Lo ultimo

domingo, 25 de octubre de 2009

Delantero • El ex Tahuichi era titular en el Chernomorets de Ucrania, pero se lesionó. Contó su vida

Poco a poco Gustavo Pinedo sale de una lesión en uno de los dedos de su pie izquierdo, que lo tiene hace dos semanas ausente de los de su equipo, el F.C. Chernomorets de la primera división del fútbol de Ucrania. El delantero, en contacto con EL DEBER, dijo estar cómodo en el club de Odessa, con el que tiene contrato hasta diciembre, y habló de su experiencia en un país que tiene en él al tercer futbolista boliviano, detrás de Marcelo Martins, ex Shakhtar, y Diego Suárez, que está en la reserva del Dínamo Kiev.
Hace tres meses que se incorporó al conjunto azul y negro (uniforme igual al Inter de Milán). El principal problema fue el idioma, pero tuvo un gran recibimiento por sus compañeros. “Al comienzo no entendía nada, pero gracias al club hay un traductor”, dijo el jugador, formado en la Academia Tahuichi.
En poco tiempo Gustavo hizo amigos, con los que no tiene problemas de idioma, pues son sus compañeros uruguayos Sebastián Vázquez y Alejandro Lemo. El primero llegó de Estudiantes de Argentina y el segundo militó en Nacional de su país, donde fue compañero de Limberg Gutiérrez, en 2000. “Son buenas personas, me están enseñando muchas cosas”, opinó Pinedo sobre los charrúas.
A la hora de la firma de su contrato decidió que el número que llevaría en su camiseta sería el 70. ¿Por qué? “Es un regalo para mi madre, porque siempre me pedía la máxima nota en el colegio, deseo que no le pude cumplir. Por eso creo que el estar en este equipo, por ahora, es una nota alta y dedicada para ella, y también para mi padre”, explicó el ex jugador de Cádiz, Xerez y Almería de España.
“Me falta una semana más para estar en condiciones de reaparecer”, señaló Pinedo, que tuvo una fractura en el dedo chico del pie izquierdo. Esta situación lo obligó a dejar la titularidad, la que se había ganado en cinco encuentros consecutivos. Igual, el morocho no se desmotiva, pues asegura que tuvo la suerte de adaptarse rápido al juego del Chernomorets.
El deseo de volver a jugar no sólo es por recuperar un puesto en el onceno, sino que también quiere ser tomado en cuenta en partidos amistosos de la selección nacional, ya que no es convocado desde 2007, cuando militaba en la segunda del Cádiz. “Me estoy sacando la ‘mugre’ para volver a ser llamado”, expresó Pinedo, que alternó en la victoria (1-0) contra Sudáfrica, en Johanesburgo, y el empate (1-1) frente Irlanda, en Estados Unidos. Aún no ha debutado en encuentros oficiales con la verde.
‘Ryctabo’, como se escribe su nombre en ucraniano, quiere ayudar a su equipo a escalar posiciones, pues por ahora el Chernomorets se encuentra en la duodécima posición, con 8 puntos, en 11 jornadas disputadas.
Gustavo, el segundo de cinco hermanos, aprovechó el contacto para enviar un saludo a sus padres (Augusto Pinedo y Ana Zabala).

Sus frases

“El idioma (ucraniano) fue un obstáculo al comienzo, pero ahora entiendo muchas cosas”

“Desde que llegué me estoy sacando la ‘mugre’ para que me convoquen a la selección”

Su trayectoria

Ésta es la cuarta temporada de Gustavo Pinedo en el fútbol del exterior. Luego de destacarse en la Academia Tahuichi, jugando el Mundialito Paz y Unidad en 2006, fue contratado por el Cádiz de España. Ahí estuvo un año, luego pasó al Xerez y al año siguiente al Almería. En la última parte de esta temporada, su representante, Daniel González, lo ubicó en el F.C. Chernomorets Odessa. El club ucraniano, creado en 1936, tiene todas las condiciones de un equipo profesional, por lo que el boliviano se siente muy cómodo y espera renovar, si es que no hay otra mejor oferta.

viernes, 23 de octubre de 2009

Andrada, el técnico trabajador y exitoso

El trabajo y la disciplina son las bases que Víctor Hugo Andrada, técnico de Blooming, señala como fundamentales para que su equipo lograse el éxito en el Clausura.

Andrada asumió la conducción técnica del conjunto cruceño en reemplazo del uruguayo Pablo Repetto, luego de que el equipo bloominista se encontraba en una crisis deportiva por una mala campaña en el certamen Apertura y estaba con el rumbo a la deriva en el torneo Clausura.

Andrada, quien fue jugador de Blooming en 1986, cuando se logró el subcampeonato y no el ansiado título, considera que la conquista del miércoles en La Paz fue cumplir un sueño.

“Sí, la verdad es como hacer realidad el sueño, porque Blooming fue el primer equipo que me trajo a Bolivia, con el que tantas veces fui subcampeón como jugador y tenía esta asignatura pendiente que felizmente la conseguí en la faceta de entrenador”, explicó el director técnico.

Andrada dijo que no firmó contrato con Blooming y que es un hombre que cree en la palabra de los dirigentes, confía en que éstos cumplan con todos los compromisos acordados.

“Todavía no, pero ya habrá momento para arreglar ese tema, por el momento hay que disfrutar con la familia y con toda esa gente que no nos abandonó cuando las cosas no salían”, sostuvo.

El gran antecedente de Andrada, y que él mismo reconoce, es su gran desempeño como entrenador de Nacional Potosí, plantel de la primera división del fútbol de la Villa Imperial, Logró su ascenso a la Liga y lo hizo protagonista porque durante gran parte del torneo Apertura, el plantel de la banda roja fue líder.

En Nacional, Andrada contó con un equipo modesto, con jugadores que no tenían un gran cartel, aunque apostó a futbolistas con experiencia, como Alfredo Jara y Christian Reynaldo.

“Ahora no podemos conformarnos, tenemos que seguir con el mismo trabajo intenso”, concluyó el entrenador. Marcas, Santa Cruz

Libertadores

Confianza de Bendeck
Pese a que no se definió si al año siguiente seguirá al frente del plantel bloominista, se dice que Andrada tiene el apoyo del presidente Carlos Bendeck.

A la Libertadores
Andrada considera que la Copa Libertadores será complicada y que, para ello, desde ahora tiene que conformarse el plantel para ese torneo.


Entrevista a: Víctor Hugo Andrada
director técnico de Blooming

“Los jugadores captaron el mensaje”

Andrada vino a Bolivia como volante de Blooming. 23 años después asume como DT y lo hace campeón.

¿Cuál fue la clave del éxito?
Cada uno cumplió con su trabajo, pero fundamentalmente los jugadores pudieron revertir una mala campaña.

¿Hubo obstáculos?
Muchos. Agarramos un equipo bajoneado, llegó la suspensión de Sergio Jáuregui y Vieira y Boyero, que son fundamentales; pero los que entraron cumplieron.

¿Fue difícil dirigir Blooming?
Sabía que era duro, pero había confianza en salir del bajón y lo principal es que los jugadores captaron el mensaje y el mérito es exclusivamente de ellos.

¿Los jugadores lo ven como un amigo?
Desde que llegué les dije que yo no venía a imponer nada y que mi tarea era convencerlos con trabajo de que se podía llegar a cosas mayores, y formamos un lindo grupo y una familia que tiene mucho más para ofrecer.

jueves, 22 de octubre de 2009

Andrada giró el destino de Blooming

Hasta hace tres meses, poco antes de que termine el torneo Apertura, Blooming se debatía en una crisis futbolística; sin embargo, la llegada del técnico Víctor Hugo Andrada le permitió dar vuelta a su destino, clasificarse a la final del Clausura y vencer a Bolívar en la misma.

“Todo esto se debe al esfuerzo y la entrega de los jugadores, ellos son quienes hacen el gran porcentaje de los resultados del equipo y por eso va mi eterno agradecimiento y gratitud por esta conquista”, dijo anoche el entrenador que el año pasado ascendió a la Liga al Club Nacional Potosí, al que mantuvo como líder durante las primeras fechas del certamen liguero.

Andrada tomó la posta en la conducción del plantel cruceño después del DT Sergio Apaza, que fue contratado a principios de año.

Cuando se le consultó de otras causas para el éxito bloominista, agradeció la confianza de una parte de la directiva y el trabajo de su cuerpo técnico.

Andrada dedicó el triunfo a toda su familia, a su esposa en especial y también dio gracias a la directiva de Nacional Potosí. “Tengo que agradecer al presidente (Emilio Alave) de Nacional, porque si él no me daba la oportunidad de dirigir, es posible que seguiría otro camino”, destacó el entrenador de Blooming.

Con relación al futuro, el DT explicó que esto no se detiene aquí y que Blooming buscará ganar el Play Off, porque la idea ahora es conseguir el pase a la Copa Sudamericana.

“Hoy se dio un resultado y mañana será otra historia, porque el fútbol es así de dinámico y siempre debemos procurar ser mejores y apuntar a ganar lo mejor que tengamos”, indicó el DT.

lunes, 19 de octubre de 2009

El “Conejo” Arce anota para el Sport

El delantero boliviano Juan Carlos Arce marcó uno de los dos tantos con los que su equipo, el Sport Recife brasileño, se impuso ayer al Corinthians del internacional Ronaldo, quien estuvo ausente en el partido debido a que tuvo que cumplir una fecha de suspensión.

El Sport empezó arriba en el marcador gracias a Arce, y fue el mediocampista Wilson el que aumentó las cifras y puso el 2-0 definitivo, aunque se mantienen en el penúltimo lugar en la tabla.

En el principal encuentro de la fecha, el Palmeiras, actual líder del campeonato brasileño, cayó ayer por 0-2 en casa frente al Flamengo, gracias a dos golazos del experimentado centrocampista serbio Dejan Petkovic.

domingo, 18 de octubre de 2009

Vargas retorna al país para cumplir su sueño

El delantero nacional Rodrigo Vargas demuestra sus condiciones futbolísticas en los entrenamientos del S.O. Chatellerault, de la tercera división de Francia, pero aún no ha podido rebasar la difícil muralla de jugar un partido oficial porque no cuenta con su visa de trabajo.

En los entrenamientos de su club le ha ido muy bien, tanto es así que la gente del lugar lo quiere. La única piedra que ha encontrado en el camino es la visa de trabajo, no obstante que su club comenzó los trámites, “pero a la fecha no sale ese bendito papel”, indicó a MARCAS.

El equipo que lo fichó está realizando una regular campaña, porque van seis fechas del campeonato y el S.O. Chatellerault está en tercer lugar. En tanto que en la Copa de Francia aún está en carrera, según Vargas.

A pesar de que el fútbol es más competitivo y ordenado, así sea en tercera división, mencionó que “es extraño ver a un jugador que encara y hace gambetas, por eso, con las traducciones que me hacen, me dicen que el entrenador está fascinado conmigo”.

Por este motivo, la dirigencia de su club decidió su traslado a La Paz, donde tramitará su visa de trabajo. “Vivir en Europa está difícil, por eso retornaré a La Paz para tramitar mis papeles y luego volveré a Francia, donde estoy seguro que seguiré demostrando mi fútbol y cumpliré con mi sueño”, afirmó.

El joven ariete paceño se fue a Francia en busca de un mejor horizonte en su futuro futbolístico. Allí lo recibieron muy bien, porque apenas llegó se le dio un departamento amoblado, además tiene el apoyo de varias personas.

“No me puedo quejar, estoy en un barrio muy hermoso pero alejado de mi ciudad, lo importante es que me siento cómodo”, contó el atacante.

Una vez que llegó a ese país firmó su contrato. “Luego comencé a entrenar y el entrenador quedó encantado conmigo”, agregó desde Francia el ariete.

Los apuntes

Un deseo
El joven delantero está seguro de que Bolívar volverá a salir campeón, porque afirma que tiene el mejor equipo del país.

Ve a Bolívar
Aun sea las 3 de la mañana, Vargas se queda despierto para ver a la Academia por Video Bolivia, que pasa los partidos.

viernes, 16 de octubre de 2009

Escobar jugará 2 años más en Santo André

La vinculación de Pablo Escobar fue ampliada y jugará dos temporadas más en el cuadro de Santo André, de la primera división en Brasil.

El presidente de The Strongest, Sergio Asbún Yacir, se encargó de confirmar la versión que el propio jugador le manifestó a Marcas hace algunos días.

“Pablo tiene dos temporadas más a préstamo en el cuadro brasileño. Estamos esperando para los siguientes días una documentación de esa entidad para finalizar las respectivas negociaciones”, explicó Asbún.

A la conclusión del préstamo Escobar podrá retornar a The Strongest con el que mantiene contrato hasta el 2013.

“Puede volver al club o quedarse en Brasil, eso es algo que se verá después”, acotó Asbún.

Entre tanto el equipo definirá hoy por la mañana su conformación titular para jugar el domingo contra La Paz FC. Para esta jornada se aguarda la reincorporación del defensor Rosauro Rivero, que estuvo con la selección.

Por otro lado, la brigada parlamentaria de La Paz realizará hoy una conferencia, a las 10.30, en la que apoyará a la entidad aurinegra para que no pierda sus bienes, que se encuentran con riesgo de ser rematados por la Alcaldía Municipal, por concepto de impuestos atrasados.

La deuda del Tigre es de aproximadamente 25 millones de bolivianos por las canchas de la calle Frías, la secretaría de la calle Colón y el Complejo de la zona de Achumani. “Los diputados y senadores de la brigada nos están ayudando en este tema que debemos resolverlo ”, mencionó el directivo Freddy Téllez.

Desde Brasil

El arreglo
El periodista Derek Bitancurt, del Diario ABC, de Santo André, confirmó el arreglo al que llegaron ambas entidades.

Cariño
“Pablo es muy querido por la afición que hizo una manifestación pacífica cuando él se quiso ir al Flamengo”, contó.

lunes, 12 de octubre de 2009

Juan Carlos Arce, velocidad y fútbol en la selección


Juan Carlos Arce volvió a jugar en la selección nacional luego de un año de ausencia y ayer demostró que el DT Erwin Sánchez no se equivocó al convocarlo de nuevo.

Con sus proyecciones veloces por ambas puntas, en especial por el sector derecho, fue un peligro constante para la valla brasileña de Julio César.

Además mostró buen fútbol, no anotó, pero tuvo participación en los dos tantos. Envió el centro a la cabeza de Édgar Olivares en el primer gol, y amagó con rematar al arco para luego esquivar el balón y dejarlo a merced de Martins, que finalmente anotó el 2-0.

Arce sabe que ayer jugó uno de sus mejores partidos, pero demostró humildad cuando los periodistas le preguntaron en relación a este hecho; más bien les devolvió la respuesta a éstos: “Ustedes son los que pueden sacar las mejores conclusiones, pero uno viene a la selección con las mayores ganas, con ganas de dar todo, gracias a Dios que aporté”.

El atacante del Sport Recife brasileño, quien es conocido en el fútbol como Conejo se mostró agradecido con el cuerpo técnico encabezado por Erwin Sánchez, porque dijo que “me dieron confianza y fortaleza, supieron aprovechar que estoy pasando un gran momento en Brasil”.

Como Martins estaba feliz, por su desempeño y por el triunfo de la selección:“Brasil es una de las mejores selecciones del mundo, es meritorio el resultado, ahora lo único que pensamos es terminar de la mejor manera ante Perú”, dijo.

El delantero piensa que hubiera sido “más lindo” si es que Bolivia hubiera tenido la chance de clasificar al mundial con un triunfo, pero dijo que también fue grato despedirse de la hinchada paceña con un triunfo.

A modo de balance dijo que les queda la satisfacción de haberle ganado a los más grandes, Paraguay, Argentina y Brasil. “Hay que rescatar eso, que se le ganó a las mejores selecciones, espero que se saque unas buenas conclusiones y que se le dé más importancia al seleccionado nacional”, mencionó.

En medio de la alegría, el partido de ayer le permitió volver a ver a un amigo que le dio el fútbol, hace dos años, cuando militó en el Corinthians de Río de Janeiro: Nilmar. Con el 11 brasileño intercambió las casacas al final del primer tiempo: “Sólo quise saludarlo, fue una gran persona cuando estuve en Brasil, jugamos varios partidos como titulares en el Corinthians, tengo una buena amistad con él”.

Marcelo Martins, estampó su sello en la verde

Marcelo Martins Moreno estrenó nuevas zapatillas y un nuevo look, y le fue bien.

Su botín derecho, Nike Mercurial Vapor número 44, le sirvió para anotar el segundo gol boliviano con calidad, a los 30 minutos del primer tiempo.

“La jugada fue como la pensamos en el entrenamiento, toda la semana habíamos ensayado con Arce, él amagó rematar, me la dejó, y yo la puse donde no pudo llegar ni verla Julio César”, dijo con una sonrisa el goleador boliviano de las eliminatorias (tiene 7).

Se puso serio cuando un periodista brasileño de O’Globo le preguntó: “¿Qué sentiste al anotar un gol a Brasil?”. Martins, a quien los brasileños identifican como Moreno, respondió: “Es algo importante, que siempre estará en mi memoria y no lo olvidaré”.

Marcelo estrenó también un peinado nuevo. Salió al estadio con unas trenzas con sujetadores de color rojo, amarillo y verde, que intercalados así le dieron la suerte que necesitó ante Venezuela y Ecuador, en dos partidos que no quiere recordar, según contó él.

Es el futbolista boliviano más reconocido a nivel internacional, el referente de Bolivia. Ayer saludó con un apretón de manos a Ramires, apodado“keniano” por los periodistas brasileños, con el que jugó en el Cruzeiro de Belo Horizonte. Al final del primer tiempo, ambos coincidieron en la salida e intercambiaron las casacas de Bolivia y Brasil.

Martins se mostró en mejor condición física y futbolística. Corrió por los dos frentes, se retrasó para recibir libre los balones, intentó anotar por arriba y abajo, consiguió anotar un gol notable, que dejó parado a Julio César.

El ariete reconoció que buscó el segundo para estar entre uno de los máximos artilleros, Luis Fabiano de Brasil y Humberto Suazo de Chile, ambos con nueve, “infelizmente no se pudo, pero espero anotar ante Perú”, afirmó con entusiasmo.

Antes de salir del estadio Siles, rumbo al bus que los trasladó al hotel Ritz, Martins pidió a los hinchas bolivianos que apoyen al seleccionado y que los dirigentes lo organicen para que en las próximas eliminatorias seamos protagonistas.

“Hubo muchos altibajos, jugamos con selecciones de menor nivel y perdimos en La Paz, pero todo cambió cuando enfrentamos los grandes, ante los que jugamos bien, eso tenemos que hacer prevalecer en la cancha, no mirar al rival”, comentó a tiempo de hacer un balance.

El delantero también le pidió a los dirigentes que “pongan las manos en el corazón, que vean nuestra realidad, que ayuden al fútbol boliviano para afrontar las próximas eliminatorias de la mejor manera, porque yo, al igual que otros compañeros, tengo el sueño de clasificar al mundial”.

Édgar Olivares, el todoterreno de la selección


Como un gánster que causa terror allá donde ingresa. Esa sensación se generó en la defensa brasileña cada vez que el cochabambino Édgar Olivares asomó en el área grande del pentacampeón.

Fuerte, casi insuperable en el forcejeo ante el rival y versátil en el juego por arriba, así se mostró Olivares cada vez que se proyectó hacia el arco del guardameta Julio César.

El volante cochabambino no sólo cumplió su labor en la marca, en la que se dio modos para abortar los ataques que intentaba comenzar el escurridizo Dani Alves o el infatigable Ramires, sino que también apoyó en el ataque y hasta marcó un gol.

“Es un todoterreno, porque marca, se proyecta, baja, sube, va al cabezazo y hasta hace goles”, sostuvo un aficionado boliviano desde Canadá, donde observó el encuentro y llamó para felicitar al seleccionado.

Efectivamente, Olivares se mostró como un mediocampista mixto infatigable, sea en acción defensiva o apoyando a sus compañeros de ataque.

A los 9 minutos, este volante que marcó 9 goles para Wilstermann en la Liga, ayer también dijo presente, cuando con un cabezazo al segundo palo, anotó el primer gol del seleccionado.

“Y cómo no va a ser importante marcarle a Brasil. Este gol quedará para toda mi vida, porque no se da todos los años”, dijo el cochabambino.

Sin embargo, destacó que lo más importante es que la selección hubiese ganado y que una vez más se hizo respetar ante un rival gigante como Brasil.

“Creo que en la primera parte dimos mucho de nosotros, porque merecimos marcar más goles y como que en esa etapa gastamos toda nuestra gasolina porque al final ya nos costó mantener el mismo ritmo de juego”, dijo Olivares, quien protagonizó al menos unos cuatro choques ante rivales de gran envergadura, pero el cochabambino se mostró fuerte.

Aunque parezca increíble, Olivares tuvo otras dos opciones de gol, y ambas por vía aérea. La primera fue antes de que anotara su único gol, su cabezazo salió lejos de uno de los palos y la otra opción fue a los 25 minutos, en un tiro de esquina; esta vez su cabezazo salió cerca del palo izquierdo del arco visitante.

En el resto del partido, Olivares siempre matizó su accionar con la marca y proyección ofensiva. “Lo importante es dejar todo en la cancha. Uno no puede guardarse nada”, concluyó el volante.

El día en que Rivero desplazó a Raldes

Asumió el rol del capitán. Fue solvente y transmitió seguridad en la última línea de la verde. Con su seguridad, Ronald Rivero ensombreció a las estrellas brasileñas Adriano y Nilmar, como ya lo hizo antes con las luminarias argentinas Lionel Messi y Carlos Tévez.

Rivero dejó en claro que la seguridad y la solvencia no tienen que ver con los años. A sus 22 años fue el líder, el que le puso freno al ímpetu de los delanteros del Scratch.

El defensor cruceño no sólo opacó a los brasileños, también desplazó a su compañero en la zaga central, Ronald Raldes, quien volvió a mostrarse fuera de ritmo futbolístico.

Rivero repitió su buen rendimiento, el mismo que exhibió en el triunfo por 6-1 de Bolivia ante Argentina, donde fue el principal responsable del fracaso de Messi y Tévez.

“Se cumplió con la labor que encomendó el técnico. Se hizo el trabajo y el resultado marca que fue positivo. El trabajo individual es importante en la medida en que esto dé sus frutos positivos en el conjunto”, afirmó Rivero mientras se enjugaba la frente con el antebrazo.

El jugador de Universitario de Sucre fue el “patrón”. Dio órdenes y marcó la diferencia.

“Un jugador tiene que estar atento, especialmente con los jugadores habilidosos. Creo que cumplimos una destacada labor, aunque debemos reconocer que también se cometieron errores”, aseguró Rivero.

El futbolista de 1,81 m de estatura mostró su habilidad y su firmeza a la hora de marcar al atacante del Flamengo, de 1,89, quien al menos en tres ocasiones, en el primer tiempo, vio frustrados sus intentos de anotar gracias al buen trabajo que demostró el cruceño.

Aunque tuvo errores, especialmente en el inicio, trató de ordenar al equipo del seleccionador boliviano Erwin Sánchez, desde atrás.

Si en el primer tiempo fue la muralla del “Ogro”, en el segundo tiempo se convirtió en la piedra en el camino del atacante Nilmar.

Ante los errores de Ignacio García, Wílder Zabala y Raldes, surgió su figura para aplacar los embates brasileños.

“En la cancha todos somos jugadores y no importa si son estrellas o no, mi trabajo es impedir que ellos metan goles sin mirar de quién se trata”, argumentó el boliviano.

El marcador central fue el principal protagonista en la zaga de Bolivia que derrotó a Brasil.

martes, 6 de octubre de 2009

Alejandro Chumacero y Rudy Cardozo son los Sub-20 de la representación nacional

Alejandro Chumacero y Rudy Cardozo, los dos jugadores “invitados” de la Selección Nacional, quieren sacarse ese rótulo y jugar ante Brasil o Perú, en los dos últimos partidos de Bolivia en las eliminatorias mundialistas.

El volante Cardozo fue elocuente en el tercer día de entrenamientos de la verde: “quiero jugar el domingo (con Brasil), estoy preparado para hacerlo”.

Los dos jóvenes futbolistas llegan a la Selección luego de constituirse como figuras en sus respectivos equipos en la Liga. A Chumacero, el DT Julio César Toresani lo relegó en el torneo Apertura, mientras que Sandro Coelho le dio confianza y fue uno de sus jugadores más destacados.

Gustavo Quinteros hizo algo parecido con Cardozo, quien es titular en la Academia y dejó en el banco a Charles da Silva.

En la Selección, Gilbert Álvarez rompió la regla y jugó ante Venezuela el 6 de junio cuando Bolivia cayó por 1-0; sin embargo, Álvarez ingresó a 15 minutos del final del partido, porque habían sido expulsados Marcelo Martins y Leonel Reyes.

En el exterior, Sergio Agüero, Lionel Messi y Bojan Krkic, entre otros llegaron a los 20 años consolidados en sus equipos y la selección de sus países. El barcelonista Pedro Rodríguez ingresó en el segundo tiempo y anotó el 2-0 ante el Dínamo de Kiev, la semana pasada. A sus 22 años se ha convertido en el amuleto de Guardiola.

¿Por qué los jugadores Sub-20 de Bolivia no pueden desequilibrar en la selección? Carlos Aragonés y William Ramallo, del cuerpo técnico, creen que se puede revertir el presente.

“En Bolivia se trabaja en las divisiones menores, pero se lo hace mal, no se toma en cuenta la fisiología del deportista, la masa muscular, la alimentación, entre otros”, afirmó Aragonés.

En tanto Ramallo elogió la capacidad técnica de los nacionales y dijo que quienes superan esta etapa, son “como lunares”.

Y, algunos compañeros tratan de darles ánimo. “Es la forma de apoyarlos, además se les da consejos”, afirmó Leonel Reyes.

Los apuntes

Sólo faltan tres
Daner Pachi y Pablo Escobar se sumaron; faltan Marcelo Martins, Ricardo Pedriel y Ronald Raldes, que esta noche se incorporarán al plantel.

Descendió Liga de Portoviejo
El equipo de Pachi descendió en el fútbol ecuatoriano. El volante analiza otras opciones.

Nuevo médico
Waldo Delgado será el nuevo médico de la selección, tras la suspensión de Roberto Ferreyra.


“Tengo que aprender de Joselito Vaca”
Entrevista a: Alejandro Chumacero

Humilde y sencillo, aún con la timidez que le da el haber pasado en poco tiempo del anonimato al reconocimiento de ser jugador de la Selección, Alejandro Chumacero quiere aprender y demostrar que tiene las condiciones para jugar.

¿Cómo le han recibido sus compañeros?
Creo que muy bien, todos los compañeros son buenas personas en la concentración; uno se siente tranquilo, sabiendo que alguna vez jugaste en contra de algunos pero todo está bien.

¿Hay algo nuevo que haya aprendido tal vez?
Uno a la distancia no sabe cómo son las personas, yo tengo la oportunidad de compartir mi habitación con Joselito Vaca, es una buena persona y un jugador del que tengo que aprender mucho.

¿Estar en la selección es especial para su carrera?
Para mí, sí, intento trabajar de la mejor forma, para intentar ganar el ritmo que tenía cuando estaba en competencia. Pero creo que no tendré problemas.

Pese al rótulo de invitado, ¿aspira a jugar ante Brasil?
Sí, creo que tengo las mismas posibilidades que el resto. El profesor Sánchez nos dio la bienvenida y dijo que pusiéramos todo.


“No tenemos que dar respiro a Brasil”
Entrevista a: Rudy Cardozo

Rudy Cardozo se motiva a medida que pasa el tiempo y se acerca el día del partido con Brasil. Se trazó como meta jugar el domingo y cree que tendrá la chance de estar en el campo de juego, por el buen momento anímico y deportivo en que llega.

¿Cree que tendrá la chance de jugar ante Brasil?
Sí, estoy contento, el profesor dice que sí, que tenemos que demostrarlo y creo en mis condiciones, sé que puedo llegar. Entrenamos duro, en doble turno, porque no tenemos que dar ninguna concesión a los rivales en la cancha.

¿Qué te dijo el DT?
Me pide ganas por sobre todas las cosas, además sacrificio, porque no tenemos que darles respiro a los brasileños.

Jugó varios torneos internacionales con la Tahuichi ¿hay mucha diferencia respecto a otros países?
Sí, es muy diferente, eso se nota cuando los tienes al frente. La situación no cambia mucho en mayores, pero nosotros tenemos que revertir todo con actitud.

¿No se siente un invitado?
La verdad que no, le meto duro, creo que le demostramos al profe (Sánchez) que yo y Chuma podemos, por eso estamos aquí.

lunes, 5 de octubre de 2009

Tito Montaño: un buen ejemplo


El balance es positivo porque integré los mejores equipos de Bolivia (Aurora, The Strongest, Bolívar y Wilstermann), lo que a su vez me permitió jugar no sólo los torneos nacionales, sino internacionales, es el caso de la Copa Libertadores de América, además de vestir la casaca de la Selección Nacional. Pero, por sobre todas las cosas, es la forma de vida que llevé durante el tiempo que estuve en actividad, pues emulé el ejemplo de mis padres, y que también inculco a mis hijos.

¿Ese ejemplo de vida lo condujo a triunfar profesionalmente?
Así es, era un requisito indispensable en la familia. La práctica del deporte tenía que estar fusionado con el estudio y la profesionalización. Creo que esa época tuve la opción de realizar las dos actividades a la vez, y creo que ambas me motivaron bastante. El tiempo y el apoyo familiar me permitieron llevar adelante las dos actividades al mismo tiempo.

¿Tuvo el tiempo suficiente para realizar las dos actividades?
A veces no existía tiempo debido a las concentraciones y los viajes con los equipos donde jugué. El fútbol fue prioridad principal porque sustentaba a mi familia y mis estudios. Era mi forma de vida.

¿Qué lo impulsó a continuar estudiando, si con el fútbol vivía cómodamente?
Bolivia es uno de los países donde un futbolista está en actividad con promedio elevado en años, con relación a otras naciones, donde los índices de acción son mucho más cortos. Esa realidad me ha permitido pensar y llegar a la conclusión de que tenemos los años limitados para ejercitar el fútbol, razón por la que tuve que prever el futuro estudiando hasta salir profesional. Fue una decisión acertada porque nos permite orientar y encaminar nuestra vida diaria y familiar de manera diferente.

¿A qué le atribuye que muchos futbolistas no hayan seguido sus pasos?
Por dos factores: primero por el déficit de tiempo, porque en la actualidad la exigencia es mucho mayor que antes en lo referido a concentraciones, viajes, etc., lo que no permite realizar dos actividades paralelamente. Otro de los factores es que uno advierte que muchas de sus exigencias particulares se solventan de manera holgada con el fútbol, lo que propicia que la gente se vuelva muy conformista y no pueda desenvolverse en otras actividades o llegar a poseer una formación profesional que en el futuro le pueda otorgar otro sentido a su vida.

¿Por qué la mayoría de los futbolistas termina dedicándose a la dirección técnica?
Cuando un jugador concluye su ciclo opta por enseñar lo que más ha asimilado durante los años de actividad futbolística. Es por esa razón que gran parte de los ex futbolistas se dedican a la dirección técnica, con la finalidad de continuar involucrados en el fútbol y también como medio de sustentar sus necesidades primordiales, aunque las condiciones económicas son diferentes. No olvidemos que ser un entrenador de un determinado equipo es bastante circunstancial y está en función de los resultados, lo que de alguna manera te garantiza la permanencia en un equipo. Entonces, aquello se transforma en una necesidad, dejando de ser una motivación, porque tiene que satisfacer tus necesidades esenciales.

¿Usted se considera un hombre exitoso?
Diría que sí, porque plasmé mis objetivos tanto en mi trayectoria como futbolista y también en el contexto profesional, aunque para lograr ese objetivo hay que lidiar con muchas cosas. Uno no siempre puede ser amigo de todos o contentar a todos, más aún cuando se tiene la posibilidad de encontrarse en direcciones de mando, que a veces trae algunos problemas. Pero, por encima de todo, siempre estuvo el beneficio común, más que el personal.

¿Qué papel juega la personalidad y la disciplina?
Creo que la disciplina es fundamental; no se puede desarrollar ninguna actividad si no existe buena conducta. Actualmente, si observamos a nuestro alrededor, no únicamente en la actividad deportiva, sino en el diario quehacer, cuando uno no es disciplinado los objetivos nunca se materializan. La buena conducta es la base y forma parte de un proceso de formación desde cuando uno es niño. Vengo de una familia cuyos padres son profesores y el buen ejemplo lo han inculcado a toda la familia.


Una vez egresado como Economista, ¿desde cuándo comenzó a ejercer su profesión?

Mientras jugaba al fútbol tuve la oportunidad de desenvolverme como docente en la Universidad Católica de La Paz, también trabajé con algunos temas de consultoría con compañeros de la Facultad de Economía de San Andrés. Debo recordar que egresé (1990) mientras jugaba al fútbol, y me daba tiempo para ejercer como economista. Durante los recesos del fútbol liguero me incorporaba a la empresa Pretensa, con cuya empresa iniciamos las actividades en El Alto de La Paz. En realidad tomaba todo lo que el tiempo me lo permitía, teniendo siempre al fútbol como prioridad.


¿Por qué incursionó una temporada en la dirección técnica?

Recuerdo una vez en Bolívar, donde hacíamos un lobby antes de comenzar una práctica, siempre conversábamos con algunos colegas suyos sobre los encuentros no sólo nacionales, sino internacionales. No cesábamos de hablar de fútbol, y en una de esas, recuerdo muy bien que caminábamos por la calle con Édgar Heredia (periodista), quien me dijo que debería dedicarme a la dirección técnica una vez que termine con mi carrera como futbolista, argumentando que tengo buen criterio y buena lectura para analizar un determinado encuentro. En ese momento me despertó la curiosidad de que tal vez en el futuro podría materializar esta idea. No obstante, esa época continuaba jugando al fútbol y no existía motivación para convertirme en entrenador, porque la idea era ejercer mi profesión.

Tiempo después se dio la oportunidad de dirigir a Aurora durante una vacación. En esa oportunidad conquistamos el título a falta de cuatro fechas para el epílogo del torneo de la Asociación de Fútbol Cochabamba (AFC). No pude afrontar la Copa Simón Bolívar porque tenía que reincorporarme a mi club.

¿Después llegó el fugaz paso por Wilstermann?
Cuando me encontraba desenvolviendo como economista, pero estaba con vacación, una noche Mauricio Soria, en ese entonces golero de Wilstermann (2000), vino a mi casa para pedirme que dirigiera al equipo en el partido final con Oriente porque se quedaron sin entrenador. De esa manera me trajeron los videos del equipo rival para que analizara y al día siguiente conducimos el plantel a la conquista del máximo galardón de la Liga.

Mientras trabajaba se presentó un curso para una beca en Estados Unidos, a donde concurrí contra viento y marea porque en la institución donde laboraba no me querían otorgar permiso. El ejecutivo de esa entidad me dijo: el curso o su trabajo. Elegí el primero para ampliar mis conocimientos por espacio de un mes.

Cuando retorné del curso, después de un periodo Mauricio (Soria) me invitó a formar parte del cuerpo técnico que conformó en esa temporada, donde también fue incluido el argentino Pedro Guiberguis, con quienes conquistamos el título del torneo Clausura de 2006. A partir de ahí fueron cuatro años que estuvimos inmersos en la dirección técnica, sin dejar de lado el continuar capacitándome en mi condición de economista, además de realizar trabajos adicionales. En 2007 conquistamos el título del torneo Apertura con Real Potosí, donde permanecí un temporada más tras la salida de Mauricio y Pedro.

Cuándo se consumó el éxito en 2000, ¿qué fue lo que pensó?
Todo el mundo me decía que me dedique a la dirección técnica a entrenar y no seguir trabajando; aquella oportunidad cumplía funciones en la Aduana. Muchos de mis ex compañeros me decían que ése no era mi puesto para desempeñarme como entrenador.

¿Está abierta la posibilidad de dirigir a algún equipo?
Hubo muchas posibilidades, pero consideré que no era el momento porque mi intención era radicar en Cochabamba, porque gran parte de mi vida estuve fuera y abandoné a la familia. Es más, antes de aceptar la jefatura del Servicio Departamental del Deporte (Sedede) había la posibilidad de irme a La Paz, pero preferí quedarme junto a mi familia.

¿Por qué aceptó la jefatura del Sedede?
Estaba en la disyuntiva de volver a La Paz o quedarme en Cochabamba, pero determiné quedarme porque era la ocasión de reencontrarnos con la familia.

¿Algún entrenador que recuerde en especial?
En realidad muchos porque cada uno tiene un lugar especial en mi trayectoria como futbolista. Por ejemplo, de niño recuerdo al profesor Revollo, Luis Terán, René de La Fuente, quienes marcaron un espacio importante en mi carrera deportiva. En Aurora tuve entrenadores como Óscar Soliz; a Juan “Gitano” Farías en The Strongest, mientras que en Bolívar tuve entrenadores de mucha más experiencia, es el caso de Jorge Habbeger, Vítaly Schevchenko. No quiero obviar a ninguno porque todos formaron parte del proceso de formación.

Tito Montaño,
Ex futbolista

Tenemos los años limitados para ejercitar el fútbol, razón por la que tuve que prever el futuro estudiando hasta salir profesional.

Creo que la disciplina es fundamental; no se puede desarrollar ninguna actividad si no existe buena conducta.

Sinrodeos

A Una madre Lo más sublime
A Un padre El ejemplo
A Esposa Compañera
A Hijos Razón de mi vida
A Amor Pasajero
A Iglesia Tu fe
A Papa Maestro
A Evo Presidente
A Obama Presidente
A Fútbol Mi pasión, mi vida
A Libro Hombres para el fútbol
A Música Romántica
A Comida Sopa de maní

Hoja de vida

Tito Rolando Montaño Rivera

Nacimiento: 11 de septiembre de 1963
Origen: Cochabamba
Padres: Hugo Montaño, Inés Rivera
Hermanos: Elizabeth, Edgar (+), Dalsy
Estado civil: casado
Profesión: Economista
Esposa: María Tapia
Hijos: Carla (21), Hugo (18)
Equipos: Aurora, The Strongest, Bolívar, Wilstermann

Algunos casos

• Eduardo Terrazas (ex golero) Abogado
• Rubén Tufiño Ingeniero
• Óscar Figueroa Abogado
• Marcelo Carballo Ingeniero

1. LO BUENO Mi lealtad
2. LO MALO Mi carácter; soy muy explosivo
3. LO FEO Muy obsesivo… a veces

Víctor Hugo Andrada “Todavía no hemos conseguido nada”


Su llegada generó oposición entre algunos dirigentes de Blooming, urgidos de contar con alguien que sacara al equipo del pozo en el que se encontraba. El rechazo se debía principalmente al hecho de que no tenía experiencia en equipos grandes, pues venía de dirigir a Nacional Potosí. Con esas dudas, asumió el mando, en el inicio del torneo Clausura, Víctor Hugo Andrada, quien con el transcurso de los partidos, y con sólo un refuerzo que llegó, Damián Akerman, supo ganarse la confianza con resultados. Incluso logró lo que parecía casi imposible, meter al equipo en la final, y nada menos que eliminando a su archirrival, Oriente Petrolero. Además, los “celestes” aseguraron su participación en 2010 en un torneo internacional, que puede ser Libertadores o Sudamericana.

Blooming, bajo su mando, se medirá con Bolívar por el título del torneo Clausura liguero, en dos o a lo mejor tres partidos.

¿Es cierto que algunos dirigentes no estaban de acuerdo con tu llegada?

Sí. Pero bueno, yo sabía que sólo con mi trabajo tenía que demostrarles que era capaz.

¿Cómo se dio tu llegada a Blooming y cuál fue su propuesta?

Recibí una llamada del presidente “Pimpo” Bendeck y luego tuvimos una charla previa con la mayoría del directorio. Fui claro al decirles que si me elegían, no se iban a equivocar porque estaba preparado para tomar el mando. Les manifesté que si no me elegían, iba a sentir el mismo aprecio por la institución, que me trajo y que luego me compró el pase y me naturalizó boliviano. Además acá pasé los mejores momentos en mi carrera. En cuatros años cumplí 100 partidos con la camiseta celeste, sin haber tenido ninguna expulsión.

¿Es incómodo para vos entrenar sin tener contrato?

El contrato no me asegura nada porque los técnicos dependemos de los resultados. Siempre me manejé de esa manera, y no voy a cambiar ahora.

¿Esperabas llegar tan lejos en tu debut en un equipo grande?

Esto es como cuando uno empieza a jugar, siempre se tiene sueños de estar en un equipo grande y rendir, lo mismo pasa en la etapa de técnico. Mucho mejor si es en una institución que conozco, al igual que el pensamiento de los dirigentes y de los hinchas. El paladar de los fanáticos de Blooming se identifica con nuestra forma de trabajar y de jugar.

¿Y cómo es el paladar del hincha “celeste”?

Es un paladar que le gusta jugar muy bien al fútbol. Por esta razón siempre tuvo futbolistas de buen pie. Nunca le gustó jugar a los pelotazos, saltando líneas. Y bueno, ése es el paladar que yo también tengo, pues trato de darle una identidad de juego a Blooming de la forma que yo jugaba. Trato de que se salga jugando desde el arco para que no se utilice el pelotazo.

¿Ésta es tu gran oportunidad de sacarte la espina de no poder ganar títulos en tu etapa de jugador en Blooming?

Sin duda que me quedó la espinita y ojalá me la pueda sacar ahora. Recuerdo que llegué a perder dos finales, una frente a The Strongest y otra con Oriente Petrolero, en 1986 y 1987, respectivamente. Te aclaro que no logré títulos en primera división en toda mi carrera, y eso que me retiré a los 42 años.

¿Qué se logró con el gran triunfo ante Oriente y el paso a la final?

Todavía no se logró nada. Eso se los dije a los jugadores en el vestuario después del encuentro. Y al otro día también se los repetí.

¿Qué jugadores te han sorprendido hasta el momento?

La verdad que todos, pero los que me rebalsaron fueron Sergio Jáuregui, José Luis Chávez, Alejandro Gómez, Luiz Carlos Vieira y Fabricio Brandao, quienes son importantísimos dentro y fuera de la cancha. A ellos se acopló Lorgio Álvarez. Hay otros que van por el mismo camino de esta gente, como Andrés Jemio, Marco Andia, Raúl Gonzales y Dustin Maldonado.

¿Qué tanto influyó la salida de Sergio Jáuregui?

Influyó muchísimo, incluso se lo habló dentro del plantel. Además, para mí, Sergio era el mejor central del fútbol boliviano, y que en cualquier momento iba a estar en la Selección, pero lamentablemente pasó eso (fue sancionado por un año, a raíz de una agresión a otro jugador).

¿Cuál es el peor momento que pasaste en Blooming, desde que asumiste?

Todavía no lo sufrí, porque desde el momento en que llegué la gente me ha dado el apoyo incondicional. Realmente no viví un momento malo, pues incluso quedamos fuera de la Sudamericana con un Blooming jugando muy bien y la gente no me reprochó nada.

¿Blooming va de víctima a la final contra Bolívar?

Ninguno de los dos va de víctima porque somos equipos grandes que por merecimientos estamos en la final.

¿Cómo te imaginas al final de temporada?

Arreglando el contrato con los dirigentes para el próximo año. Ojalá que sea así, si no, antes de hacerle daño a la institución, prefiero dar un paso al costado.

51 años de edad tiene Víctor Hugo Andrada. Nació en Santa Fe (Argentina). Su carrera como futbolista comenzó en 1983 y terminó en 2001, a los 42 años, en Real Potosí. En 18 años de carrera jugó en equipos de Argentina, Chile y Bolivia.

El equipo vuelve a las prácticas

Con la ausencia de su capitán Alejandro Gómez y su volante ofensivo José Luis Chávez,

Blooming reanudará hoy sus entrenamientos con la vista puesta en la final del torneo Clausura frente a Bolívar. El primer encuentro se disputará el 18 de octubre, mientras que la revancha será el 21.

Ambos jugadores están con la Selección Boliviana, que jugará frente a Brasil, en La Paz, y ante Perú en Lima, las dos últimas fechas de las eliminatorias al Mundial de Sudáfrica 2010. A estas ausencias se suma la de Hernán Boyero, que está lesionado. El equipo se entrenará desde las 09.30.

El Pollo Arias: El arquero nacido en Portachuelo cumple la mejor temporada de su carrera.


El motocross compite con el fútbol como el deporte número uno de Portachuelo (capital de la provincia del Sara, población ubicada a 70 kilómetros de Santa Cruz), donde Carlos Arias, el número uno del fútbol nacional, despierta la admiración de los pobladores cuando corre cada fin de año.

Al mando de su Kawasaki KLX 450, se coloca su casco, su traje especial de motocrossista y participa en las competencias de beneficencia para la población.

Arias sonríe cuando reconoce que no ganó nada en este deporte de vértigo y velocidad. Pero, inmediatamente justifica: “es porque nunca he corrido hasta el límite, siempre me controlé porque sé de sus riesgos, más bien lo hago para desestresarme, porque en la moto me olvido de todo”.

Donde va más allá del límite es en el fútbol. Este año lo ha ganado todo en el país a nivel de clubes. Jugó los seis partidos de la Copa AeroSur y los 22 partidos del torneo Apertura, donde además tuvo la valla menos vencida, con 22 goles en contra.

En el Clausura también vive un momento espectacular, se constituye en una de las piezas vitales para la obtención del tercer título en el año. “En Bolívar no nos cansamos de ganar, a veces se da y a veces no, mi padre me dio una mentalidad ganadora, nunca me gusta perder, sé que son los gajes del deporte, pero lo mío es a ganar”.

El domingo 27 contuvo el tiro desde los 12 pasos de Limberg Gutiérrez, con el que se convirtió en el arquero que más penales atajó en el historial liguero, con 11. Ese día, luego de tapar el penal, levantó sus dos dedos índices y miró al cielo. Pensó en Dios y en su padre, recientemente fallecido. “Me queda esa satisfacción, de que se fue de este mundo viendo a su hijo ganador, siendo el mejor, un pilar en el campeón. Ahora, seguro que desde arriba me está vivando, porque las cosas me salen bien”, afirma Arias, a quien sus amigos le dicen Pollo.

¿Pollo? ¿Por qué? Cuando llegó a Blooming era muy flaco, tanto es así que le ponían vitaminas para que agarre cuerpo. Una vez lo vio Juan Carlos Paz García, quien le dijo: “Parecés un pollo de granja” y se quedó así desde sus 17 años.

El gran momento actual se matiza por la estabilidad familiar que tiene. En abril de este año celebró un año de matrimonio con Evelyn Antelo y su primogénito, Carlos Daniel, cumplirá un año de vida el 20 de octubre. Pero aclara: “Cuando me casé ya estaba maduro, porque no me gustaba estar mucho en la joda”.

Y, al referirse a Carlos Daniel, se le hace un nudo en la garganta y se emociona: “Es tan pequeño, seguro que cuando sea grande se dará cuenta a través de los periódicos que su padre fue un buen futbolista. Le apoyaré para que sea deportista, pero él será quien tome la decisión”.

Ese apoyo se traducirá en tratar de que no le falte nada, en el emprendimiento que realice, pero “si es que la economía me lo permite”, dice. El arquero recuerda, por ejemplo, cuando estaba en un seleccionado nacional Sub-17 las diferencias con los arqueros de otros países. “Veía a Franco Constanzo (arquero de Argentina, hoy en España), cómo practicaba con su propio entrenador, estábamos y estamos a años luz de otros países”.

No todo fue color de rosas. El éxito deportivo con Bolívar no se repitió en la selección. “No se pueden hacer maravillas, esto tiene que cambiar, para eso hay que hacer trabajo de base y sobre todo en las divisiones inferiores”, comenta. Un sueño aún no cumplido es jugar en el exterior. “A veces tengo exceso de confianza cuando juego, sé que eso no es bueno, pero me siento apto para jugar afuera, ojalá se dé...”.

El arquero más goleador


Hugo Suárez Vaca, arquero y goleador, como el paraguayo José Luis Chilavert, su ídolo. Desde hace años es uno de los mejores del país. Fue figura de la Selección Boliviana en el partido frente a Paraguay del pasado 5 de septiembre por la decimoquinta fecha de la eliminatoria sudamericana para el Mundial de Sudáfrica 2010, que significó su debut en esa clase de partidos: “un sueño hecho realidad”.

Aspira a volver a jugar frente a Brasil y Perú, en las últimas fechas de las eliminatorias este mes, aunque sabe que ahora deberá pelear el puesto con Carlos Arias, “el dueño del arco de la Selección”.

No se saca de la cabeza lo que pasa con el club Wilstermann —el equipo en el que desarrolló gran parte de su carrera profesional—, que salvó el descenso directo y ahora se alista para jugar, además del Play Off, el indirecto con el subcampeón de la Copa Simón Bolívar.

Próximo a cumplir 28 años, desea mantener el nivel que lo ha llevado a ser considerado uno de los mejores arqueros del país y, además, tener la oportunidad de jugar en el exterior. Ofertas no le faltan —sobre todo después de su brillante actuación en Asunción—, aunque prefiere no ilusionarse, pues para que algo se defina deberá esperar hasta el final de la temporada “y hasta entonces todo puede pasar”.

Como varios grandes arqueros de Sudamérica, como el paraguayo Chilavert, el brasileño Rogerio Ceni o el colombiano René Higuita, Hugo Suárez no solamente se encarga de evitar goles, sino también de convertirlos.

En aproximadamente diez años de carrera anotó de tiro libre, la mayoría, y también de penal. Lleva anotados —según su cómputo— siete (seis de tiro libre y uno de penal). Seis por torneos locales y uno en Copa Libertadores, frente al Caracas FC de Venezuela (1 de abril de 2008), cuando era arquero de Real Potosí.

¿Hay algún espejo, algún arquero que te gustaba cuando eras chico?

Siempre admiré a Chilavert, me gustaba cómo ejecutaba sus tiros libres, la personalidad que tenía, y ahora a Iker Casillas, un gran arquero.

¿Por esa admiración a Chilavert es que pateas tiros libres y penales?

Creo que sí, porque me gustaba ver cómo pateaba, cómo hacía goles de tiro libre.

¿En el ámbito nacional has admirado a algún arquero?

Creo que a Mauricio Soria (otro arquero goleador), porque él me enseñó muchísimas cosas, y a todos los entrenadores de arqueros que he tenido.

También por Mauricio empecé a practicar los tiros libres. Cuando llegué acá (a Wilstermann) pateaba tiros libres. Una vez le dije si podía patear y me dijo que sí. En ese equipo estaba Pedro Guiberguis y los dos me enseñaron cómo pegarle a la pelota. Creo que el don uno lo tiene y sólo hay que trabajarlo, la práctica ha hecho que me perfeccionara, fuera de la confianza de los técnicos que he tenido para ejecutar.

¿Te quedas al final de las prácticas a rematar tiros libres?

Algunas veces al final y otras también antes de los entrenamientos, voy y pateo mucho, también depende cómo están mis piernas, si no están cansadas.

¿Cuántos goles llevas en tu carrera deportiva?

Siete, le hice dos al “Tigre”, a San José le hice otro. Uno a Oriente, recuerdo que rematé de media cancha un tiro libre, pero por desgracia al “Mono” Galarza se le escapó. Hice un gol en la Libertadores de 2008 a Caracas FC de Venezuela cuando jugaba en Real Potosí. Ese día ganamos por 3-1.

Este año le hice dos a Nacional Potosí. Uno de tiro libre y otro de penal.

Además rematé otro penal (no precisa la fecha), que fue a dar al travesaño, fueron los dos únicos penales que rematé en mi carrera.

¿Este año ha sido hasta ahora bueno para vos por lo hecho en Wilstermann, que se salvó del descenso directo, y también en la Selección, con la que jugaste los dos anteriores partidos?

Aunque he tenido lesiones seguidas he agarrado la continuidad que quería. Ustedes mismos (los periodistas) me han dicho que estoy pasando por uno de mis mejores momentos. Me quebré la mano izquierda, tuve un microdesgarro, después una inflamación en la costilla, entonces fueron muchas cosas y las superé.

La lesión más complicada fue la de la mano, me quebré el quinto metacarpiano y estuve más de un mes fuera. Fue en un partido que le ganamos aquí a San José 2-1 (el 25 de abril).

¿En la Selección se te presentó la oportunidad con Paraguay y no la desaprovechaste?

Fue un sueño hecho realidad. Desde que era chico pensaba en jugar por la Selección en una eliminatoria y este año se me dio.

¿Con Paraguay habrá sido uno de los mejores partidos de tu carrera?

Creo que en la Selección me han salido las cosas siempre bien, no solamente en la mayor sino también en la de juveniles. Recuerdo que en la Sub-17, el 98 o 99, hice un buen torneo y fue donde Wilstermann me compró, y las veces que he jugado siempre me ha ido bien. El partido con Paraguay fue uno de mis mejores en lo que va de mi carrera. Escuché que la prensa paraguaya, la televisión argentina, Fox Sports, hablaron bien de mi actuación. Creo que es el equilibrio que tengo, como jugador, como persona. La humildad me ayuda a pasar el momento que estoy viviendo.

Para jugar ante Brasil y Perú tendrás que pelearle el puesto a Carlos Arias, que ha vuelto…

Carlos es el número uno de la Selección, eso no cabe duda; pero el puesto hay que trabajarlo. Si me toca (jugar), voy a defender los colores de nuestro país a muerte, y si no, apoyar a Carlos como siempre lo he hecho. Además que como colegas somos muy buenos amigos, recién cuando le pasó lo de su padre (el papá de Arias falleció hace poco) lo estuve llamando, me dio mucha pena; pero la vida continúa. Ahora, a pelear el puesto con lealtad.

De los partidos que se vienen, ¿jugar contra Brasil es especial?

Jugar un partido de eliminatoria ya significa un partido diferente, porque defiendes los colores de tu país; pero además en estos partidos que ya no peleamos nada tenemos que mostrar el orgullo y la dignidad como jugadores profesionales que somos.

¿Motiva de alguna manera la posibilidad de enfrentarse con Kaká, Robinho y las otras grandes estrellas de Brasil?

Personalmente me motivo con el que esté al frente, de eso no tengo dudas. Si me toca Kaká o un jugador venezolano como Rey es lo mismo, a mí me motiva cualquier partido de eliminatoria que juegue.

Ya que no hay chances, decías que hay que acabar dignamente estos dos partidos…

El orgullo y la dignidad siempre tienen que estar en cada jugador, aunque no pelees nada. El último partido lo tienes que jugar como si se tratara de una final.

¿Qué opinas sobre que otra vez la Selección se haya quedado sin posibilidades varias fechas antes de acabar la eliminatoria?

En eso no hay misterio, creo que el error viene del poco trabajo que se realiza en las divisiones inferiores. Aquí, en Bolivia, se les está enseñando a los jugadores a los 17 años a cómo pegarle a un balón. Para mí la base tiene que hacerse en las divisiones inferiores: cómo pegarle a la pelota, cómo cabecear, cómo tener técnica, ésos son nuestros grandes problemas. En otros países a los 17 años ya son figuras y algunas ya juegan en el exterior, aquí recién estamos empezando.

¿Por esos motivos el fútbol boliviano no está al nivel de los demás países de Sudamérica?

Si nosotros creyéramos más en nuestras condiciones, en lo que podemos dar, y recibiéramos la colaboración de las instancias pertinentes, tendríamos que estar al nivel de todos; porque potencialmente, no lo vamos a descubrir ahora, Bolivia técnicamente juega muy bien, quizás en el aspecto físico nos sacan ventaja las otras selecciones.

¿Desde tu óptica hay que trabajar más en el aspecto físico?

Por supuesto, si uno se pone a analizar, el aspecto físico es el que marca mucho más en este momento en el fútbol, porque antes podía jugar un jugador parado, sin correr; pero ahora es diferente, hay que correr mucho más.

El jugador boliviano tiene mucha técnica, mucha picardía, hay que trabajar mucho más en el tema físico.

Con cambios, ¿crees, entonces, que podamos repuntar en el ámbito de Sudamérica?

Por supuesto, hay que creer en uno mismo, en la Selección, en el país y esperemos que la postura que tomó Fabol de mejorar el fútbol boliviano tenga sus frutos. Hay muchas cosas raras que perjudican al fútbol, hay mucha gente que no quiere ir ni al estadio. En eso influye para que no se armen buenos equipos, no son todos pero hay clubes que deben mucha plata a los jugadores, entonces son muchas cosas que hay que cambiar en el fútbol boliviano.

A propósito de Fabol, ¿el paro reciente fue perjudicial para la Selección?

No sé si fue perjudicial, más bien creo que puede ser de bienestar para el fútbol boliviano por todas las cosas a las que se les pudo encontrar una solución. El haber dejado muchas cosas claras es importante para todos los futbolistas del país.

A propósito del fútbol boliviano, no es común que un grande como Wilstermann esté peleando el descenso…

Cuando no se hacen bien las cosas esto le puede suceder a cualquiera, ahora ni el equipo más grande puede jugarte con la camiseta, ahora hay que correr y laburar, no hay otra.

Hemos vivido tiempos complicados, casi tres meses de sueldo adeudado. La verdad es que el señor Orlando Jordán, el actual presidente, le puso el pecho a las balas, porque se hizo cargo del club con una infraestructura deshecha, todo malo, es admirable cómo se ha portado de bien con nosotros. En el último partido con Nacional Potosí, para evitar el descenso directo, teníamos que jugar tanto por nosotros como por él, por una persona que pudo sacar adelante esto. Pudimos cumplir el primer objetivo que era evitar el descenso directo y ahora falta el indirecto.

¿Ese día fue como jugar una final?

Por supuesto, sabíamos que teníamos que ganar sí o sí, que era matar o morir, matamos; pero en ese momento no sabíamos cómo había salido el partido en La Paz. La verdad es que no quedé tranquilo, porque nunca pensé que (Real) Mamoré le ganaría a La Paz FC y en La Paz.

¿Piensas que hubo algo raro en ese partido?

No quiero juzgar a nadie, pero nosotros teníamos la fe en que La Paz iba a ganar ese partido; como siempre digo, los partidos hay que jugarlos y Mamoré lo ganó, ahora nos toca pelear el descenso indirecto.

¿Ustedes, el cuerpo técnico, los futbolistas, siguen de cerca lo que pasa en la Copa Simón Bolívar, de donde saldrá su rival?

Vemos algo, pero en el fútbol no se sabe qué es lo que va a suceder. Creo que los aspirantes son Guabirá y Ciclón, además de Oruro Royal, eso es lo que más o menos me suena, pero los partidos los tienes que jugar.

¿Tienes proyectos a futuro, seguir en Wilstermann o jugar en La Paz, por ejemplo?

Por supuesto, soy un empleado del fútbol y donde me quieran y me sienta cómodo tengo que ir.

Siempre hay la esperanza de jugar en el exterior y creo que está latente algo de afuera, pero no hay nada concreto.

Con su firma

Creo que el don uno lo tiene y solamente hay que trabajarlo. La práctica ha hecho que perfeccione este tema de rematar al arco contrario, fuera de la confianza de los técnicos que he tenido para ejecutar”

Personalmente me motivo con el que esté al frente, de eso no tengo dudas. Si me toca Kaká o un jugador venezolano como Rey es lo mismo, a mí me motiva cualquier partido de eliminatoria que juegue”

Aquí, en Bolivia, se les está enseñando a los jugadores a los 17 años a cómo pegarle a un balón. Para mí la base tiene que hacerse en las divisiones inferiores. En otros países a los 17 años ya son figuras”

7 Goles anotados lo convierten en el arquero de nuestra Liga más goleador en la historia, superando a Mauricio Soria, que durante su carrera deportiva (1983-2004) anotó cinco.

Luis Esteban Galarza y Bernardo Rea se retiraron con cuatro tantos y Mauricio Adorno con dos.

Su ficha

Nombre: Hugo Suárez Vaca

Nacimiento: 2 de febrero de 1982

Lugar: Montero (Santa Cruz)

Edad: 27 años

Padres: Luis Ernesto Suárez y Berta Darcy Vaca

Esposa: Mara Isabel Arteaga

Hijos: Héctor Luis (5 años) y Mariana Isabel (5 meses)

Trayectoria:

Escuela Fanor Villarroel, Montero; Academia Tahuichi, Wilstermann (en tres ciclos), Real Santa Cruz y Real Potosí.

Títulos: campeón con Wilstermann los años 2000 y 2006. Campeón del Play Off 2008 con Real Potosí. Con esos dos equipos ganó también la Copa AeroSur y la AeroSur del Sur.

viernes, 2 de octubre de 2009

Ferrufino se fue de Real Mamoré

Marco Ferrufino ya no es director técnico de Real Mamoré. El ex defensor de Bolívar decidió dar un paso al costado, supuestamente, porque el equipo se encuentra en paro reclamando el pago de sueldos.
Los jugadores, cumpliendo una amenaza por falta de salario, no se entrenan desde el pasado lunes. Ferrufino se reunió ayer con el presidente del club, Alfonso Gorayeb, para anunciarle que se iba de Trinidad. “Nos extrañó su decisión porque le habíamos ofrecido un buen contrato, incluso iba a ganar el doble”, manifestó Gorayeb.
Por otra parte, el máximo dirigente del club beniano adelantó que a partir de hoy entregará memorándum a varios jugadores, especialmente a los cabecillas del plantel que propiciaron el paro. Real Mamoré se salvó del descenso directo e indirecto de la Liga.

La CSF autoriza a Hoyos volver a jugar

El presidente del club Bolívar, Guido Loayza, confirmó que la Conmebol envió una notificación oficial a la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) donde autoriza a Miguel Hoyos a jugar en su equipo y también en la Selección Nacional.

El lateral cruceño había dado positivo en el control de dopaje del partido Bolivia-Venezuela, el 6 de junio. Por este motivo, no había sido tomado en cuenta por el DT Gustavo Quinteros en los tres últimos partidos de Bolívar, a fin de evitar una impugnación de Oriente y de The Strongest.

El presidente de Bolívar dijo que con esta notificación, el lateral podrá jugar los partidos finales de la Academia y posteriormente ser tomado en cuenta por la representación nacional.

El futbolista, una vez que se enteró de la noticia, expresó su alegría por estar habilitado para jugar en Bolívar.

“Lo importante es volver a jugar, no es lo mismo ver los partidos desde afuera; sufrí bastante, también mi familia, ahora todo vuelve a la normalidad y estoy seguro de que voy a aportar mi granito de arena a mi equipo”, afirmó el defensor.

La Conmebol también notificó a la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) que mientras prosiga esta etapa de investigación, el médico de la selección nacional, Roberto Ferreyra está suspendido temporalmente.

Ferreyra prepara su defensa y podría viajar en las próximas horas a Asunción.

La nota oficial llegó en la víspera y tiene la firma del presidente de la Conmebol, Nicolás Leoz.

jueves, 1 de octubre de 2009

El juvenil Alejandro Chumacero volvió a brillar. Fue el más impetuoso y mostró la experiencia de 12 partidos en el Clausura.


Sus 18 años no se notan en la cancha. Por su actitud e ímpetu, Alejandro Chumacero da señales de un experimentado jugador. Las cualidades del invitado a la selección lo convirtieron anoche en la figura de su equipo en el clásico del fútbol boliviano.

Chumacero fue el mejor hombre del Tigre. Luchó y empujó a su equipo hacia adelante en busca del triunfo, pese a la desventaja en el marcador.

Una lesión pudo más y el juvenil se vio obligado a pedir su cambio en la media hora de juego del segundo tiempo.

“Luchamos hasta el final, merecimos una mejor suerte, el equipo jugó bien , pero creo que el fútbol no es de merecimiento”, dijo el paceño mientras salía cabizbajo del estadio Hernando Siles. Durante el encuentro, Chumacero demostró que puede vencer las barreras físicas al enfrentarse con jugadores como el bolivarista Leonel Reyes, a quien superó en la marca en varias ocasiones. También exhibió gran temple cuando le tocó medirse con defensores como Alejandro Schiapparelli.

El volante se destacó además porque colaboró con el trabajo de Miguel Cabrera en el medio sector, donde ya adquirió el papel de colaborador.

En la cancha habla, grita y da indicaciones a sus compañeros, todo un experimentado.

“Vamos, vamos, adelante, aún hay tiempo”, les decía Chumacero a sus colegas de equipo cuando Bolívar ganaba 1-0 el encuentro. Y su respaldo no cambió ni cuando el público bolivarista les recordaba con cánticos que estaban desclasificados.

El futbolista, declarado hincha de The Strongest, exhibió también un buen dominio de balón.

Los argumentos que mostró Chumacero recompensan, aunque sin justicia, su llamado como invitado a la convocatoria de la selección boliviana de fútbol.

“Lo importante es que reconozcan mis virtudes. Sé que en algún momento el seleccionador me citará, pero para estar en la nómina oficial”, dijo el futbolista, que está casado y es padre.

El jugador de 18 años fue uno de los responsables de llevar a The Strongest a la semifinal del campeonato Clausura. Por ser un ejemplo de esfuerzo, el entrenador atigrado, Sandro Coelho, le dio continuidad en el plantel titular de los aurinegros.

“No cumplimos con el objetivo de llegar a la final, estuvimos cerca”, se lamentó el futbolista, quien afirmó luego que “no defraudó en ningún momento” la confianza que le dio el director técnico en la cancha.