lunes, 13 de mayo de 2013

Marcelo Martins: “Me siento preparado para encarar este desafío”

Su realidad ahora es Flamengo. Tras pasar momentos difíciles en Gremio, donde fue apartado por el técnico Wanderley Luxemburgo, Marcelo Martins aterrizó el jueves por la noche en Río de Janeiro. Flamengo, el equipo con mayor hinchada en el planeta, es su nueva casa. “Estoy feliz de estar acá”, dijo.

¿Cuál es la primera impresión que tenés al llegar al mundo Flamengo?

Es un sueño hecho realidad. Es increíble lo que significa Flamengo acá y fuera del país y la verdad que estoy feliz, impresionado con la gente, por cómo me han recibido en todas partes. Lo que me queda ahora es responder en cancha todo el cariño que los hinchas me han dado.

Se habló del Santos, del Palmeiras y otros clubes más, ¿por qué te decidiste por Flamengo?

Por el desafío. Flamengo es uno de los mejores de Brasil y es el equipo que tiene mayor hinchada. El reto que me planteé en mi carrera, es mucho más grande y me siento preparado, estoy dispuesto a sacrificarme para que las cosas me sigan saliendo de la mejor forma posible. Fue por eso que acepté venir para acá.

¿Se siente otro tipo de presión?

Sí, la presión es más grande, es en todo momento y eso te obliga a estar bien. Ojalá que los resultados nos puedan salir, existe un buen grupo, se está formando un gran equipo que estamos seguros estará a la altura de este Flamengo.

¿Qué sabés del estilo de juego del técnico Jorginho?

Ya sabiendo del interés de Flamengo estuve mirando algunos partidos y por lo que analicé y por la forma en que él plantea el juego, creo que me favorece. Tiene dos laterales que van siempre y que se cruzan permanentemente. Con jugadores así no tendré que salir del área. Además tiene a Renato Abreu que es muy preciso, que hace pases de 50 o 60 metros y eso a un delantero le viene bien.

¿Cómo sentiste a Jorginho cuando conversaste con él?

Bien y no solo a él, también a los jugadores. Insisto, es increíble cómo me han tratado aquí, quizá es por el trabajo que siempre hice y que deriva en que te ganes el respeto y la consideración. La verdad que estoy feliz.

Los medios hablan de una de las contrataciones más importantes, ¿cómo evalúas este concepto que tienen de vos en Brasil?

Quizá es por lo que he logrado en mi carrera, saben del fútbol que tengo aunque eso también te carga una responsabilidad y tengo que tomarlo bien en lo personal porque no es fácil estar en un club que tiene presión en todo momento.

¿Qué objetivos te has planteado, quieres ser el ídolo?

En todos los equipos que he ido, nunca fue mi objetivo ser ídolo, las cosas simplemente pasan por el trabajo que encaras y que deriva en goles. Yo lo único que quiero ahora es hacer muchos goles y ayudar a Flamengo a ganar títulos.

En tu conferencia de presentación dejaste en claro que no sos un salvador, ¿por qué aclaraste aquello?

Porque en un grupo, en un equipo o en una selección, no jugás solo, dependés de tus otros diez compañeros y de los siete que van al banco. En los torneos no jugará solo Marcelo Martins Moreno sino todo un equipo y para conseguir los objetivos trazados no se debe depender de un solo jugador. La responsabilidad, cuando se gane o cuando se pierda, será de todo el plantel.

¿Cómo crees que será la pelea por el puesto?

Ahora está Ernani como punta. Si el entrenador decide jugar conmigo me esforzaré al máximo y si opta por Ernani lo asumiré sin problemas. Ahora quiero ponerme bien físicamente porque no estoy en mi mejor condición. Es una decisión del técnico; a mí lo que me resta, es trabajar duro para ganarme el puesto.

¿Te ha pasado factura no estar jugando en este último tiempo?

Lo que me falta es trabajar más con pelota porque estuve como dos semanas sin tocar un balón, haciendo trabajo físico, liviano, pero sin mucha exigencia. En esas dos semanas me perjudiqué un poco, pero ahora tengo la chance de volver a ponerme a tono. El Brasileirao comienza este 26 y para esa fecha debo llegar bien preparado. El técnico sabe de esta situación.

¿Si se da, cómo te imaginas tu debut frente al Santos?

Marcando mi primer gol, con el Maracaná repleto, con 80.000 personas gritando mi conquista y con un estadio feliz. Mi objetivo es y será siempre convertir para dejar al hincha feliz; eso no importa en qué club esté.

¿Cómo será jugar de local en el Maracaná?

Para mí es un privilegio poder jugar muchos partidos en el escenario que albergará la final de la Copa del Mundo en 2014; insisto, espero que pueda marcar muchos goles porque estoy seguro que aquí, las cosas van a andar bien, Flamengo me va a respetar por el jugador que soy, por todo lo que hice; solo debo trabajar y esperar que todo me salga como antes.

¿Le marcaste al Flamengo con tus anteriores equipos?

Dos veces y jugando para Gremio. La primera en Porto Alegre y la segunda en Río de Janeiro, aunque no en el Maracaná porque hay que recordar que estaba en refacción. Fue un lujo marcarle a uno de los más grandes del mundo.

¿Es cierto que llegas ganando menos que en Gremio?

No soy mucho de hablar de ese tema, porque creo que es un tema más mío, pero les digo a ustedes que me han seguido de cerca que la oferta ha sido mucho mejor. Pero yo no llego a Flamengo solo por eso o con esa intención, lo que me propuse era volver a jugar.

¿Con qué recuerdo te fuiste de Gremio?

Lo único que voy a recordar para siempre es a su fabulosa hinchada, ese cariño incondicional que la gente me dio pese a la decisión que había tomado Luxemburgo y que fue triste para mí. Lo demás, pasa a un segundo plano.

¿Te dolió mucho que Luxemburgo te hubiera apartado?

¿A qué jugador no le va a doler una situación como la que yo pasé? Siendo el goleador del año, del equipo, considerado el mejor jugador del Brasileirao en la primera fase y que tenga que pasar por todo esto, me pareció injusto.

¿Te explicó en algún momento Luxemburgo la razón por la que te separaba?

No, nunca. Después de todo lo que pasó tampoco volvimos a tener un contacto. Ni siquiera nos saludábamos. Creo que como profesional que es y con la experiencia que tiene lo ideal hubiera sido ir de frente, hablar de hombre a hombre, intentar una comunicación fluida, pero no fue así. Al menos me debió decir si me iba a poner o no, así yo planificaba mi futuro.

¿Qué te queda de toda esta experiencia?

Que siempre respeté el trabajo del entrenador y que me hubiera gustado que él también lo hubiera hecho. Él siempre me trató cordialmente cuando estaba bien; al fin y al cabo este es el momento que recuerdo de él.

¿Te pagó mal?

Era una decisión del técnico y a mí solo me quedaba respetarla, no podía hacer nada, yo me sentía mal. El fútbol es así, las cosas son así y gracias al trabajo que hice en Gremio es que ahora estoy en Flamengo, no es por nada que pasan las cosas, de eso estoy seguro

¿Qué número de camiseta vas a utilizar?

Aun no lo sé, todavía no nos han informado sobre ese tema. Cuando comience el Brasileirao estaré con un número asignado y con mi nombre grabado atrás. De todas formas, independientemente del número, que también lo va a decidir la gente de márquetin, creo que lo primero que hay que hacer es respetar a los jugadores que están acá con sus números asignados. Utilizaré el que esté libre.

¿Se te nota muy motivado con tu cambio de aires?

Todo lo que ha pasado me ha dado muchas fuerzas para seguir trabajando y apuntar a tener un gran año. Quiero hacer lo mismo que hice en Gremio el año pasado; quiero ser importante para el equipo, intentar hacer goles e insisto, ayudar a Flamengo a conseguir victorias, títulos y clasificaciones

¿Qué objetivos te plantearon al contratarte?

La Libertadores y el título nacional. En todas las charlas que tuve con la dirigencia de Flamengo, me explicaron que esos objetivos hicieron que yo llegara, que encajaba en el proyecto. Sé que de igual manera están contratando otros jugadores importantes; eso será fundamental para que las cosas salgan bien. Ojalá que los títulos puedan llegar de la mejor manera posible. Todo lo que se trabaje durante la semana lo debemos poner en práctica

EL ‘MATADOR’ QUIERES DEMOSTRAR QUIÉN ES

“Lo que pasé en Gremio me fortaleció”. Frase contundente de Marcelo Martins. Es que ahora que está en Flamengo, no solo ha renovado su motivación, sino también las ganas de demostrarle al mundo futbolístico que está capacitado para responder ante los grandes desafíos como el que se le viene.

En su anterior club fue considerado el mejor jugador de la primera fase del Brasileirao, pero después, sorpresivamente Luxemburgo lo apartó para darle espacio al argentino Hernán Barcos que provenía del Palmeiras. Martins quedó a un costado no solo del torneo local, sino de la Libertadores.

Reconoce que no está bien en lo físico, pero es cuestión de días para que se ponga a tono. Su desgaste en las prácticas y en los partidos de fútbol lo diferencian del resto y ahora que vestirá la camiseta de Flamengo, no será diferente. Además, no se cambia por nadie ya que jugará de local en el Maracaná.

El jueves, tras su presentación, de inmediato se puso a trabajar, ratificando sus ganas de entregarse al máximo para marcar goles. El trabajo de pretemporada está en marcha y Martins anticipó que no escatimará esfuerzos para llegar bien.



No hay comentarios:

Publicar un comentario