lunes, 7 de enero de 2013

Olivares luchó bastante para ser jugador profesional, hasta convertirse en gran referente Con sacrificio, todo se puede


GALERÍA(6)

Edgar Olivares llegó a ser uno de los mejores jugadores bolivianos, claro ejemplo es que perteneció a los dos clubes de Cochabamba y a los tres equipos paceños, hecho que muy pocos futbolistas lo hicieron.

Olivares luchó por su sueño, ser jugador profesional, pero le costó bastante, llegó a probarse en tres ocasiones a Wilstermann, equipo que lo rechazó, debido a esto se inició en el club Enrique Happ y a partir de ese momento se vio que Edgar llegaría a ser importante en este deporte.

Al final Olivares llegó a debutar en su equipo, Wilstermann, contra Real Santa Cruz, plantel que perdió 3-0. El jugador valluno se quedó por varias temporadas en el conjunto aviador, elenco con el que consiguió varios títulos, lo mejor estaba por venir.

Tras su paso por Wilster Edgar llegó a filas de Bolívar y The Strongest, equipos con los que consiguió el Bicampeonato, además, en determinado momento de su carrera jugó en La Paz Fútbol Club, plantel en el que se convirtió en un referente.

Por su buen desempeño llegó a representar en varias ocasiones al país siendo convocado a la Selección Nacional, sin embargo, el mejor recuerdo que Olivares tiene de la verde es su debut, cuando jugó contra Brasil por las eliminatorias de Corea y Japón 2002, en aquella ocasión la Canarinha perdió 3-1.

Actualmente Olivares milita en Aurora y espera conseguir un título con su actual club.

¿A qué edad comenzaste a practicar el fútbol?

Practiqué desde muy chico, pero a nivel profesional lo hice desde mis 16 años. Recuerdo muy bien que me fui a probar en tres ocasiones a Wilstermann, pero no me aceptaron, entonces comencé a entrenar en Enrique Happ, hasta que un día el profesor Fortunato Ríos, me dijo que vaya a probar suerte en la profesional y a partir de ese instante comenzó a realizarse mi sueño.
Después de ello debuté con Wilstermann ante Real Santa Cruz, ese partido ganamos por 3-0.

¿Cómo te sentiste minutos antes de tu debut?

Estuve con ansias, nervios, con todos los condimentos, lo más importante es que mis compañeros me aconsejaron, me repetían insistentemente que “marque, quite y toque de la manera más sencilla que pueda”.

En Wilstermann estuve hasta 1999, de ahí me fui a Pompeya, ascendimos con ese equipo, en 2000 volví a Wilster, salimos campeones y después me llamaron a la Selección Nacional.

¿Cómo viviste el título con Wilstermann?

Fue muy sufrido, todo se definió en el tercer partido, el cual se jugó después de Navidad, fue el 28 de diciembre. El partido fue disputado en Trinidad ante Oriente Petrolero.

Recuerdo que ellos tenían todo preparado para festejar ese campeonato, al final empatamos el cotejo 2-2 y por penales ganamos 5-4.

Después de ese campeonato, estuve en Wilstermann hasta 2001 y al siguiente año legué a Bolívar y más adelante a The Stongest. Lo que más me gustó de esto fue que pude conocer La Paz y sobre todo a la gente que me hizo sentir en casa.

¿Cómo te sentiste al llegar a Bolívar?

Muy bien, porque atravesaba un buen momento, en un equipo grande, pero tuve la mala fortuna de que el Gato (José Carlo) Fernández me hizo la camarilla, fue a hablar con el Presidente y de un día a otro ya no me tomaron en cuenta, sin embargo, el mejor recuerdo que tengo es que por la Copa Libertadores ganamos en Brasil 2-1 al Atlético Paranaense.

No me gustó lo que me hizo, estaba jugando bien y que ya no te tomen en cuenta es muy duro, gracias a Dios y a algunos compañeros que me hablaron, me quedé para demostrar que esas cosas malas no me afectan, incluso llegue a pensar en dejar el fútbol, lo bueno es que al final me recuperé, además tuve mucho apoyo de la gente.

Por todo lo que te pasó en Bolívar, ¿pensabas dejar el fútbol?

Sí, quería irme a Cochabamba, deseaba dejar Bolívar, estoy en contra de las camarillas, no se debe ensuciar el fútbol, porque es lo más lindo que hay para nosotros.

¿Cómo fue tu paso por The Strongest?

Me fue bien, me recuperé de todo, lo más lindo es que estuve en La Paz, donde la gente es la mejor, muy respetuosa, te trata muy bien, lo que más me agradó fue la humildad de estas personas.

Después de ganar el Bicampeonato con The Strongest, el 2004 volví a Wilstermann, equipo con el que jugué Copa Libertadores.

Pude ganar otro campeonato con ellos en 2006 y me quedé en ese equipo hasta 2007, al siguiente año me fui a La Paz Fútbol Club, entonces puedo decir que milité en los tres clubes paceños. Estuve por tres años, me gustó bastante.

Después de jugar en La Paz regresé a Wilstermann, lamentablemente descendimos, después en 2011 llegué a filas de Petrolero de Yacuiba, equipo con el que ascendimos a la Liga Profesional.
El jugar en Petrolero fue una experiencia muy linda, era un equipo que luchaba por llegar al fútbol grande del país y al final se pudo alcanzar el sueño, además el ayudar a un plantel a ascender es una de las mejores experiencias que pude vivir.

¿Cómo viviste tu debut en la selección boliviana?

Intensamente, el defender los colores de tu nación es un gran honor. Recuerdo que mi debut fue contra Brasil y les ganamos por 3-1, uno de los mejores momentos que viví en el fútbol.

Hablando del tema familiar, ¿Cómo se llaman tus padres?

Mi padre se llama Edgar Alberto Olivares y mi madre Remedios Burgoa, tengo seis hermanos, Margot, Iván, Magari, Patricia, Linet y Rina.Tengo dos hijos, Diego y Edgar Alberto.

¿Tus padres te apoyaron en la carrera futbolística?

Sí, pero mi papá falleció a mis 12 años y mi madre se dedicaba a trabajar para mantenernos. Como mi padre se fue cuando aún era niño, él no me pudo ver jugar, pero sé que lo está haciendo desde arriba, porque le encantaba este deporte.

Si no hubieras sido jugador de fútbol, ¿qué profesión tendrías?

Quería ser profesor de Educación Física o algo relacionado al deporte, como te digo, el hacer ejercicio es óptimo para la salud, además es muy divertido.

¿Cómo viviste el nacimiento de tus hijos?

Fue muy lindo, es una gran alegría el ser padre, te da una razón más por vivir, incluso llega un momento en que ya no piensas en ti mismo, sino en tus hijos.

¿Podrías dar un mensaje a los niños que desean ser jugadores de fútbol?

Si su sueño es jugar al fútbol tienen que dejar de lado varias cosas, como salir a bailar, tomar, fumar, y lo que deben hacer es estudiar, comer y cuidarse muy bien, esta es una profesión que se la consigue y se mantiene en base a sacrificios, pero al final te puede recompensar muy bien.

HOJA DE VIDA

Nombre: Edgar Rolando Olivares Burgoa
Fecha: 25/01/1979
Origen: Cochabamba, Bolivia
Estatura: 1.80
Peso: 78 Kg.
Posición: Volante Mixto
Hincha de: Wilstermann
Jugador preferido: Messi, Xavi, Iniesta

1996 Debuta en la Liga del Fútbol Profesional Boliviano con Wilstermann, cuyo equipo se enfrentó en aquella ocasión a Real Santa Cruz, plantel que perdió 3-0.

2000 Sale campeón con el conjunto aviador al vencer por penales a Oriente Petrolero. Dicho cotejo se jugó en Trinidad. Esa misma gestión, en el mes de octubre nace su primer hijo, Diego.

2001 Por su buena actuación en su plantel, el futbolista cochabambino fue convocado por primera vez a la Selección Nacional, cuyo entrenador era el ex mundialista Carlos Leonel Truco. El debut de Olivares en la verde fue ante Brasil, combinado al que se venció por 3-1.

2002 Llega otra felicidad para el futbolista nacional, nace su segundo hijo al que lo llama Edgar. Ese mismo año, ya en filas de Bolívar, sale Bicampeón con la Academia. El entrenador era Vladimir Soria. En dicha gestión el conjunto paceño consiguió ganar al Atlético Paranaense en su cancha por 2-1, esto por la Copa Libertadores de América.

2003 Olivares consigue otro Bicampeonato, pero esta vez lo hace con The Strongest. Los técnicos que obtuvieron esos títulos eran Luis Orozco y Néstor Clausen.

2004 Tras su paso por el Tigre, Edgar regresa a su primer equipo, Wilstermann, plantel en el que se quedó hasta 2007.

2008 Regresa a la Sede de Gobierno, esta vez para militar en La Paz Fútbol Club, elenco en el que estuvo por tres años.

2010 El jugador valluno vivió uno de los peores momentos futbolísticos, descendió de categoría con Wilstermann.

2011 Después del descenso del conjunto cochabambino, Edgar juega en Petrolero de Yacuiba, elenco con el que ascendió a la Liga Profesional.

2012 Tras su paso por Petrolero, regresa al valle para jugar, esta vez en el equipo del pueblo, Aurora.

LAS ANÉCDOTAS DE EDGAR OLIVARES

El Cucharón

Edgar Olivares es muy conocido por su estilo de juego, pero su apodo, el Cucharón, hizo que la gente boliviana lo reconozca con mayor facilidad.

Olivares tiene dicho apodo porque cuando estaba empezando en el fútbol era muy delgado, pero comía mucho y el profesor Moisés Barack le dijo que parecía un Cucharón por la forma en que consumía y desde entonces se quedó con ese sobrenombre.

A Olivares dicho apodo le gusta porque no es despectivo, además ello hace que mucha gente lo reconozca.

Por mérito, no por edad

Como muchos niños, a Olivares le encantaba jugar al fútbol y tenía el sueño de convertirse en un jugador profesional, esa emoción le llegó cuando tenía ocho años, a esa edad entró por primera vez a un estadio, después fue pasapelotas, luego pudo ver cómo eran los vestidores, el momento cuando los jugadores estaban ahí y cómo se preparaban para el partido.

Esos momentos marcaron su vida y a partir de ese instante supo lo que deseaba ser; jugador de fútbol.

Entrenamiento en secreto

Edgar viene de una familia humilde, su padre falleció cuando él tenía 12 años, por lo que su madre se encargó de mantener a él y a sus seis hermanos.

Debido a esta situación la madre de Olivares sólo se dedicaba a trabajar y Edgar le ayudaba, pero en ocasiones se escapaba para entrenar, porque deseaba ser jugador profesional, es decir, practicaba en secreto y para hacerlo tenía que prestarse cachos de su vecino, porque él sólo poseía Kichutes, lo cual no está permitido.

Aprendiendo de los mayores

Edgar Olivares siempre fue una persona muy dedicada, claro ejemplo es que para llegar a ser lo que es ahora tuvo que juntarse con los jugadores de mayor experiencia porque así aprendía más del fútbol.

Olivares aprovechó todo de sus compañeros, escuchó las historias que contaban para tratar de imitarlos y eso lo convirtió en un referente de Aurora, por lo que ahora él ayuda a los más jóvenes ofreciéndoles su experiencia.

OLIVARES VISTO POR LOSENTENDIDOS

Marcelo Neveleff - Entrenador

Es un tipo fuera de serie, le encanta el trabajo, le gusta lo que hace, es decir, entrenar, además se puede ver cada día que se divierte mucho, pero a la vez toma en serio su trabajo.

Es un jugador con buena técnica, un gran futbolista, es pensante, lee bien los partidos y eso es muy importante para cualquier equipo, se necesitan personas así para que el partido tome ritmo.

Pude ver que es un líder de grupo, es positivo, todos los jóvenes lo tienen como ejemplo, es leal y una gran persona.

Mauricio Baldivieso - Futbolista

Es un ejemplo dentro el plantel, es un gran jugador y aporta bastante al club con su experiencia, lo cual favorece a todos, en especial a los más jóvenes.

Tiene buena marca, hace grandes toques, es decir, pasa la pelota con efectividad y corre mucho, lo cual muestra que los demás deben hacer lo mismo.

Es buena persona, un hombre honesto, dice las cosas de frente y eso es importante para un futbolista, porque no debe haber problemas entre nosotros.

Paulo Apaza - Periodista

Es un jugador poli funcional, se adapta a cualquier posición, tanto como defensa, volante, incluso enganche. Lo que se puede destacar de él es que tiene gol.

Tiene fuerza, potencia y su experiencia pesa a la hora de marcar a jugadores que son más ágiles o veloces que él.

En lo poco que lo conozco pude apreciar que es humilde, abierto con los medios de prensa, siempre expresa lo que siente y es una persona educada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada