góngora, Chichi Romero y Jesús Reynaldo.
Era, a decir de Tamayá, una selección de ‘grandes’, debido al tamaño y talento de la mayoría de sus jugadores.
Bolivia jugó el partido con velocidad y coraje y de ese modo venció a un rival que no se entregó nunca. Las opciones de gol fueron muchas en los dos tiempos, pero no pudieron ser concretadas, tanto por el combinado verde como por los ‘charrúas’.
Tras el gol de Tamayá, los uruguayos, que habían tenido un juego un tanto conservador hasta ese momento, se vieron obligados a un cambio de planes, adelantando sus líneas en procura de la igualdad.
Por momentos, el equipo boliviano decayó en su juego, lo que ocasionó la reacción de los uruguayos, que apuntalados por su mejor jugador, Juan Ramón Carrasco, fue llevando peligrosos ataques hasta la valla defendida por Carlos Conrado Jiménez.
Un potente remate de Carrasco fue desviado por el arquero boliviano; sin embargo, en los contragolpes los nacionales llevaron peligro sobre la valla adversaria, obligando al portero Rodríguez a intervenciones riesgosas.
Los últimos minutos fueron dramáticos, porque los uruguayos no se entregaron fácilmente.
En el minuto noventa, recuerda Porfirio, Fernando Morena, el legendario goleador uruguayo, se perdió un gol cantado, desviando su disparo de forma increíble, que casi echó por la borda todo lo trabajado en el partido.
El sábado comienzan las Eliminatorias para Sudáfrica 2010 y nos toca jugar con Uruguay en Montevideo... amalaya un ‘tamayazo’.

Perfil

Con su fútbol en la Mutual
Porfirio Jiménez Gómez nació en la población Palmar Chico, provincia Gran Chaco del departamento de Tarija, el 16 de febrero de 1953, en el hogar de los esposos Heriberto Giménez (+) y Teresa Gómez. Tiene cuatro hijos: Juan José -que también se destacó en el fútbol-, Susana, José María y Jimena. Actualmente es un asiduo jugador en la Mutual de ex Futbolistas

Dejó su sello de gol en varios clubes
Porfirio Tamayá Jiménez paseó su fútbol de garra, fuerza y goles por distintos equipos del país.
Empezó jugando a los 14 años en el equipo Irala, que jugaba en los campeonatos interbarrios. De ahí pasó, en 1970, a las filas de Real Santa Cruz en la primera A, que fue donde se dio a conocer en el fútbol grande. Fue campeón con la selección juvenil cruceña y de ahí pasó al combinado boliviano de la misma categoría que jugó un sudamericano.
En el equipo merengue estuvo hasta 1975, año en que, debido a sus buenas actuaciones, fue comprado por Guabirá, equipo con el que salió campeón, siendo el goleador y con el que participó en la Copa Libertadores frente a los equipos ecuatorianos. De su pasó por las filas azucareras recuerda a Adolfo Rocabado, Jorge Lladó, que como él eran chaqueños.
En 1977 fue traspasado a Oriente Petrolero, equipo con el que jugó otra vez la Libertadores, esta vez frente a Deportivo Cali y Nacional de Medellín.
Después pasó a Bolívar donde jugó cinco temporadas y se salió por una rotura de ligamentos. Pasó a Chaco Petrolero, luego a Aurora de Cochabamba y finalizó su carrera jugando tres partidos en Libertad de Santa Cruz en 1985.

Anécdotas y algo más

Un apodo de novela
Porfirio recuerda que su famoso sobrenombre le viene desde cuando tenía unos trece años de edad. Resulta que por la radio Grigotá, de don Daniel Arteaga, se emitía la novela, muy renombrada en ese tiempo, Infierno Verde, en la que el brujo, uno de los principales personajes, se llamaba Tamayá y a él sus amigos se lo pusieron.
Nada de fútbol
Llegó desde Palmar Chico hasta Santa Cruz sin saber ni prácticar el fútbol. Dice que todo lo aprendió aquí en Santa Cruz, en el barrio de El Trompillo, más propiamenteen la pista del aeropuerto, donde jugó con Choco Pecas, Pacho Flores, Ardaya, Arias y los maleteros de los aviones.
Manolo Otero
En el agasajo que se brindó a la selección en el hotel Sheraton estuvo el cantante español Manolo Otero, que le dedicó la canción Todo el tiempo del mundo a los jugadores y ahí calificó de ‘tamayazo’ el gol que marcó Porfirio.

Opinión

Inolvidable gol que pasó a la historia
Mario Roque C / Periodista
¡30 años...! y parece que fuera ayer. Las tribunas del
estadio Libertador Simón Bolívar del barrio paceño de Tembladerani casi se derrumbaron por ese formidable remate de Porfirio Jiménez, más conocido como ‘Tamayá’ por el mundo del fútbol. 1-0 ante Uruguay en las eliminatorias de la Copa del Mundo que se jugó en Argentina en 1978.
Ese seleccionado dirigido por Wilfredo Camacho tenía líneas equilibradas. Carlos Conrado Jiménez era el arquero que respaldaba al resto donde destacaban
Eduardo Angulo, el fallecido Pablo Baldivieso, Jimmy
Lima, Jaime Rimazza; los chaqueños Carlos Aragonés y Ovidio Messa eran los responsables del medio campo. Arriba Raúl Alberto Morales junto a Tamayá y Miguel Aguilar.
Con el correr del tiempo, uno evoca con nostalgia a
ese grupo que tuvo un excelente rendimiento ante
Uruguay y Venezuela con el 3-1 en el Brígido Iriarte
de Caracas.
Pero la FIFA nos tenía una carta escondida, era difícil el acceso directo al mundial de Argentina. Después vino el Mundialito en Cali donde Brasil y Perú nos encajaron 8 y 5 goles. Esas goleadas fueron el origen de la actual Liga Profesional del Fútbol Boliviano. Y de yapa fuimos derrotados en el repechaje con Hungría: caímos en Budapest y La Paz. Ah, y la noche que jugaron en el estadio Hernando Siles hubo la más grande asistencia de público que se recuerde en esa capital. Ese seleccionado terminó dirigido por el alemán Edward Virba.
Pero en lo que concierne al gol de Porfirio, ese día el estadio de Bolívar casi se derrumba. Se jugó en Tembladerani porque el estadio Hernando Siles del barrio de Miraflores estaba siendo remodelado para ser escenario de los Juegos Deportivos Bolivarianos de 1977.
Grato momento para evocar un gol que hizo historia,
por Bolivia y por Porfirio Jiménez.

martes, 2 de octubre de 2007

Diego Cabrera el Goleador del Cucuta


El delantero de la selección boliviana Diego Cabrera contribuyó con dos anotaciones a la paliza 5-1 del Cúcuta Deportivo sobre Boyacá Chicó y se convirtió en el máximo goleador extranjero del Clausura-2007 del fútbol colombiano, disputada la undécima fecha.

Junto con él brillaron el brasileño Fernando Oliveira, autor de los goles con que el Tolima derrotó 3-0 al Pereira, y el creativo argentino Rodrigo Marangoni, quien marcó el segundo tanto en la victoria 2-0 del Huila sobre Real Cartagena.

Cabrera, de 24 años, completó el domingo seis tantos y quedó a cuatro del goleador local Dairo Moreno (Once Caldas), afianzándose como el nuevo ídolo de la hinchada "motilona", que en el primer semestre vibró con la clasificación del equipo a las semifinales de la Copa Libertadores de América-2007.

Con una calificación promedio de ocho puntos, el jugador boliviano fue considerado por la prensa especializada como la figura del partido, que dejó al cuadro "rojinegro" en la tercera posición con 22 puntos, a sólo dos de los líderes Atlético Nacional y La Equidad.

Las conquistas del boliviano animaron la fiesta que se vivió el domingo en el estadio General Santander por el aniversario 58 del Cúcuta Deportivo y el cumpleaños 57 del técnico Jorge Luis Bernal, artífice de la hazaña en la Copa Libertadores. Bogotá, AFP