lunes, 25 de marzo de 2013

“Tucho”, 350 goles para la historia

Ningún jugador hizo más goles que él en la Liga del Fútbol Profesional Boliviano (LFPB). Víctor Hugo “Tucho” Antelo marcó 350, es el máximo goleador en la historia del fútbol nacional en 20 años de actividad, 443 partidos en total, en seis equipos donde jugó: Oriente Petrolero, Blooming, Bolívar, The Strongest, San José y Real Santa Cruz.

Antelo, que lleva por apodo “Tucho”, como homenaje que su padre Alcides le hizo al jugador argentino Norberto “Tucho” Méndez, dejó la actividad hace 13 años, pero en este tiempo, su récord se ha mantenido inamovible.

“El día que algún jugador supere mi marca como máximo goleador del fútbol boliviano, lo buscaré, le daré la mano y lo felicitaré”, afirma “Tucho”, en la conversación sostenida con el # 1, ya como director técnico de Aurora, equipo del que se hizo cargo hace dos semanas, tras la salida de Marcelo Neveleff.

Es la primera vez que Antelo llega a Cochabamba como director técnico; vino antes al Capriles como jugador.

GOLEADOR TEMIBLE

Esta nota tiene que ver con el goleador histórico, con el “Flaco” Antelo, con el “9” de área, aquel de los malos recuerdos para los arqueros rivales, pero de muy buenos para los equipos donde militó y ayudó a conseguir victorias.

“Es curioso que me haya consagrado como goleador histórico de la Liga con 350 goles, porque el puesto donde nací como jugador fue de 10, de volante de creación en el club Universidad de la Asociación Cruceña de Fútbol (ACF)”, recuerda “Tucho”.

A propósito, en la ACF fue goleador en las categorías B y A, con 60 goles. En 1983, Oriente Petrolero adquiere su pase de Universidad, y comienza su recorrido en el fútbol profesional boliviano.

“En 1984, Eduardo Guilarte, director técnico de Oriente Petrolero, me puso de ‘9’ porque el titular tenía cinco tarjetas amarillas y, desde ese momento, no me moví del puesto”, señala Antelo.

Jugó en Oriente hasta 1988, con cuyo equipo disputó dos finales de campeonato contra Bolívar y una contra The Strongest.

“Es un recuerdo amargo, nunca pude salir campeón con Oriente”, afirma.

AL EXTERIOR

En 1988 lo adquiere Real Santa Cruz y luego pasa a Blooming, pero sólo por tres meses, ya que se le presenta la oportunidad de ir al exterior y viaja a Japón para formar parte de la plantilla del Fujita Kogio. En 1992 ficha por Bolívar, de La Paz, un año más tarde se va a San José, en 1994 vuelve a Bolívar. En 1995 firma con Real Santa Cruz y en 1996 emprende su aventura inédita con The Strongest, de La Paz. Recala en Blooming, de Santa Cruz en 1997; tres años más tarde pone fin a 20 años de actividad en el fútbol profesional. “Fueron 20 años de fútbol profesional, pero comencé en el fútbol a los 10 años, en el club Universidad”, explica Antelo.

Bolivia, 11 partidos

“Tucho” Antelo disputó 11 compromisos con la selección boliviana de fútbol y marcó siete goles en partidos oficiales y amistosos.

El artillero admite que en la Verde no le fue tan bien como en los equipos donde militó.

“ Cada vez que me llamaron a la selección lo hice con orgullo”, dice.


DATOS PERSONALES

Nombre: Víctor Hugo Antelo Barba
Nacimiento: 2 de noviembre de 1962
Lugar: Santa Cruz de la Sierra
Edad: 50 años
Padre: Alcides Antelo (+)
Madre: Elisa Barba (+)
Hermanos: María del Carmen, Alcides, Jhonny, Rosario, Walter, Martha, Isabel, Lorena, Dardo
Esposa: Ruth Mery Aguirre
Hijos: Paula (25), Víctor Hugo (24), Natalia (19), Victoria (4).
Nietos: José Luis, Ana Lucía, Rafael (en camino)

Frente a frente

Dios: Lo máximo
Padre: Camino correcto
Madre: Por ella soy lo que soy
Hermanos: Buen camino
Esposa: Compañera de toda la vida
Hijos: Buenas personas
Política: Utiliza al deporte
Guerra: Lo peor
Paz: Lo mejor
La vida: Saberla vivir
Música: Iracundos, antiguita



ANÉCDOTA
Sus padres lo querían médico

Cuando salió bachiller en 1980, sus padres Alcides Antelo y Elisa Barba, querían a “Tucho” vestido de blanco, de médico.

“Entonces, les pedí que me dieran tiempo, por lo menos dos años para demostrarles que podía rendir en el fútbol, ellos comprendieron y me lo permitieron, ya estaba con las maletas listas para ir a estudiar medicina a Sucre”, recuerda “Tucho”.

Como las cosas le salieron bien cuando entró al profesionalismo (fue goleador de la Liga con Oriente en 1984, convirtió 38 goles), convenció a sus padres, y deshizo las maletas.

“No me arrepiento de no haber estudiado en la universidad, porque hice lo que me apasiona: jugar al fútbol, me siento realizado en la vida”, afirma.



“El fútbol me lo dio todo”

Con 50 años sobre los hombros y una experiencia de vida para contar, Antelo está agradecido al fútbol, porque le permitió gestarse como ser humano y consolidar una familia, “como siempre había soñado y planificado”.

“El fútbol me lo dio todo, me casé con mi novia de toda la vida, con mi corteja de barrio, de mi juventud, madre de mis cuatro hijos, y a mis hijos los crié y educo gracias a lo que me da el fútbol, soy feliz y agradecido”, sostiene “Tucho”.

Además, en 20 años de exitosa carrera como futbolista profesional, Antelo dice que conoció muchas personas y amigos, y lugares, con el añadido de que “donde fui hice lo que más me gusta, fútbol y goles; fue una experiencia de vida que me forjó como ser humano, pero la base de mi formación fue la educación que me dieron mis padres”.



Ocho años goleador, no siete

El exjugador de Universidad, Oriente Petrolero, Real Santa Cruz, Blooming, Bolívar, San José y The Strongest, se sorprende al comprobar que aún persisten dudas sobre las cifras que lo consagraron como el goleador histórico de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano.

“Walter Castedo (expresidente de la Federación Boliviana de Fútbol) escribió un libro (Una historia en números) donde se consigna que fui goleador de la Liga en siete temporadas, esto no es verdad, fui goleador en ocho”, replica Antelo. Y enumera:

“En 1984, 1985, 1987 (año que omitió Castedo), 1989, 1993, 1997, 1998 y 1999. Le pedí a Castedo que rectificara y aunque me prometió que lo haría, nunca cumplió su promesa”. Recuerda que por una rectificación del periodista Lorenzo Carri, la Federación Internacional de Estadísticas de la FIFA (IFFS), lo reconoció en 1997 como el máximo goleador del mundo.



“La disciplina es lo primero”

Si hay un rasgo que distingue a “Tucho”, además de goleador, es su marcada disciplina, esto, confiesa, lo llevó a tener más de un roce con futbolistas, como compañeros de equipo, o con sus dirigidos, ya en su época de entrenador.

“Creo que la disciplina es lo primero en la vida si es que quieres conseguir objetivos, más aún en el fútbol, porque realizas una actividad física y debes portarte como profesional”, afirma el histórico goleador.

Antelo recuerda que cuando futbolista profesional se enfrentó a sus colegas que llegaban al camarín trasnochados, “porque ellos no tenían el derecho a echar por los suelos mi trabajo y el del resto de mis compañeros”. “Lo que pido ahora como entrenador es lo mismo que cuando era jugador: disciplina y trabajo, no creo que esté equivocado”, dice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario