lunes, 30 de noviembre de 2015

Higa, de un gran arquero nace un goleador



Cuando Pedro Higa se retiraba cuidando el arco de Sport Boys en 2012 —aún en la Primera A cruceña—, su hijo de 14 años José Pedro Higa comenzaba en serio su recorrido por el fútbol. El padre fue un gran arquero, con 27 años ligado al fútbol competitivo, y ahora su retoño es un delantero que empieza a dar de qué hablar, con perspectivas de llegar pronto al profesionalismo.

De paso, Higa padre se dio el gusto no solo de incentivar, apoyar y formar a su hijo en el fútbol, sino de jugar con él, en el mismo equipo de la Asociación Cruceña de Fútbol (ACF), en la Primera A en Sport Boys y en filas de Ferroviario en la ‘B’.

El legendario arquero de The Strongest, Luis Galarza, jugó contra su hijo Sergio en la Liga cuando uno ya se jubilaba y el otro empezaba a surgir. Y Luis Cristaldo disputó con su hijo Michel en un ascenso con Ciclón de Tarija. En el caso de los Higa se dieron ese gusto durante unas dos temporadas y media.

“Nunca me gustó el arco, porque hay que tener más condiciones y es un puesto difícil e injusto en el fútbol”, dice Higa hijo, hoy vinculado a prueba al equipo preprofesional de Bolívar.

Destaca que ese gusto de jugar junto con su padre fue mérito del exarquero porque siguió en escena pese a sus años.

“Si él no seguía, seguro que yo no jugaba con él, pero se cuidó y siguió, ése es su valor”.Hace poco, José Pedro se consagró goleador y campeón del Nacional Sub-18 con Santa Cruz, además fue una de las figuras. Sus dotes ya las había mostrado en Primera de Ascenso, donde hizo 26 goles, luego en la ‘B’, categoría en la que el primer año marcó 12 y después 18 tantos.

“Mejor despedida no podía tener que la de jugar junto a mi hijo en Sport Boys y en Ferroviario. El 22 de mayo fuimos campeones para ascender a la Primera A, él fue goleador y yo el arquero menos vencido, qué más puedo pedir con algo tan bonito”, dice el exarquero, quien dejó de jugar hace seis meses.

Destaca que su hijo tiene gran capacidad para definir, con mucha picardía en el juego y si se lo trabaja podrá rendir mejor.

“Hemos debido jugar casi 40 partidos oficiales en dos años y algo más. En la cancha no había padre o hijo, yo le grité mucho y él también me reclamaba cuando era preciso hacerlo e incluso era capitán del equipo”.

Higa padre recuerda, más allá de las alegrías que tuvo en el fútbol, que le tocó pasar también durante muchos años por situaciones duras. “Todo eso valió la pena, hoy veo jugar a mi hijo y lo voy a seguir apoyando”.

José Pedro iba a todos los estadios con su padre

Lleva el fútbol en la sangre. Desde niño, José Pedro Higa siempre acompañó a su padre que trajinó por muchos clubes y como le acompañaba fue a todos los estadios de Bolivia. Incluso recuerda que en La Paz también se entrenó y jugó como parte de una escuela de fútbol.

“Mi padre siempre me metió a la cancha con él, me acuerdo de todos los vestuarios y de los grandes jugadores”, asegura.

Cuenta que estando en ese ambiente conoció que para triunfar se debe alejar de la vida común de reuniones, diversión, fiestas, y otras cosas de la juventud actual. “No es nada fácil, pero si queremos surgir debemos hacer ese sacrificio”.

Además de elogiar el respaldo que le ha dado su padre, destaca el de su madre Mayely Mansilla, quien lo incentivó para que él también fuera futbolista.José Pedro Higa Mansilla (Santa Cruz, 5 de junio de 1997) sostiene que desde chico trabajó para ser profesional y cree que cada vez se está acercando a que ese sueño sea una realidad.

Le cuesta compatibilizar con sus estudios, pero no los quiere dejar. Actualmente cursa el semestre de Bioquímica y Farmacia en la Universidad Ecológica.“En casa me dicen que el fútbol y la vida en general ahora son exigentes y voy a tratar de aprender allá donde vaya”.

La escuela en Cotoca da sus frutos

La Escuela de Fútbol Pedro Higa va camino a los cinco años de funcionamiento, y el primer fruto del trabajo silencioso que cumple es precisamente José Pedro Higa, que busca espacio en la competencia.

Así como la escuela ‘Pelota de Trapo’ de William Ramallo en Cochabamba tiene como su mejor obra a Rodrigo, actual delantero de The Strongest y de la selección boliviana, la escuela Higa tiene su propia cosecha.

El director y exarquero Pedro Higa destaca que ocho futbolistas de su escuela ya jugaron en la categoría Primera B, y comienzan a abrirse paso.“Esos chicos ya compiten y ojalá sigan creciendo”, manifiesta.

Higa padre sostiene que en su escuela él hace un test con sus jugadores para definir si tienen cualidades para seguir o tomar otro rumbo.

“La parte más fuerte y seria de mi formación fue desde que nació la escuela de mi padre, ahí es donde me terminé de hacer como futbolista, por tanto se lo debo a la escuela”, destaca Higa hijo.

La escuela funciona en la urbanización Cotoca, kilómetro 6,5 hacia esa población. Tiene tres profesores y un centenar de alumnos.

José Pedro está ahora en Bolívar, invitado para disputar un torneo internacional en Argentina, y si las cosas salen bien podría quedarse. “Claro que me gustaría jugar en un club tan grande como éste”.


martes, 24 de noviembre de 2015

Operan con éxito a Martín Smedberg Dalence

Sabe que en Bolivia todos están a la expectativa, por eso fue él mismo en dar la noticia. Sí, estamos hablando del mediocampista del IFK Goteborg de Suecia, Martín Smedberg Dalence. El sueco boliviano anunció que su operación de la rodilla derecha no tuvo percances. “La cirugía ha sido un éxito y confío poder estar pronto en la cancha”, publicó en su cuenta oficial de Facebook.

Smedberg cierra un capítulo y abre el de su recuperación. Después de ser intervenido de una microfractura de los meniscos de la rodilla derecha ahora debe esperar el tiempo adecuado para iniciar trabajo físico y luego comenzar con el trabajo en la cancha. Martín se ha convertido en un jugador importante para Bolivia y por eso ha recibido muchos mensajes desde Bolivia. “Suerte en tu recuperación. Pronto te espera la selección...”, dice uno de ellos.

El mediocampista se lesionó el 15 de noviembre en una práctica con la selección boliviana, antes del partido contra Paraguay. El hijo de boliviano y sueca no logró disputar ninguno de los partidos de la tercera y cuarta fecha de las eliminatorias. Además cuando Julio Baldivieso lo convocó para la primera y segunda no logró llegar al país a la espera del nacimiento de su primogénito, Leandro.
-

lunes, 23 de noviembre de 2015

Richard Rojas siempre ligado al fútbol

Richard Rojas, futbolista cochabambino y recientemente graduado de la Escuela Nacional Superior de Fútbol (ENSF) está consciente de que tiene más para dar al fútbol nacional. Ahora desde la vereda del frente, el valluno incursionó en la dirección técnica en Municipal de Tiquipaya y ambiciona cosas mayores para un futuro.

Rojas defendió la camiseta de equipos ligueros como The Strongest, San José, Wilstermann, Aurora, entre otros; tuvo un paso por la selección mayor y también disputó el Nacional B con Enrique Happ y Tiquipaya. En todo ese tiempo, Rojas estuvo bajo la dirección técnica de varios entrenadores de los cuales siempre captó enseñanza.

Pese a no ser partidario de jugar y dirigir simultáneamente, la necesidad del Club Municipal de Tiquipaya de salvar su cupo en la categoría No Aficionados A de la Asociación de Fútbol Cochabamba (AFC) y ante el pedido de las autoridades ediles, Rojas asumió la dirección técnica del equipo provincial desde la cancha y consiguió el cometido.

En ese momento, Richard aplicó los conocimientos adquiridos en la ENSF y dio sus primeros pasos como director técnico.

Su continuidad al mando del equipo provincial dependerá de las autoridades del municipio.

Decisión difícil

Dejar de jugar al fútbol siempre es una decisión difícil para cualquier jugador. Significa comenzar otra etapa en la vida y Rojas comparte este sentimiento. Sin embargo, el fútbol ofrece distintas opciones para seguir vinculado al deporte, por lo que asumió el desafío.

La idea de ser parte de la Escuela surgió del director de la institución, Freddy Bolívar, quien incentivó a Richard a que inicie la carrera como estratega.

“Era una bonita forma de seguir vinculado al fútbol porque ya estaba cerca de dejar este deporte y de alguna forma quería estar involucrado y seguir en esto que me apasiona”, contó Richard.

El valluno inició la carrera el 2010, pero la misma tuvo que interrumpirse debido a que fichó por La Paz FC. En 2014 retomó los estudios como técnico y este año culminó la carrera.

“Gracias a Dios pude culminar entre comillas porque este es el inicio de una etapa que espero que me brinde satisfacciones como en las canchas”, comentó Richard.

Las experiencias adquiridas durante su formación son muy significativas, ya que tuvo como compañeros y docentes a exfutbolistas con los cuales compartió vestuarios o enfrentó en la cancha.

formación como DT

Obtener el título que otorga la ENSF es un respaldo para Richard ya que según la normativa de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano (LFPB), todos los entrenadores que dirijan equipos deben tener la certificación de esta profesión.

La planificación de entrenamientos, los procesos a seguir en etapa formativa y a nivel profesional son algunos de los conocimientos adquiridos en la ENSF, aunque Rojas afirmó que no es suficiente haber sido futbolista y la capacitación constante es fundamental para aspirar a grandes cosas.

Como técnico, Richard tiene una identidad de juego en la que resalta mucho el juego asociado. Busca implementar el orden y equilibrio en un equipo, en el que las condiciones individuales de un jugador sumen al objetivo del plantel. El propósito de Rojas es conformar un cuerpo técnico que lo acompañe, que a través de un trabajo minucioso se logren las metas trazadas.

Si bien conoció a varios entrenadores a lo largo de su carrera futbolística, Richard asegura que el perfil de Mauricio Soria coincide con su manera de implementar conocimiento a sus dirigidos.

Además, afirmó que en el país no se brindan las condiciones necesarias para trabajar con un plantel de manera adecuada.

Ya como director técnico, el cochabambino aspira a dirigir equipos en la Liga y realizar el sueño de todo entrenador: ser estratega de la Selección nacional.

No obstante, el valluno es consciente de que hay etapas a seguir.

“No es fácil estar en la vereda del frente, es complicado dirigir a más de 20 personas que tienen pensamientos distintos. Espero equivocarme lo menos posible”, concluyó.

HOJA DE VIDA

Richard José Rojas Guzmán

Fecha de nacimiento: 27 de febrero de 1975

Lugar: Anzaldo, Cochabamba

Padres: David y Martha (+)

Hermanos: Gonzalo, Rogelio y Karina

Esposa: Margot Uriona

Hijos: Ángeles, Sofía y Santiago

Clubes: Petrolero (1983-1990), Universitario (1991-1995), The Strongest (1996, 1998-2002 y 2004-2005), Chaco Petrolero (1997); San José (2003, 2008-2009), Aurora (2006-2007), Enrique Happ (2010), La Paz FC (2011-2012), Wilstermann (2012-2013), Tiquipaya (2014-2015)

Selección nacional: 1999-2004

Gutiérrez se destaca en Israel y pide no olvidarlo



A Fernando Marteli o Ronald Eguino se los puede ver y evaluar cada domingo, pero no al zaguero Luis Gutiérrez, el exBolívar que no tiene esa oportunidad por jugar a miles de kilómetros de Bolivia. A pesar de ello, asegura que hace lo imposible por destacarse en su actual club para en algún momento regresar a la selección.

Gutiérrez juega en el Hapoel Kiryat Shemona del fútbol israelí. Le va bien. Se marcó un reto: jugar todos los partidos, y está cumpliendo. Por tanto, mantiene la esperanza de que un día suene el teléfono y sea para convocarlo.

“Me siento bien por lo que estoy haciendo, porque estoy en un fútbol exigente, serio y competitivo. Lo único que me apena es que en Bolivia no se conozca ni se vea nada del fútbol de Israel, así que no tengo la chance de ser evaluado. Por eso mismo me propuse destacarme en cada partido”, dice el boliviano.

Destaca que ya jugó los 12 partidos de su club desde que llegó en agosto —tiene contrato por dos años—, no se lesionó y su equipo va cuarto en la tabla, a siete puntos del líder.

La gente de Kiryat Shemona, la ciudad en donde vive, lo recibió bien y paulatinamente se ha ido adaptando al medio.

“Incluso al margen de los partidos de la Liga pude jugar la pre-UEFA, que también fue una vitrina importante”.

El fútbol israelí cuenta con gran infraestructura para trabajar, Gutiérrez hace notar que es más rápido y dinámico.

“Es difícil hablar de uno mismo”, pero siente que le está yendo bien, tuvo buenas actuaciones y por eso no ha perdido su condición de titular en el equipo.

“Con la continuidad que estoy teniendo, siento que vine a un fútbol donde estoy creciendo y donde día a día voy mejorando. Pese a la distancia, no me arrepiento para nada, porque uno siempre quiere jugar afuera y ojalá pueda estar más años mostrándome en el exterior, aunque es duro, porque extraño el país”.

Ahora está reconfortado porque ya está junto con su familia, su esposa Mónica Cuéllar y sus hijas Dayana y Briseida. La presencia de ellas le hace amenos los días, el apoyo que tiene es muy importante para trabajar, diferente a cuando estaba solo.

Admite que quedó “bastante triste” al no ser tomado en cuenta para los partidos de eliminatorias recién jugados.

“Por eso mi pena. Allá el entrenador puede ver a los jugadores, pero con mi persona está en la lejanía, aunque ahora con el YouTube y otros sí se puede ver cómo uno se está desempeñando”.

Sin embargo, asegura que nunca bajará los brazos y que va a mantener la esperanza de, en algún rato, ser llamado.

“Vi todos los partidos de la selección y vi también a las otras selecciones. Creo que podemos pelear un cupo por ir al Mundial de Rusia” 2018.

Gutiérrez cuenta que a la semana pasa tres días clases de inglés, para mejorar su comunicación en el equipo. “Yo vine con el inglés básico, pero me ayudó un compañero brasileño que sabe el hebreo, eso me sirvió bastante y he mejorado mucho en ese aspecto de la relación con mis compañeros”.

Al margen del entrenamiento, dedica el resto de la jornada a la familia. Hace mercado y cuando tiene tiempo incluso ayuda a preparar la comida. Algunas noches salen a restaurantes locales para conocer la gastronomía israelí. “La verdad es que aquí se come alimentos bastante condimentados, muy distinto a Bolivia. Hay platos llevaderos y estamos probando de todo, en todo caso cuando nos invitan es una oportunidad de conocer mas”.

En Israel hay de todo, desde judíos, judíos ortodoxos, cristianos, católicos y otros, y él ha logrado acomodarse a esa vida.

Hizo una crítica y Soria lo borró de la selección

Una inquietud suya expresada al exentrenador Mauricio Soria antes de los miniciclos le costó a Luis Gutiérrez la exclusión de la Copa América de Chile. Ahora espera que en este nuevo proceso con Julio Baldivieso pueda tener su chance.

“Fue en una de las primeras charlas antes de los microciclos cuando el entrenador fue a La Paz y nos habló a los jugadores de The Strongest y Bolívar, y yo en esa oportunidad comenté que ya de una vez deberían cambiar las cosas y que deberíamos tener un centro de alto rendimiento; entonces el entrenador Soria se molestó y me dijo que le había arruinado la charla y luego nunca me llamó a la selección”, recuerda el zaguero cruceño.

Gutiérrez aclara que ni siquiera tuvo alguna discusión con Soria y que él solo dio una opinión, que no le cayó bien al DT.

“Yo por hacer bien y por pedir algo justo dije eso; pienso que me sacaron de la selección injustamente, porque no hubo más motivos. La verdad, me dolió mucho no estar cuando pienso que podía ayudar”.

En todo caso, en lo personal no guarda ningún rencor con nadie y asegura que no se cree imprescindible en la selección.

“De hecho, hay otros muy buenos jugadores que pueden sacar adelante al equipo”.

Vive en una sociedad disciplinada y exigente

Gutiérrez cuenta que está en un país turístico, hermoso y donde fue bien recibido, sobre todo por el hincha local.

“En Israel hay una sociedad bastante liberal y abierta, pero a la vez la gente es disciplinada, exigente y el país tiene leyes fuertes para convivir de la mejor manera, esa es una parte del éxito. Todos ponen de su parte”.

“Es un país seguro, ordenado y con leyes realmente fuertes para todos. Eso que se escucha a la distancia de que hay guerras y otras cosas, la verdad es que hay que estar aquí y ver lo que pasa”.

El Estado de Israel, un país del continente asiático, “no tiene distinciones, todo es al estilo europeo, la mayoría de las cosas tienen ese nivel. Se vive bien”.

En su familia, a quien más le cuesta la adaptación es a su hija mayor, Dayana, quien tiene 12 años y va a un colegio donde el idioma es el hebreo. “Está aprendiendo de a poco”.

Un día de Gutiérrez en suelo israelí “es normal, trato de hacerlo como si estuviera en Santa Cruz, siempre entre el entrenamiento y la familia”.

Los estadios no tienen mallas de protección, no son necesarias, porque hay una afición que conoce sus propios límites, lo que no quiere decir que no viva el fútbol con intensidad. “Lo que pasa es que las leyes son también drásticas y no cualquiera se va animar a hacer algo loco. Y al jugador se lo respeta bastante”.


Erwin Saavedra: ‘Desde niño quise jugar en Bolívar’



El fútbol de salón fue la cuna en la que Erwin Saavedra se formó como futbolista. Su papá Mario y sus tíos Jesús y Aldo —destacados salonistas orureños— formaron al lateral volante que dio el gran salto al vincularse a Bolívar, donde se convirtió en titular indiscutible.

Con 19 años cumplidos llegó a la selección absoluta, donde el DT Julio Baldivieso le dio la oportunidad de debutar en el triunfo 4-2 sobre Venezuela en el estadio Hernando Siles, además con una destacada actuación.

El juvenil sueña en grande: habiendo alcanzado sus primeros objetivos, ahora dice que trabajará hasta ser transferido al fútbol del exterior.

— ¿Cómo fue tu formación en el fútbol?

— Provengo de una familia cuya pasión es el fútbol de salón y es reconocida sobre todo en Oruro. Juegan muy bien y gracias a ellos aprendí también a jugar. Mario es mi padre y mis tíos Jesús y Aldo fueron los que me enseñaron.

Mi padre y mi tío Aldo estuvieron en la selección nacional que jugó el Mundial de Fútbol de Salón en 2000 en el país, cuando Bolivia fue subcampeón y en la final perdió contra Colombia.

— ¿Alguno de ellos llegó al fútbol profesional?

— Mi papá se entrenó en San José en la década del 80, pero no llegó a debutar. Decidió poner toda su atención al futsal, incluso tiene su propia escuela que se denomina Academia Saavedra, muy conocida en Oruro.

— ¿Consideras que estás consolidado en Bolívar?

— Fue muy difícil el inicio, pero las cosas se fueron dando gracias al apoyo que recibí de los entrenadores del club y de mis compañeros. Su respaldo y confianza fueron importantes para mi crecimiento en el fútbol. Llegar a la selección era un desafío y un paso importante, lo logré pero no es todo, ahora debo seguir trabajando con la humildad y la entrega de siempre, porque sé que me falta corregir muchas cosas.

— ¿Te cambió la vida el fútbol profesional?

— Sin duda alguna que sí. El fútbol ayuda a cambiar a la gente, sobre todo a aquellos que comenzaron en las calles y salieron de la pobreza. Para mí ayudar a mi familia es muy importante y con lo que estoy haciendo en Bolívar puedo colaborar.

— Al margen de que te enseñaron a jugar, ¿qué más destacas de tu familia?

— Siempre entendieron lo que yo quería y me respaldaron. Desde niño siempre tuve la idea de jugar en Bolívar, un club de mucha historia. Su apoyo fue fundamental para que logre este objetivo.

A los 16 años fui a San José gracias a una invitación del profesor Marcos Ferrufino, pero no se dio la posibilidad de quedarme. Estuve un mes y me fui porque no me gustaron muchas cosas. Hablé con mi familia y me vine directo al internado de Bolívar.

— ¿Es verdad que sigues viviendo en el internado?

— Soy una persona tímida. Decidí seguir en el internado porque conocí a chicos con los que ahora comparto todo el tiempo después de los entrenamientos y partidos. Los primeros meses fueron difíciles por mi carácter, soy muy callado. Con el paso del tiempo me acostumbré, me adapté bien a las reglas del internado y ahora me siento bien con los compañeros. Creo que estaré un buen tiempo más porque considero que estoy con mi segunda familia.

— ¿Con quién te llevas mejor en el club?

— Un buen amigo es Leandro Maygua, es una gran persona, me da consejos y también hablamos mucho de fútbol, de conceptos de juego.

— ¿Cuál es tu meta a cumplir dentro de este deporte?

— Mi propósito es ir a jugar al exterior, ya sea a Europa o a México, el fútbol de ese país siempre acapara mi atención, en especial las Chivas de Guadalajara. Allí se practica un fútbol rápido, técnico, de buen despliegue físico, esos aspectos atraen a cualquiera.

— ¿Qué te recomiendan que debes mejorar en el terreno de juego?

— Debo afinar algunas cosas como llegar hasta el fondo y levantar centros y otros aspectos tácticos. Felizmente con mi papá y mis tíos conversamos de esos temas, me corrigen, me orientan. Ellos están muy felices por mi presente. También disfruta mi abuelo Gabino, quien vino a verme jugar en el partido que debuté en la selección nacional contra Venezuela. Fue su primera vez en un encuentro de eliminatorias y quedó contento con mi rendimiento.

— ¿Dedicado solo al fútbol o hay planes de estudio?

— No, por el momento el pensamiento está puesto en el fútbol. Quiero seguir la carrera de Psicología, sin embargo en este momento es complicado, no hay mucho tiempo por los viajes, trabajos en doble turno y otros aspectos referidos al plantel.

— ¿Y en el amor?

— Todavía no, porque considero que no es el momento. Primero quiero ayudar a mi familia. Creo que maduré bastante en el tema futbolístico, así que en mi casa, sobre todo mi madre (Samandra Flores), todos están sorprendidos por mi presente y las cosas que conseguí.

— ¿Luego del fútbol, cuál es tu pasatiempo favorito?

— Me gusta mucho ver películas, ir al cine, jugar al PlayStation o tenis de mesa. Siempre estoy en alguna de esas actividades que me distraen porque ayudan a relajarse de la tensión que uno tiene al jugar.

— ¿Qué significa para tu carrera en el fútbol tu compañero Wálter Flores?

— Es amigo de mi papá, me ayudó a entrar al internado de Bolívar, habló para que me quede. Me dio una mano y ahora me sigue ayudando como lo hace con los otros chicos del internado. Es una gran persona, siempre nos aconseja, se preocupa por cómo estamos. Escucharlo es un gran aliciente para todos.

— ¿Qué consejo les das a quienes están comenzando en el fútbol?

— Todos tenemos un sueño de niño, pero para conseguirlo hay que entrenar mucho y superarse en el día a día. Hay que aprovechar las oportunidades que se presentan, son pocas, pero hay que ser muy responsables para por fin lograr tus propósitos.


SERGIO APAZA: ‘La selección está en el camino correcto’



El técnico Sergio Apaza analiza lo bueno y lo malo que hizo la selección en los cuatro partidos que jugó en las eliminatorias. Destaca la voluntad de los jugadores y recomienda trabajar en lo táctico.

— ¿Qué puede destacar de la selección nacional después de haber jugado cuatro partidos de eliminatorias?

— El convencimiento de los chicos de que se puede jugar contra cualquier selección. El equipo tuvo actitud y fue agresivo. Le doy valor a la entrega de los jugadores en cada partido.

— ¿Se anima a decir qué cosas cree que le falta?

— El equipo es agresivo cuando no tiene la pelota, lucha intensamente por recuperarla, pero le falta la otra parte que es jugar con el balón. Hubo partidos en los que a ratos no tuvo volumen de juego, no hubo una propuesta táctica definida. Ese déficit hay que superar.

— ¿Cuál es su conclusión sobre el partido con Uruguay?

— Quizá por el nerviosismo del debut en casa hubo pasajes en los que el equipo no sabía qué hacer con la pelota. Uruguay se paró bien en la cancha y nuestros jugadores no pudieron crear situaciones, porque en defensa el rival impuso su jerarquía para resolver los problemas.

— ¿Ese volumen de juego se vio, en cambio, en el triunfo contra Venezuela?

— Sí, pero fue otro rival; Venezuela no tiene el orden ni los recursos de Uruguay. Bolivia manejó bien los tiempos, hubo rendimientos individuales muy buenos. Esa tarde todo salió redondo para la selección.

— ¿Qué opina del rendimiento del equipo como visitante, contra Ecuador y Paraguay?

— Cuando se juega como lo hace Bolivia, hay que sustentar la propuesta marcando goles. Si no se convierte, el equipo decae y más temprano que tarde recibe goles y después no se puede componer. Aquí entra mucho el factor anímico con correr y meter pierna, a eso hay que añadir una propuesta de contraataque que pueda superar al rival.

Frente a Paraguay fue un acierto del técnico el ingreso de Yasmani Duk. Más allá del rendimiento de Rodrigo Ramallo, quien también luchó, creo que la forma cómo se dio el partido no era para él y el cambio ayudó a poner a Bolivia en ventaja, porque en dos jugadas hizo un gol. Después del empate el equipo se desordenó y eso demuestra que somos endebles y no podemos cuidar resultados.

— ¿Se puede hablar del rendimiento por líneas?

— En el fútbol de hoy no se habla de hacer valoraciones por sectores; si un equipo defiende bien es porque está marcando bien desde la zona ofensiva. Si atacamos bien es porque salimos ordenados desde atrás. El fútbol ahora es un todo, el rival debe llegar herido a tu arco.

— ¿Tiene un criterio de la gente nueva que llegó a la selección boliviana?

— Alguien tenía que hacerlo y por eso destaco la firmeza que tuvo Julio Baldivieso para convocar a gente que antes no tuvo su oportunidad. Se la jugó por ellos y hubo una buena respuesta, a pesar de los resultados adversos. Pienso que está en el camino correcto y los resultados serán mejores en el futuro.

Hay que trabajar desde lo táctico, porque ahora vendrán selecciones bien trabajadas. A la propuesta hay que agregarle entrega y actitud. He visto que se falló en las transiciones.

— ¿Cómo se puede superar esas deficiencias?

— El DT tiene que trabajar exclusivamente en lo táctico en miniciclos y mejor si hay amistosos, para que cuando llegue la hora de jugar los futbolistas sepan aspectos de balón parado. En la parte física veo que estamos bien.

— ¿Se anima a vaticinar cómo serán los partidos con Colombia y Argentina?

— Hay que incidir en la propuesta ofensiva, repasar conceptos de cómo llegar hasta el arco rival. No podemos jugar a los pelotazos, porque nuestros delanteros no tienen como virtud el juego aéreo, por tanto hay que trabajar en la generación de ataque por el piso.

Frente a Argentina hay que trabajar en bloque, es necesario generar ataque para que el rival tenga incertidumbre.

— ¿Considera que Baldivieso tiene la base?

— Desde mi punto de vista tiene un grupo de 18 o 20 jugadores que tienen bien ganado un puesto en el equipo.

— ¿Quiere mencionar a alguno de ellos?

— De Jorge Flores me animo a decir que es un jugador con mucha potencia, lo dirigí en Universitario de Sucre y en ese tiempo ya pintaba para ser convocado. Erwin Saavedra también tiene mucho futuro, su condición de titular en Bolívar le ayudó para consolidarse. Uno que no jugó contra Venezuela y Paraguay fue el lesionado Juan Carlos Zampiery, cuyo nivel es bueno y pedirá volver.

Lo de Ramallo y Duk también merecen un destaque, dieron la nota correcta y hay que potenciarlos. Cuando un jugador mejora, el colectivo lo siente y también crece.

— ¿Cuál es la asignatura pendiente?

— Hay que tener paciencia, el trabajo es la única receta. Baldivieso necesita apoyo de todo el país. Cuando gane no tenemos que ser exitistas y si pierde tampoco seremos muy malos.
ç

domingo, 22 de noviembre de 2015

Vaca y Zamora, de compañeros a adversarios



Los arqueros del clásico, rivales hoy, eran hasta hace unos días compañeros en la selección boliviana. Incluso en la concentración compartían habitación.Esta tarde, Daniel Vaca (The Strongest) y Diego Zamora (Bolívar) estarán frente a frente haciendo fuerza para que su equipo gane y poniendo de su parte para ayudar a ese propósito.

Antes de ir a la Verde, convocados para los partidos frente a Venezuela y Paraguay, solo se conocían de vista y si se cruzaban se saludaban. Fue en la selección donde Vaca y Zamora, aparte de trabajar juntos, se conocieron bien.

El viernes, Marcas de La Razón los juntó en San Miguel para hacer la producción fotográfica de la portada de este suplemento.

Los dos llegaron puntuales al lugar. Protagonizaron un afectuoso saludo, con abrazo incluido. Lo mismo sucedió cuando se marcharon.

“La verdad es que las veces que nos cruzábamos nos saludábamos. Uno tiene que ser respetuoso con los colegas. Al margen compartimos un cumpleaños de un entrenador de arqueros (Nery Quintana) que tenemos en común, quien ahora está con nosotros y antes estuvo en Bolívar.

Después todo este tiempo que estuvimos en la selección he descubierto que existe una gran persona detrás del jugador”, dijo Vaca sobre Zamora.

Admitió que el fútbol tiene estas cosas y “es lo lindo, porque hace unos días defendimos juntos la camiseta nacional y ahora nos toca hacerlo por los colores del equipo al que pertenece cada uno. Le deseo mucho éxito y que sea un gran partido, y más que todo que disfrute la gente”, agregó el arquero atigrado.

Vaca es el más experimentado: tiene 37 años. En cambio, Zamora es aún joven: 21. El académico será debutante en el clásico de esta tarde.

“Me siento contento, porque será mi primer clásico paceño, de manera que trataré de aprovecharlo al máximo y me divertiré bastante, pero con mucha responsabilidad, porque en el grupo consideramos que las tres unidades las tenemos que sumar”, apuntó.

Zamora llegó a la titularidad de Bolívar solo hace algunas fechas, desde que una lesión en la muñeca —que requirió de una intervención quirúrgica— sacó del resto de la temporada a Romel Quiñónez, y le ha ido bastante bien.

En todo caso, ha esperado con impaciencia un partido como el de hoy para tratar de consagrarse.

“Me siento ansioso pero con mucha confianza, porque tengo el apoyo de mi familia, de mi papá Víctor Hugo, de mi mamá Gina, mis hermanos Joaquín y Víctor Hugo. También cuento con el apoyo del cuerpo técnico, la confianza de mis compañeros, estamos preparados. Hay que bregar bastante para lograr las unidades en juego, además frente a un rival difícil que es directo en la lucha por el título. También debemos tomar nuestros recaudos.

Asimismo dedicó unas palabras a su colega Vaca. “Me tocó compartir habitación en la selección, hablamos mucho de fútbol, nos conocimos, es una gran persona y ahora cada uno buscará cumplir su tarea de la mejor manera”.

Los dos dieron lo mejor de sí para que saliera una linda foto previa al clásico. Es indudable, además, que ambos serán protagonistas centrales del encuentro de esta tarde en el Siles.

“Obviamente que a un clásico uno no puede decir quién llega mejor o peor, son partidos complicados, donde el resultado es de pronóstico reservado. Ahora simplemente nos queda trabajar estas horas antes y enfocarnos totalmente en el partido”, agregó Vaca.

Volvieron a darse un apretón de manos, se estrecharon en un abrazo y se desearon éxito. “Que gane el mejor”, se dijeron mutuamente.


viernes, 20 de noviembre de 2015

La falta de apoyo no permite formar más



Dos jugadores ligueros de trayectoria como Augusto Andaveris y Jenrry Alaca, nacidos en Yungas, observan que el fútbol boliviano podría nutrirse de una mayor cantidad de jugadores de esa región, pero la falta de apoyo efectivo de los clubes y de un plan de trabajo no ayudan para alcanzar ese objetivo. Augusto Andaveris, quien debutó a nivel profesional con Municipal en 1996, sostiene que pasaron años y la situación no ha cambiado, ni en los Yungas ni en La Paz, y nadie hace nada para que surjan otros talentos.

“Sí, desde hace algunos años aumentó la presencia yungueña en la Liga, pero lo mucho que yo lamento es que las historias se repiten. Es decir, yo me abrí paso sobre la base del esfuerzo de mi familia, porque de lo contrario no sales del pueblo, quién te va a mantener en la ciudad, y hoy sigue lo mismo. Antes los dirigentes al menos iban a los Yungas, veían los Interyungueños y buscaban, ahora ya no pasa eso y es muy triste”, afirma Andaveris, quien jugó en nueve clubes de la Liga y en dos del exterior, en Albania y Azerbayán.

El atacante dice que vio muchos casos de amigos y jóvenes yungueños con buena perspectiva de ser jugadores, pero como les faltó apoyo para mantenerse y formarse, y como nadie les ayudaba, se perdieron y apostaron por el estudio o un trabajo, y dejaron el fútbol de lado. “En lo personal me pone contento cada vez que veo a un nuevo jugador yungueño, pero todo es por su mérito familiar, por el que él pone, mientras los dirigentes miran afuera o a otras regiones” del país.

Similar observación formula Jenrry Alaca, actualmente en Blooming, ya con 10 años en el ámbito liguero. “Lo complicado es salir de allá, porque si no tienes familia en La Paz es muy duro. A veces tienes lo justo para dos o tres meses y luego con qué vas a vivir. La mayoría salimos por el gran esfuerzo que hacen nuestros padres”, explica.

El fuerte de los jugadores yungueños es que se forjan en el fútbol de la calle, casi nadie tiene escuela, pero eso no basta. Si es guiado y formado en clubes o academias habría grandes jugadores. “Uno busca oportunidades, pero los clubes también deben ayudar, como en Argentina, Brasil, países que forman y crían jugadores”. Alaca elogia y agradece el apoyo de Iván Castillo, quien con la escuela Ramiro Castillo lo trajo a La Paz y lo formó.

‘Chocolatín’, el gran referente

El mejor de La Paz

Los jugadores de la región de los Yungas no dudan en afirmar que Ramiro Castillo no solo fue el mejor jugador de esa región, sino el mejor futbolista que dio La Paz en toda su historia, y uno de los mejores de Bolivia. “Ha sido el mejor jugador que dio La Paz sin duda alguna”, sentencia Augusto Andaveris.

Garrincha yungueño

En el libro Soy afroboliviano, de Martín Ballivián y Mijhail Calle, se destaca a Celedonio Flores, apodado el Garrincha yungueño, un chicalomeño que jugó en Atlético La Paz en la época de los años 60 y deslumbró por su potencia efectiva.

Flores

Tito de la Viña también recuerda a otro destacado jugador como Natalio Flores, un atlético y veloz atacante de The Strongest, quien se asemejaba a un velocista africano y que si hubiera sido mejor trabajado, habría llegado a competir más lejos.

Interyungueños

Algunos de los jugadores ligueros de la región recuerdan que los campeonatos Interyungueños eran la verdadera cantera en la región, pero que de un tiempo a esta parte se vino a menos. “Antes se jugaban los partidos en los pueblos y también en La Paz, ahora ya no escuché eso”, dice Jenrry Alaca.

Sobrino

El mediocampista de Bolívar Jaime Arrascaita, de raíces yungueñas, es sobrino del atacante de San José, el chicalomeño Augusto Andaveris, quien lo vio desde niño con el afán futbolero. “Por parte de mi madre y la de él somos parientes. Es un buen jugador que seguro si se propone va llegar lejos”, dice Andaveris.

Yungas, la inagotable cantera



No existe una escuela de fútbol como la Tahuichi en Santa Cruz, pero de los Yungas siguen saliendo jugadores que alimentan el fútbol profesional boliviano. Lo hacen “disimuladamente”; sin embargo, demuestran que en esa región La Paz tiene una inagotable cantera. En la más reciente selección nacional que participó en las primeras cuatro jornadas de las eliminatorias hubo cuatro jugadores yungueños convocados.

La tierra donde nacieron los emblemáticos hermanos Luis y Juan Iriondo, Ramiro (+) e Iván Castillo, además de otros buenos futbolistas, no deja de aportar, aunque no se le dé demasiada importancia. Augusto Andaveris, Rómulo Alaca, Percy Colque o Jenrry Alaca también salieron de ahí, algunos de ellos ya están retirados. Fueron los hombres de transición.

Hoy están firmes en el profesionalismo Leonel Morales (Sport Boys), Ramiro Ballivián (The Strongest) y Gustavo Pinedo (San Martín de la Argentina), y no se puede dejar fuera de esa nómina a Jaime Arrascaita (Bolívar), cuyas raíces son yungueñas, aunque nació en La Paz. Los padres de Arrascaita son de Chicaloma, pero él se crió en la región de Santa Rosa del Mapiri. El futbolista de la Academia es sobrino de Andaveris.

Asimismo se abren paso Marcelo Zamorano y Henry Tórrez en San José, y Gustavo Arrascaita, quien juega en la preprofesional de Bolívar, entre otros. Con un perfil bajo, la mayoría de ellos está triunfando en el fútbol. Su presencia en el ámbito nacional se siente e incluso ya ha traspasado las fronteras, sobre todo con Pinedo, quien actúa en Argentina.

Para Leonel Morales, integrante de la selección boliviana en la Copa América de Chile 2015 y en los partidos de Eliminatorias Rusia 2018, es importante la presencia yungueña en el fútbol nacional, pero critica que los dirigentes, sobre todo de La Paz, no pongan sus ojos en la región, donde asegura que podrían encontrar una veta futbolística para explotar.

“Es una zona en la que hay chicos con gran ilusión de llegar al fútbol, con cualidades naturales interesantes que si son guiados, podríamos contar con más jugadores”, sostiene Morales, quien fue campeón liguero con Universitario de Sucre y luego jugó en el Sheriff Tiraspol, de Moldavia, donde igual obtuvo un título. El atigrado Ramiro Ballivián cuenta que los niños y jóvenes yungueños son amantes del fútbol por esencia, porque en los pueblos juegan desde chicos gracias a que no hay otras distracciones como en la ciudad.

“En cualquier pueblo de Nor o Sud Yungas, o Caranavi, a los chicos no les interesa si juegan con cachos o descalzos, con pelota de cuero o de trapo. Les gusta jugar en la calle, en la cancha. A mí me pasaba eso. Día a día nos forjábamos. Yo creo que si alguien hace un seguimiento y averigua por ahí, puede detectar más talentos. Los Yungas puede ser el primer semillero de La Paz”, sostiene el atigrado, quien también fue dos veces campeón con Universitario de Sucre.

La semana pasada estuvo en el estadio Hernando Siles Jaime Arrascaita, padre del volante de Bolívar del mismo nombre, quien está contento por su hijo. “Para nosotros es un orgullo que Jaime haya llegado a Bolívar, a la selección y ojalá vaya al exterior. Su hermano menor quiere seguir sus mismos pasos”.

El único yungueño que juega actualmente en el exterior es el coripateño Pinedo, en el club argentino San Martín de San Juan. Pinedo —a diferencia de sus paisanos— sí tuvo formación de escuela de fútbol, en la Tahuichi Aguilera en Santa Cruz, donde su familia fue a radicar hace años por motivos laborales. De niño fue acogido por el mismo Rolando Aguilera en un programa de becas para niños con talento y escasos recursos.

Bajo la línea de trabajo de los tahuichis, Pinedo fue parte de los clubes españoles de nivel B para abajo como Cádiz B, Xerez y Almería, luego regresó al país donde tuvo más éxito en Universitario para actualmente jugar en el fútbol argentino. Asimismo, juega a nivel profesional con continuidad hace una década Jenrry Alaca Maconde, quien desde que debutó en 2005 en La Paz FC transitó por diversos clubes ligueros, aunque le falta llegar a la selección boliviana.

Presencia yungueña desde mitad del siglo XX

El periodista Tito de la Viña considera oportuno citar a algunos renombrados jugadores yungueños que llegaron incluso a la selección boliviana, aunque fueron muchos futbolistas de esa región que se destacaron en los clubes de La Paz en particular.

Hay dos apellidos excluyentes como los Iriondo de los hermanos Juan y Luis, ambos ya fallecidos, y los Castillo, de Ramiro, quien también murió, e Iván. En el Bolívar de los 40 destacó el coroiqueño Adán Linares y en The Strongest del 60 alternó el arquero irupaneño Jorge Pabón, y en los 70 el delantero Natalio Flores, de la región de Arapata.

El periodista Miguel Flores, en su libro Chulumani 100 años de fútbol, destaca a jugadores como Víctor Hugo Méndez, en Chaco Petrolero de los 70, y Willy Carranza, en Municipal. En la era liguera lucieron su juego Guillermo Aliaga, Reynaldo Zambrana, de la Chojlla; Rigoberto Cuevas, de Irupana; Eloy Castillo, de Coripata; Gonzalo Guarachi y Daynor Portugal, ambos de Coroico; Nicolás Tórrez, Julio Zabala, Severino Ortega, Demetrio Angola, todos de Coripata; y Nicolás Flores, de La Plazuela.

Hasta hace algunos años jugaban el coroiqueño Aldo Gutiérrez y el caranaveño Gustavo Gois de Lira, un arquero intrépido que llegó a las inferiores de Bolívar y luego jugó en La Paz FC y Nacional. Y estuvieron entre los últimos destacados Percy Colque, quien jugó incluso en el exterior y el zaguero Rómulo Alaca, de destacada participación en la última línea de sus equipos.


jueves, 19 de noviembre de 2015

Vaca: "Pido disculpas al país. No merecíamos esto”

El portero de la selección nacional Daniel Vaca se marchó este martes cabizbajo tras la derrota frente a Paraguay (2-1). Vaca realizó su autocrítica y consideró que se equivocó en el gol del empate de los locales que dubitó y cedió el esférico a los rivales y anotó el delantero Darío Lezcano, a los 17 minutos del segundo tiempo, dos minutos antes abrió el marcador el ariete nacional Yasmani Duk con un fuerte remate.

"Pido disculpas al país, a mis compañeros, al cuerpo técnico y a todos los dirigentes. No nos merecíamos esto, cuando mejor me sentía, me pasa esto en una jugada desafortunada, es de valientes reconocer, errar es de humanos, ahora yo pienso que mostramos una Bolivia diferente con mucho amor propio", indicó el guardameta Vaca.

La selección nacional consiguió tres unidades en cuatro partidos disputados y a pesar de la mejoría en el juego colectivo está lejos de acceder al próximo Mundial. "Estoy molesto porque en el gol del empate fue una jugada rápida, pero hemos dejado el nombre del país en alto y demostramos que va a ser difícil ganarle a Bolivia", agregó el guardameta.


Duk: “Salí lesionado, pero lo importante fue el gol”

El atacante camireño Yasmani Duk no ha desaprovechado la oportunidad que Julio César Baldivieso, técnico de la selección boliviana, ha depositado en él. El futbolista anotó su primer gol con la camiseta del país y espera que este tanto, solo sea el inicio de sus anotaciones. “Salí lesionado, pero lo más importante fue anotar mi primer gol y que este no sea el último”, indicó a la prensa deportiva. Desde el inicio del torneo juega para Sport Boys, tras algunos tragos amargos en Oriente Petrolero.

Duk cumplió uno más de sus sueños. Cuando Bolivia empataba 0-0 ante Paraguay, el atacante arrancó desde atrás luego de un pase con Wálter Veizaga, superó a Celso Ortiz y a Rodrigo Rojas para ganar unos metros y después sacar un derechazo al palo izquierdo de Pablo da Silva. El gol no influyó en el marcador final, pues Paraguay marcó dos y el resultado quedó 2-1. “La sequía de goles ya términó”, dijo Julio César Baldivieso en el aeropuerto Viru Viru.

No todo fue bueno. El delantero del toro warneño sufre una contusión (golpe) en la rodilla izquierda. Se le realizó un tratamiento inicial con antiflamatorios, hielo y se precedió a la inmovilización de la parte afecta para que no empeore el problema. La parte médica de la selección coordinará con la del club para descartar cualquier problema de gravedad.

Ramallo fue el primero en marcar

El delantero de The Strongest Rodrigo Ramallo abrió la cuenta para Bolivia, en el camino a Rusia 2018, en el partido contra Venezuela. El cruceño, hijo del exjugador William Ramallo, anotó en el minuto 19 y en el 46. En estas dos últimas fechas, también anotaron Juan Carlos Arce y Rudy Cardozo, ambos contra la Vinotinto.

Ramallo está en el equipo ideal de las eliminatorias

La gran actuación de Rodrigo Ramallo con la Selección Nacional, en las dos últimas fechas de eliminatorias, no pasaron desapercibidos por medios del exterior.

El diario As, de España, hizo una valoración de las dos últimas jornadas de eliminatorias, y ayer difundió el equipo ideal de las dos últimas fechas, donde el atacante Rodrigo Ramallo fue considerado.

El equipo ideal, está conformado por Alison (Brasil); Filipe Luis (Brasil), Diego Godín (Uruguay) y Martín Cáceres (Uruguay); Fidel Martínez (Ecuador), Lucas Biglia (Argentina), Angel di María (Argentina), Willian (Brasil); Douglas Costa (Brasil), Felipe Caicedo (Ecuador) y Rodrigo Ramallo (Bolivia). En torno al boliviano, Ramallo mencionó que “el delantero de The Strongest está siendo uno de los puntos positivos de Bolivia en estas cuatro primeras jornadas. Marcó un doblete en el triunfo ante Venezuela con dos tantos de killer. El primero engañando al portero, picándola, tras recibir entre líneas, y el segundo, con un buen cabezazo anticipándose a los zagueros”.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Remordimiento Vaca pidió disculpas por su garrafal error

Daniel Vaca, el capitán de la Selección Nacional, hizo una mea culpa por el error cometido, lo que le costó el primer tanto en contra del pleito con los paraguayos. “Pido disculpas al país, a mis compañeros, al cuerpo técnico y a todos los dirigentes. No nos merecíamos esto, cuando mejor me sentía me pasa esto en una jugada desafortunada, es de valientes reconocer, errar es de humanos, ahora yo pienso que mostramos una Bolivia diferente con mucho amor propio”, afirmó.

El rostro serio refleja el arrepentimiento del arquero, quién por lo demás elogió a sus compañeros jóvenes que mostraron mucha mística.

Duk con sentimientos encontrados

Yasmai Duk, autor del tanto boliviano, era presa de sentimientos encontrados, puesto que el haber anotado el gol de la apertura cuando se jugaba el miniuto 15 del complemento, dijo que sintió una enorme alegría por su acierto, gol que por lo demás dedicaba a sus dos hijos y a su madre, que este mes cumplen años.

Por otro lado, dijo estar contrariado y apenado por el desanlace del juego, puesto que se había jugado para otro resultado, y que por ciertas desatenciones se perdió la oportunidad de conseguir otro resultado que no sea de la derrota.

Duk, salió lesionado cuando el juego expiraba, y de acuerdo al parte médico se da cuenta que se trata de una fuerte contusión en la pierna derecha.

“El fútbol es así, uno vive del día a día, hoy nos tocó perder, y en mi caso si soy nuevamente convocado me entregaré integro para seguir aportando a la Selección”, remarcó el delantero oriental.

A propósito de lesionados, Jhasmani Campos que también salió prematuramente de la contienda, adolece de una contractura muscular.

martes, 17 de noviembre de 2015

Luis Melgar de la octava división de Argentinos Juniors fue convocado a la Seleccion Boliviana

Fuente Juveniles de AaaJ

Luis Melgar es el cuarto jugador de la octava división que representará a Argentinos Juniors en el sudamericano que se disputará en Colombia desde el próximo sábado. El enganche fue citado para integrar la selección boliviana.

“A través de mi tío llegué al club. Me trajo a un campeonato que se disputó en Mar del Plata, me vieron y tuve la suerte de quedar”, empezó relatando el oriundo Santa Cruz de la Sierra, quien jugó gran parte del año en el certamen de Liga Metropolitana y se convirtió en una pieza fundamental.

Para aquellos que no lo conocen, el nacido el 2 de junio del 2000 se describió: “Intento ser un futbolista técnico, con mucha llegada al arco rival. Por mi posición trato de ser tranquilo y pensar cada jugada”, comentó quien tiene como ídolo a Riquelme.

El enganche reveló que mira los partidos de Argentinos y, dentro del plantel profesional, admira a Ledesma. Para cerrar la nota, el cruceño se mostró feliz por la posibilidad que tendrá en los próximos días: “El hecho de que no puedan verme tan seguido y que me tengan confianza para ser parte de la selección es una satisfacción muy grande”.

Sindican a Torrico de la exclusión de Camacho de la Selección Nacional


JOVEN VALOR. El jugador Daniel Camacho, con la Selección Nacional.

La exclusión del joven talento bolivarista Daniel Camacho, de la Selección Nacional no ha quedado aclarado. Tanto es así que ha trascendido en varios medios de comunicación, una versión en sentido de que el dirigente Walter Torrico, actual secretario general de la FBF, habría obstaculizado la presencia de Camacho en la Selección, por algunas discrepancias que sostendría con el padre del jugador, el abogado Gustavo Camacho. En todo caso, fue el seleccionador nacional, Julio César Baldivieso, quien la anterior semana, un día después del partido que Bolivia le ganó a Venezuela, quien lanzó la voz de alerta y le dijo a la red Unitel, al periodista Gonzalo Gorriti, que “hubo un dirigente, de quien no te voy a decir el nombre, que no quiso firmar el contrato (con la Federación), si es que Daniel Camacho continuaba en la Selección; me pareció algo raro, porque los problemas personales no se deben introducir en la representación nacional”.

Lo cierto es que Daniel Camacho, un joven valor del club Bolívar, y quien en la Copa de la Altura del año pasado, fue designado como el mejor jugador del torneo internacional, al final quedó al margen del plantel verde. Cuando fue consultado de nuevo Baldivieso, en torno al tema, sólo atinó a comentar que era algo de lo que no quería hablar, tampoco quiso confirmar el nombre del dirigente que quiso obstaculizar la firma de su contrato con la Federación.

Camacho terminó al margen de la Selección, Baldivieso firmó su contrato por las eliminatorias, y se conoció que la familia del joven jugador va a asumir medidas legales en torno a esta situación, para ponerle un fin, tomando en cuenta que se frustró las aspiraciones de un joven talento del fútbol nacional. No se descarta que se sume a esta causa, el club Bolívar, según comentaron allegados a la familia de Camacho.

En este sentido, no se entiende la postura que puede asumir un dirigente en contra de los deseos de progreso de un futbolista joven, como es el caso de Camacho, quien por lo demás, manifestó públicamente su agradecimiento con el seleccionador nacional Julio César Baldivieso, además de sus compañeros, de quienes pretendía seguir aprendiendo. En todo caso, “fue una gran experiencia, que me servirá para mi carrera”, indicó.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Ramallo: hay que seguir trabajando con humildad

Después de la resonante victoria de Bolivia sobre Venezuela (4-2) gracias a un doblete suyo, se convirtió en el jugador más requerido por la prensa nacional. Y no es para menos, pues debutó este año en eliminatorias con la Selección Nacional con dos goles de buena factura que ahora le dan la titularidad para el partido contra Paraguay mañana martes en Asunción.

Pese a ello, no está en las nubes y considera que debe seguir trabajando “con mucha humildad”, para llegar lo más lejos posible en su carrera futbolística.

El pasado jueves, el debut de Ramallo ante Venezuela estaba en duda, todo hacía parecer que no jugaría ese encuentro por una lesión, pero fueron más sus ganas de jugar y el trabajo del cuerpo médico de la Verde para que finalmente sea tomado en cuenta por el técnico cochabambino Julio César Baldivieso.

Ramallo comenzó su carrera como futbolista en la Asociación de Fútbol Cochabamba, en la categoría Sub 7, aunque como arquero. Semanas después, decidió dejar los guantes para dedicarse a ser delantero y no le fue nada mal, pues anotó goles desde pequeño en las divisiones inferiores.

Fue parte de Pelota de Trapo, fundado por su padre el exmundialista William Ramallo, a quien además admira. Jugó en los equipos desde la Sub 7 hasta la Sub 17, además de la Tercera, Segunda y Primera de Ascenso. Después pasó a The Strongest, posteriormente Wilstermann y volvio al Tigre en 2014 donde salió campeón y juega hasta hoy.



P: ¿Qué significa para usted el fútbol?

R: Una pasión enorme, me gusta jugar con mucha actitud, perseverancia, soñar en grande y conseguir logros importantes en grupo e individualmente.

Los jugadores dejamos todo en el campo de juego sin dudarlo, tratamos de plasmar los entrenamientos en los partidos, es algo importante. Para mí el fútbol es mi profesión, es todo, es mi trabajo.

P: ¿Qué proyectos tiene Ramallo?

R: Primero pensar en grande, la Selección Nacional está dentro de eso. Quiero conseguir algo importante, lograr goles para el seleccionado y además aportar con mi equipo (The Strongest). Cuando uno piensa en el futuro hay muchos proyectos y esos son los que vienen en este momento, más adelante iré planificando otras cosas, por ahora mi atención está con el equipo y la Verde.

P: ¿Qué objetivos tiene con The Strongest?

R: Jugar la Copa Libertadores, conseguir el campeonato en esta temporada. En lo personal, intentar hacer los goles que más se puedan.

P:¿Hasta cuándo tiene contrato con su club?

R: Hasta el siguiente año. Luego veremos cuál es el panorama, por lo pronto estoy bien en el Tigre.

P: ¿Qué significa vestir la casaca de la Selección Nacional?

R: Para todo jugador y en especial para mí es un orgullo, además de una gran responsabilidad para cada uno de nosotros. Sin duda que todos queremos estar a la altura de las exigencias, sobre todo de la gente que nos apoya incondicionalmente.

P: ¿Qué significado tiene para usted los goles que convierte?

R: Son muy importantes, por eso los vivo de esa manera. La celebración siempre está presente, felizmente ante Venezuela a todos nos fue bien. Pero hay que seguir trabajando y con mucha humildad.

P: ¿Cómo te llevas con tus compañeros de equipo y el seleccionado?

R: Muy bien, en la Selección se formó un buen grupo, como en mi equipo. Cada uno de nosotros demuestra cosas importantes. La idea en la Verde es crear una familia sólida y estable para enfrentar los partidos que nos toque jugar.

P: ¿Cuál es la expectativa que tienes para el partido contra Paraguay?

R: En Asunción contra Paraguay queremos conseguir puntos importantes, porque Bolivia tiene mucho talento. Hay que creer en cada uno de nosotros, sin duda que hay muchos jugadores que tienen mucho que dar y que pueden demostrarlo.



P: ¿Cómo hay que enfrentar a Paraguay?

R: Con tranquilidad. Hay que mover el balón a todo lado, eso será fundamental. Será importante no desesperarnos para poder definir. Hay que poner mucha atención en la marca y tenemos que aprovechar al máximo cualquier mínimo error de los paraguayos si queremos traer un buen resultado, tenemos esa convicción y esperamos conseguirlo.


Nay: “Debemos rescatar los valores de Pando”

Hace 20 años, el volante pandino Yonny Nay Arauz llegó a Cochabamba para continuar su carrera deportiva. Su casa durante varias temporadas fue Aurora, en aquel entonces múltiple campeón de la Asociación de Fútbol Cochabamba (AFC) y constante animador de la Copa Simón Bolívar (hoy Nacional B).

A 1.616 kilómetros de su natal Cobija, Nay encontró su segundo hogar en Cochabamba, lugar en el que muchos jugadores pandinos gozaron de oportunidades para mostrarse en el fútbol: Luis Gatty Ribeiro, Carlos Cárdenas entre otros pocos que llegaron a salir del departamento norteño para buscar nuevos horizontes.

A raíz de esa experiencia, el ahora entrenador de la selección Sub-18 de Pando y Jefe de Deportes del municipio de Cobija, expresó su preocupación por la falta de promoción de valores pandinos, aquellos que a corto, mediano y largo plazo podrían nutrir a la Selección nacional.

“Mi intención es sacar uno o más elementos pandinos, tal como los teníamos antes. En su época Luis Gatty Ribeiro, Carlos ‘Pollo’ Cárdenas y como hoy en la actualidad Isaías Dury. Me apena que no se oiga el nombre de más pandinos debutando en el profesionalismo”, dijo Nay.

Actualmente, Yonny Nay se desempeña como responsable de deportes del municipio de Cobija y cuyo alcalde es el exjugador Luis Gatty Ribeiro.

A pesar de que los recursos y las oportunidades son limitadas, Nay es un convencido de que un trabajo serio y dedicado puede llevar a Pando a contar con más figuras en la esfera nacional.

“Lucharemos para que eso se de y podamos lograrlo”, añadió Nay.

Complicada empresa

En más de una oportunidad, el fútbol pandino quedó atrás debido al poco interés de sus dirigentes y autoridades locales y nacionales.

El fútbol es quizás una de las pocas disciplinas que permite a los deportistas pandinos mostrarse en la esfera nacional. Aún así, la falta de recursos es otro factir que dificulta el trabajo de promoción de nuevos valores.

“Es muy difícil, a nosotros que salimos nos costó bastante. Lo que se necesita es que hayan autoridades que colaboren con alojamiento, transporte. Queremos que se les de la chance de que puedan gozar de una oportunidad”, aseveró Nay.

Falta planificación

El reciente paso de Universitario de Pando por la Liga en la temporada 2014-2015 fue motivo de alegría en la captital norteña. Ese ascenso fue celebrado como una gran conquista para Pando, empero la mala administración dirigencial no supo mantener a la institución en lo más alto del balompié nacional.

“Cuando Universitario estuvo en la profesional, poco o mucho aportó la Universidad al club. Creo que más se pensó en lo poco que ganaba que nutrir de buenos jugadores. No se hicieron las contrataciones que debían hacer y se invirtió en otras cosas. Es muy complicado lograr un ascenso y lastimosamente la perdimos”, indicó Nay.

No obstante, el exfutbolista expresó su deseo de que un futuro próximo surjan nuevos dirigentes con ideas frescas y que permitan crecer al balompié pandino.

Talento existe y sobra en Pando. Solo falta voluntad de la dirigencia y apoyo de empresas e instituciones.

“El día que haya gente interesada y comprometida con el club, ese día podremos subir un equipo a la Liga”, dijo Nay.

40 Años

Tiene Yonny Nay, exjugador pandino que militó en los clubes más grandes de Cochabamba: Aurora y Wilstermann y consiguió diferentes logros.

Con el Celeste jugó en Segunda y Primera división; con el Rojo, jugó tres años en la Liga.



PERFIL

Yonny Nay Arauz

Lugar y fecha de nacimiento: Cobija, 22 de abril de 1975

Edad: 40 años

Estado civil: Casado

Esposa: Daniela Assén

Hijo: Daniel (10)

Profesión: Exjugador y responsable de la Unidad de Deportes del municipio de Cobija

Clubes: Brisas del Acre, Max Paredes, Aurora, Wilstermann, The Strongest, Real Mamoré y Antonio Vaca Díez.

Una historia en cochabamba

“Vuelvo después de mucho tiempo estoy acá, aunque ya volví a Cochabamba pero en otras facetas. Yo jugué durante casi toda mi carrera en Aurora y Wilstermann, principalmente en Aurora. Los mejores momentos de mi carrera los viví en este club”, dijo Nay.

Luego de luchar desde 1995 hasta el 2000 por el ascenso con Aurora, Nay se fue tres años a Wilstermann (2001-2003). Tras lograr importantes cosas con el Rojo, el volante pandino se fue The Strongest (2004) y luego jugó hasta 2008 en Real Mamoré.

Sobre la actualidad de su primer amor, Nay elogió el trabajo dirigencial y futbolístico que tiene Aurora en la actualidad y dijo que el Equipo del Pueblo es uno de los serios candidatos a volver a la Liga para la temporada 2016-2017.

“Soy pandino de nacimiento y corazón, pero también me siento muy cochabambino porque viví muchos acá y pasé grandes cosas”, aseveró Nay.

Lejos de aquellos años como futbolista, Yonny Nay recuerda con nostalgia a sus excompañeros de equipos y recuerda al DT Carmelo Angulo como uno de los promotores de su llegada al Celeste.

Cardozo y castro, el futuro de Bolivia

Debido a la popularidad que tiene el fútbol y gracias a las nuevas tecnologías de telecomunicación, hoy en día es fácil conocer información acerca del fútbol español, italiano y conocer con detalle sobre los astros Lionel Messi (Barcelona), Cristian Ronaldo (Real Madrid) y Luis Suárez (Barcelona), entre otros. A juicio de Yonny Nay, estos son los mejores de la actualidad.

En el caso de Bolivia, hoy no existe un referente claro y que permita darle satisfacciones y alegrías a todos los aficionados nacionales. “Yo tengo conceptos y opiniones personales. No se le dio continuidad a Rudy Cardozo, para mi gusto un jugador espectacular”, dijo Nay.

Otro de los futbolistas que posee una gran proyección es el volante atigrado Raúl Castro. “Es un jugador sencillo, no es agrandado y es una pieza fundamental en The Strongest”, añadió.

Para el exfutbolista, el futuro del balompié nacional parte de jugadores con estas características.

Gualberto Mojica: ‘Aquí el trato es de primer nivel’



El mediocampista boliviano Gualberto Mojica juega en Arabia Saudita, vive a miles y miles de kilómetros del país, pero vibra con gran intensidad con lo que le sucede a la selección nacional. No le importó desvelarse hasta casi las tres de la madrugada para un diálogo con Marcas. “Más bien mañana tengo libre y descansaré hasta tarde”, aseguró en el contacto telefónico.

— ¿Cómo le va en Arabia?

— La verdad que muy bien, porque en los partidos que pude intervenir lo hice sin dificultades, aunque jugamos muy poco porque el torneo es así. Al inicio disputé dos lances de una copa, luego hubo pausa por la selección de acá que jugó con Palestina, después hubo otra por un tema interno. Entonces, hemos jugado muy poco.

— ¿Cuánto tiempo está allá?

— Ya voy por el cuarto mes y he jugado entre seis y siete partidos, entre ellos los de una Copa que la llaman de la Corona. De esa cantidad, si no me equivoco, jugué cinco de titular y alterné en los otros. Aquí tratamos de adaptarnos a lo nuevo que es para nosotros.

— ¿Con qué estilo de fútbol se encontró en Arabia?

— Para comenzar, las condiciones de trabajo y el trato a los jugadores es de primer nivel. Hay campos de entrenamiento increíbles, estadios supermodernos y el fútbol en sí tiene su ritmo de juego propio. Los cotejos son de ida y vuelta, los planteles tienen buena competencia y hay un nivel interesante de habilidad, velocidad y juego de conjunto en los diversos cuadros de la Liga árabe.

— ¿Cuál es su equipo y en qué puesto va en la tabla?

— Es el Hajer FC de la ciudad de Hofuf. Es un club muy pequeño que procura estar de la mitad de tabla hacia arriba, ésa es la verdad. El presidente y el directorio nos incentivan a que podamos estar entre los primeros de arriba; no siempre lograr el título, pero por lo menos alcanzar la clasificación a la Asia Champions League. Y en eso estamos. En los últimos partidos hemos jugado mal, pero aún falta mucho, estamos seguros de que nos vamos a recuperar. Somos novenos entre 13 clubes.

— ¿Cómo se siente futbolísticamente en otro ambiente?

— No solo en lo futbolístico sino en todo, la verdad es que me siento a gusto, porque el nivel de juego es bueno, el ritmo no tiene nada que envidiarle al país. En lo personal, la manera en que me recibieron me hizo sentir bien, fue más de lo que me esperaba. Yo tenía ciertos reparos pues no sabía cómo era, pero todo es muy tranquilo.

— ¿Entonces, está rindiendo como quiere?

— La verdad es que me falta dar mucho más, porque sé que puedo aportar, pero con lo poco que jugamos por el momento no creo haber mostrado lo mío. Como dije, arrancamos bien, pero vino el descanso religioso y eso es sagrado y bastante especial. Pasa que este año llegamos 15 jugadores nuevos al club, los que son de antes son jóvenes y eso también cuesta conjuncionar y unir como grupo.

— ¿No hay la presión de la afición y de la directiva por buscar mayor protagonismo?

— La directiva sí nos pidió pelear la clasificación a la Asia Champions League, ellos (los dirigentes) están tranquilos porque saben que falta mucho camino por recorrer. En cuanto a la afición, en la ciudad donde está el Hajer FC va poca gente al estadio, distinto a Jedah, donde hay dos equipos grandes y llenan su cancha con 30.000 aficionados cada vez.

— ¿Qué se enteró de la selección boliviana?

— Que nos fue mal en los primeros partidos con Uruguay y Ecuador, pero el jueves ganamos a Venezuela, y eso fue muy bueno, porque nuestra imagen futbolística afuera no está bien, nos ven como a los últimos. Aquí en Arabia los partidos los pasan en directo y pude verlos.

— ¿Qué le parece el equipo y el proceso de Julio Baldivieso?

— Yo respeto el trabajo del entrenador y el de mis compañeros, ya que todos trabajamos con todo y queremos lo mejor para el país, por eso siempre le vamos a desear lo mejor cuando juega. Ahora no puedo decir más porque no sé, no estoy dentro del grupo, sin embargo, la predisposición siempre está si nos toca ser llamados.

— ¿Tiene aún esperanzas de ser convocado nuevamente a la Verde?

— Sí, seguro. Yo siempre he estado predispuesto a asistir a una convocatoria, de donde esté yo voy como sea a la selección, pero no depende de mí. Siempre he querido ir y quiero ir. Incluso aquí los periodistas árabes me preguntaron desde la vez pasada por qué no estaba allí y yo les dije con sinceridad que no tenía respuesta a ello, pues yo mismo no sabía, y cuando me insistieron simplemente me quedé callado.

— ¿Qué le pareció el partido con Venezuela?

— Mirándolo con atención, desde el inicio noté que ese partido lo íbamos a ganar y fue así. Me alegré mucho por mis compañeros y espero que nos vaya bien en todo lo que venga, como queremos todos los bolivianos.

— ¿Cómo se imagina el partido con Paraguay?

— Difícil, bastante duro de visitantes, pero esto es fútbol y todo puede pasar. Depende de cómo lo encaremos. Ojalá que se dé otro buen resultado para el país.

— ¿Qué opinión tiene de las renuncias de Raldes y Martins al seleccionado?

— Son decisiones personales que las debemos respetar. Ellos han tenido que pensarlo muy bien antes de dar ese salto y deben saber por qué lo hicieron. En todo caso, son jugadores de jerarquía que la selección puede necesitar.

— ¿Qué se siente jugar en la selección nacional?

— Es algo único, es algo especial. Creo que es lo más importante para un jugador. Yo debuté en la selección a los 18 años, me tocó estar en eliminatorias, dos Copa América, y así no juegues, siempre es bonito estar ahí.

— ¿Algún partido en especial para el recuerdo?

— Dos, mi debut en un amistoso frente a México en Estados Unidos y un partido de eliminatorias que ganamos a Uruguay en La Paz, en el que hice un gol de tiro libre.

— ¿Cómo es un día suyo allá en Arabia Saudita?

— Normal, porque por las mañanas vamos al gimnasio, tres veces a la semana, y casi al anochecer entrenamos debido a que en el día hace un calor increíble, aunque ahora que está empezando el invierno la temperatura está bajando. Yo creo que el ritmo de entrenamiento es mucho más fuerte que allá.

— ¿Se adaptó al estilo de vida y costumbres árabes?

— Yo vivo mi vida normal, respetando las costumbres de acá, lo que hace la gente. Ellos rezan seis veces al día entre 20 y 30 minutos. En ese tiempo se cierran todos los negocios y otras oficinas públicas.

— ¿Hay iglesias católicas u otras como en Bolivia?

— De lo poco que vi, no encontré ninguna iglesia que sea católica u otra. Me parece que no hay, pero tampoco pregunté.

— ¿Está solo o con la familia?

— Inicialmente estoy solo, porque son los primeros meses y debo instalarme. Mi familia está en Bolivia y además mi visa de trabajo aún no sale, y eso también es un poco complicado. Es duro, pero así es la vida de un futbolista.

Perfil

Nombre: Gualberto Mojica Olmos.

Fecha de nacimiento: Santa Cruz, 7 de octubre de 1984.

Profesión: Futbolista.

Es un zurdo volante de creación; en Bolivia jugó en Wilstermann, Blooming y Oriente. En el exterior estuvo en los rumanos CFR Cluj y el Petrolul, en el portugués Pacos Ferreira y en el chino Lifan.


Marco Etcheverry: ‘En 2017 quiero volver al fútbol’



Marco Antonio Etcheverry hizo que todo el mundo se fijara en él y hablara de su fútbol cuando era jugador y sobre todo integrante de la selección boliviana que en 1993 consiguió la histórica clasificación al Mundial del año siguiente en Estados Unidos. Hoy está dedicado a sus asuntos personales. Sin embargo, cuando juega la Verde viene a La Paz para apoyarla, como ocurrió el anterior jueves (Bolivia derrotó a Venezuela 4-2), e intenta poner su granito de arena “ahora como hincha”.

Compañeros suyos de aquella recordada selección están al mando ahora: Julio César Baldivieso es el técnico; Luis Cristaldo y Carlos Borja, los asistentes; y Marcelo Torrico, el preparador de arqueros. Pide apoyo para ellos, al mismo tiempo que opina que el fútbol necesita cambios a partir de los dirigentes

— ¿Cómo ves el momento que atraviesa la selección boliviana?

— Creo que lindo por ahora, ya que ganamos (en alusión al triunfo sobre Venezuela) y eso siempre hay que disfrutarlo. Nosotros somos un país que necesita estos triunfos, nos alimenta nuestra autoestima, nuestra ilusión, así que estoy feliz por esta victoria y lógicamente espero que Bolivia siga por buen camino.

— ¿Ves que el seleccionado nacional está en un proceso de cambio?

— No es fácil. Julio César Baldivieso, quien es el actual entrenador del seleccionado y además es un excompañero de la selección, lo sabe, todo el país lo sabe; es supercomplicado hacer el trabajo por la coyuntura que atraviesa nuestro fútbol. Creo que todos tenemos que ponerle el hombro a la selección y motivar a cada uno de los jugadores, también hacerlo desde el periodismo. Nosotros estamos afuera como hinchas y el apoyo es la única manera de ilusionar a esos muchachos (por los futbolistas) que juegan para hacer las cosas bien. Quizás estamos lejos (en el contexto sudamericano), y no me refiero a lo estrictamente futbolístico, sino al ámbito de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), por el momento dirigencial que está atravesando.

— Tú eres un hombre muy experimentado de nuestro fútbol, ¿cómo ves este problema en el país?

— Creo que esto lleva, por decirlo así, miles de años, pues cuando yo empezaba a jugar ya pasaban estos problemas. Creo que es la actitud de cada persona elegir si quiere ser buena o mala. Ojalá volvieran aquellos tiempos en los que a mí me tocaron personas (dirigentes) de gran entendimiento: Mario Mercado (presidente de Bolívar), Lorgio Blanco (Destroyers), Roly Aguilera (Academia Tahuichi), Lothar Kerscher (Bolívar) y seguramente don Rafael Mendoza (The Strongest), quien a decir de los futbolistas de mi época fue una persona fuera de serie, aunque nunca compartí ni conversé con él. Todos ellos eran personas que hicieron mucho por el fútbol. Ojalá aparecieran 15 o 20 como ellos para cambiar todo, creo que se puede dar porque todo es actitud: si uno quiere ser bueno, lo es; si quiere ser mediocre o malo, va a serlo también.

— Volviendo a lo deportivo, a lo que son los jugadores en la actualidad, ¿ves que hay un cambio generacional?

— Me gusta lo que está pasando. Veo las ganas de los muchachos (los futbolistas de la selección), observé mucho de eso en el partido ante Venezuela y ello agrada. Creo que aún tenemos posibilidades (de pelear la clasificación al Mundial de Rusia 2018) y mientras las haya, hay que luchar. En este momento no estamos tan atrás, Argentina está por detrás de nosotros (en la tabla de posiciones), por ello hay que trabajar y seguir luchando fecha a fecha.

— ¿A qué te estás dedicando?

— Por lo pronto sigo jugando en campeonatos de Santa Cruz, aparte tengo varios clubes de los cuales soy dueño en el plano amateur. También preparo un viaje en enero para realizar unos cursos en España, voy a tener un 2016 difícil en el sentido de que voy a viajar bastante a Europa y Estados Unidos, a prepararme en los cursos que hay de la Federación Internacional del Fútbol Asociado (FIFA), ya que en 2017 quiero dedicarme íntegramente a dirigir en el fútbol. Quiero volver a la actividad, ya sea formando nuevos talentos o dirigiendo.

— El fútbol boliviano está mal, ¿tu intención de volver a él tiene que ver con ayudar a que mejore y lograr cambios?

— Aunque pasan cosas tristes, hay gente que quiere ayudar y aportar, entonces, a esas personas debemos llevarlas por el camino que tenemos los que amamos el fútbol, o sea hacer algo por él. Pero también hay preocupación en el rubro de infraestructura, pues estamos lejos de lo que son otras instituciones o clubes de afuera. Soy un convencido de que el fútbol boliviano necesita ayuda en todas sus instancias, pero debemos empezar de cero, planificando y trabajando de diferente manera para buscar crecer y fortalecer a todos sus estamentos.

— ¿Será que la inestabilidad económica de los clubes en general provoca este tipo de situación?

— Seguro, todos los clubes, primero hablando de infraestructura, están lejos de lo que son otras instituciones fuera del país; varios tropiezan con inconvenientes de orden económico. Creo que en ese sentido se debe planificar de una manera más organizada la captación de recursos, trabajar más en la parte de sponsors y sobre todo buscar que algunos futbolistas puedan emigrar, jugar en el exterior; eso no solo les daría a los clubes ingresos, sino que levantaría el nivel de nuestro fútbol.

— ¿La gente puede tener confianza en que las cosas irán cambiando?

— El triunfo ante Venezuela nos ilusiona, ése ya es un paso. Creo que todos ganamos cuando gana la selección, porque no solo motiva, sino que hace ver de diferente manera a nuestro fútbol. Debemos apoyar para que las victorias sean cada vez más, que la selección nos cambie la vida, que nuestros días —que hoy son rutinarios— sean diferentes, y eso se va a lograr ganando, la victoria siempre ayuda. Hay que analizar muchas cosas, dialogar sobre ellas, encontrar los caminos. Pero todo eso lo vamos a conseguir si nos unimos y trabajamos todos, es la única forma.

Perfil

Nombre: Marco Antonio Etcheverry.

Fecha de nacimiento: 26 de septiembre de 1970, en Santa Cruz.

Profesión: Exfutbolista y entrenador.

Fue la última gran figura del fútbol boliviano. Le decían Diablo por sus endiabladas acciones en la cancha. Comandó a la selección que en 1993 clasificó al Mundial de Estados Unidos.

Hombre de la Academia Tahuichi

Inicios

Marco Antonio Etcheverry surgió en el fútbol profesional desde la Academia Tahuichi Aguilera de Santa Cruz, con la que conquistó varios títulos internacionales.

En el país

El club de su debut como profesional fue el cruceño Destroyers, pero en el que dio el gran salto fue en Bolívar.

Afuera

En el exterior actuó primero en el Albacete de España. Su mejor época la tuvo en el Colo Colo de Chile y posteriormente en el DC United de Estados Unidos. Fue técnico del Aucas ecuatoriano y de Oriente en Bolivia.


Smedberg, el dolor de quedar afuera por el infortunio

Martín Smedberg Dalence no pudo superar al infortunio, porque ayer en una jugada intrascendente -disputaba el balón con un compañero- se lesionó y luego se confirmó que sufría de una fractura del cuerno posterior y medial de los meniscos de la rodilla derecha. El sueco boliviano estaba siendo considerado por Julio César Baldivieso para el encuentro ante los paraguayos, y la lesión llegó en un momento inoportuno. De inmediato se temió lo peor, se le puso en la parte afectada hielo y el sueco boliviano salió del campo de juego con dificultad, ayudado por uno de los colaboradores del cuerpo médico. Tras llevarle a una clínica para los análisis posteriores, se confirmó lo que se temía, la lesión que le impediría de jugar con la Selección. El jugador estaba apesadumbrado, se contactó con los dirigentes de su club y decidió operarse en Suecia. “Estaba peleando la pelota con un jugador, él cayó encima de mi rodilla y luego cuando me levanté sentí un dolor grande, luego con el transcurso del tiempo me di cuenta de que era algo grave”, dijo Smedberg Dalence anoche. Por pedido expreso del jugador, será operado en Suecia, donde hay un médico famoso que ha tratado a David Beckham, Wayne Rooney, entre otros, quien entre el miércoles o jueves lo intervendrá quirúrgicamente. El día de hoy partirá a Suecia, donde arribará el martes para su intervención. Una vez que conocieron la gravedad de la lesión, sus compañeros se solidarizaron con el jugador. El médico Fabián Pacheco informó -por su parte- que la recuperación es de un mes y medio, “es una lesión de cirugía menor, él es un jugador importante y de alto rendimiento, por lo tanto tiene que estar muy bien operado, por lo que pensamos que su recuperación no será dificultosa”.

Una lesión deja a Smedberg fuera

La Selección Nacional cerró practicas este domingo con miras a su cuarto partido por las clasificatorias al Mundial de Rusia 2018, el último trabajo se realizó en el estadio Rafael Mendoza Castellón de la zona sur de la ciudad, de La Paz donde se lesionó el jugador Martín Smedberg-Dalence y es baja para el plantel.

El martes por la tarde el cuadro nacional visitará al representativo de Paraguay, el seleccionado boliviano por el momento se encuentra ubicado en la séptima posición en la tabla de posiciones, después del triunfo que logró el pasado jueves ante Venezuela, mientras que el cuadro paraguayo llega después de caer ante el conjunto peruano.

Los dirigidos por Julio César Baldivieso observaron el último encuentro de Paraguay y advirtieron cuáles son sus debilidades, falencias que las tienen tiene que aprovechar el próximo martes, saben del buen juego aéreo y del fútbol recio que practican pero con juego rápido y preciso tratarán de hacerle daño al cuadro paraguayo.

"Tenemos que jugar con mucha velocidad y ocultarles la pelota, debemos ser inteligentes al momento de tener el balón y las ocasiones que tengamos de marcar debemos ser eficaces para concretar" sostuvo el argentino naturalizado boliviano Damián Lizio.

El ánimo de los integrantes del conjunto nacional está muy elevado tras la victoria ante Venezuela, y eso puede ser un factor importante para que Bolivia pueda conseguir “por lo menos” un punto de Asunción.

Para el cotejo ante Paraguay, el técnico Julio César Baldivieso no podrá contar con Leonel Morales y Juan Carlos Arce, ambos jugadores acumularon su segunda tarjeta amarilla y se perderán el encuentro frente a los paraguayos, a los dos suspendidos se sumará Martín Smedberg- Dalence quien se perderá el jugo por lesión.

Con esas bajas técnico nacional presentaría este equipo: Daniel Vaca en el arco; Ronald Eguino, Edward Zenteno, Fernando Marteli, Edwin Saavedra, Diego Bejarano, Dany Bejarano, Pedro Azogue, Jhasmani Campos, Gustavo Pinedo y Rodrigo Ramallo.

La Selección partirá hoy a Asunción, de Paraguay en vuelo regular, una comitiva ya se encuentra en territorio paraguayo para que todo esté en orden cuando llegue el representativo nacional a la ciudad paraguaya.



SIN EL SUECO

Debido a una fractura del cuerno posterior y medial de los meniscos de la rodilla derecha el futbolista Martín Smedberg-Dalence quedó desafectado de la Selección nacional.

La lesión se produjo durante el entrenamiento a puertas cerradas desarrollado ayer en el estadio Rafael Mendoza, de Achumani. “Ocurrió en el marco de una jugada absolutamente fortuita”, señaló Fabián Pacheco, jefe médico de la FBF.

domingo, 15 de noviembre de 2015

Ramallo, el “gladiador”: “Si el grupo está bien, los goles llegarán...”

Rodrigo Ramallo ya no es R7, como se le conocía en el ambiente futbolero, ni siquiera “Rodrigol”, como se le llegó a mencionar por su asiduidad con las redes contrarias; ahora, el atacante de la Selección es el “Gladiador”, por la forma en que dedicó su gol al seleccionador nacional, Julio Baldivieso, tras la primera conquista ante Venezuela. Baldivieso lo cuida, por eso lo sacó frente a Venezuela, porque estaba saliendo de una lesión, y no quería un recrudecimiento de la misma. Ayer, hizo trabajo diferenciado junto a Damián Lizio, en quienes tiene cifradas sus esperanzas de gol, el DT Baldivieso. “Jugar afuera siempre es algo complicado, pero es bueno mentalizarse de que se puede conseguir grandes cosas”, dijo el atacante, en la zona mixta instalada antes del entrenamiento vespertino de Achumani.

No le teme a Paraguay, un equipo al que respeta en demasía, pero piensa que con la mentalidad puesta en que se puede, Bolivia está en condiciones de seguir sumando. “Creo que si el grupo está bien de la cabeza, si salimos con una buena actitud y hacemos las cosas bien, los goles llegarán, sea quien sea el que lo haga, lo importante es que la Selección gane”, dijo el atacante, quien con su doblete se puso entre los artilleros de las eliminatorias mundialistas. Reconoció ayer ante los periodistas presentes en Achumani que “uno se siente contento con lo que se está haciendo, pero aún falta muchísimo, esto recién comienza, queremos seguir aportando de la mejor manera”.

Tuvo oportunidad de ver el encuentro de Paraguay frente a Perú, “no lo vi contundente, fueron dominados por sus rivales en el partido, los presionaron en muchas ocasiones”. En todo caso, afirmó que es un equipo que va bien por arriba, “hay que tener mucho cuidado con las pelota aéreas, por eso no tenemos que provocar las faltas”.

Si bien será “un partido difícil y fuerte, hay el talento suficiente como para hacer las cosas bien y seguir sumando las unidades”.

Los últimos elogios que ha recibido el “gladiador” de la Verde, le han permitido estar con la motivación al tope, “pero uno no tiene que marearse, hay que seguir trabajando duro, de la misma manera, demostrar que uno puede marcar la diferencia en el campo de juego”. No alista un festejo especial, en caso de que le toque convertir un gol, más bien lo que es importante para Ramallo es jugar, “luego será la hora de marcar la diferencia”.

sábado, 14 de noviembre de 2015

EL DELANTERO WILLIAM RAMALLO DEJÓ UN LEGADO DE GOL EN LA VERDE. HOY, SU HIJO RODRIGO SIGUE SUS PASOS EN EL EQUIPO DE TODOS

"Lo que se hereda no se hurta", dice el viejo adagio que encaja a la realidad que vive el exdelantero de la Selección William Ramallo con su hijo Rodrigo, que el pasado jueves anotó dos goles importantes para la primera victoria (4-2) de la Verde ante Venezuela, en Eliminatorias Rusia 2018.

Al parecer, la historia se repite, porque el primer tanto que anotó Rodrigo es parecido al gol que anotó su papá hace 22 años, el 22 de agosto de 1993, en las Eliminatorias del Mundial de Estados Unidos 1994, ante el mismo rival.

"Es una fotocopia. Es increíble, hasta el festejo es similar", comentó con mucha emoción William.

Coincidencia o destino, pero ambos atacantes vistieron la casaca 18 en la espalda. El jueves Rudy Cardozo hizo el papel de Milton Melgar, como en 1993 y asistió a Rodrigo, que al igual que su progenitor, controló el balón en el área y definió con personalidad por encima del portero de la Vinotinto, en el arco norte del Hernando Siles.

Pero eso no es todo, porque al momento del festejo, ambos extendieron los brazos y salieron a festejar hacia el sector de preferencia.

"Él me dijo que la historia se repetiría y mire...", apuntó William.

Asimismo, contó que después del partido habló con Rodrigo, quien comentó que estaba feliz por aportar con goles a la Verde, empero que ya estaba pensando en el encuentro contra Paraguay, en Asunción, el próximo martes, por la cuarta fecha eliminatoria.

En tanto, mencionó que en una conversación previa al partido con Venezuela aconsejó a Rodrigo que no dé mucha importancia a la parte médica, "porque no hay mejor médico que uno mismo. A veces hay que dejar de lado, los desgarros micro-fibrilares, que ahora con la tecnología hasta lo mínimo detectan y eso psicológicamente afectan al jugador. Yo le dije que se reponga ante la adversidad y que él podía jugar porque se trataba de una oportunidad importante".

Por otra parte, William reconoció que Rodrigo supera su calidad goleadora, porque, además del olfato de gol, tiene juego en equipo y crea espacios sin balón, para que sus compañeros puedan aprovechar ocasiones para definir.

"Rodrigo es mucho más técnico que yo. Él suma técnica, la inteligencia y colectividad. Es un jugador más completo. Yo tenía limitaciones, era de mucha garra y mucho temperamento, pero limitado técnicamente", explicó.

De arquero a delantero

Como anécdota, William contó que Rodrigo inició en el fútbol como arquero a sus cuatro años; sin embargo, en su debut en el torneo de la Asociación de Fútbol de Cochabamba (AFC), en la categoría Sub 7 recibió siete goles en contra, razón por la cual tiró los guantes y se convirtió en delantero.

Una vez que la familia Ramallo decidió retornar al Valle, en 1993, William fundó la escuela Pelota de Trapo, donde Rodrigo aportó con goles en todas las categorías.

"Salió goleador en la Sub 7, 9, 11, 13, 15, 17 y en Primera de Ascenso. En Segunda y Tercera de ascenso nos sacó campeones. En la Primera B consiguió el título y nos hizo ascender a la No Aficionados A. Después se fue a La Paz y logró el tricampeonato con The Strongest", finalizó William.


viernes, 13 de noviembre de 2015

Rodrigo Ramallo: ‘Los goles son muy importantes, los viví de manera increíble’



— ¿Cómo es no tener la certeza, hasta último momento, de que a uno lo tomarán en cuenta, sin embargo, entramos y hacemos dos goles?

— Esperé hasta el último momento para poder estar en el partido, yo mismo pedí al profesor entrar a jugar. Entre todos salimos adelante. Creo que él (Julio César Baldivieso) me dio la confianza y ese es un aspecto muy importante para mí.

— Un goleador lo que más quiere es hacer goles… o sea que los disfrutaste mucho...

— Creo que este momento efectivamente hay que disfrutarlo, pero hacerlo con tranquilidad, además con el compromiso de seguir trabajando con mucha humildad. Todavía estamos en el comienzo de las eliminatorias y falta mucho.

— ¿Será que te has ganado la titularidad para también jugar el martes frente a Paraguay en Asunción?

— No sé. Hay que continuar haciendo las cosas bien y, si se da la oportunidad, demostrarlo en el siguiente partido, que es contra Paraguay. Hoy (por ayer) me sentí bien, felizmente las cosas me salieron.

— ¿Serán dos de los goles más importantes que has convertido en tu carrera, además por ser los primeros para la selección nacional?

— Son muy importantes para mí, por eso los viví de una manera increíble. Más allá de que haya debutado en esta clase de torneo (las eliminatorias), me da confianza, son goles que a uno le ayudan demasiado en lo personal.

— ¿Compartes en que la mayoría de las cosas le salieron bien al equipo?

— Eso quería decir, hicimos un juego colectivo. La verdad es que lo hicimos entre todos y de una manera muy buena, mostrando ganas, corriendo, y sobre todo exhibiendo actitud. Después, uno tiene que estar ahí para poder empujar o definir. Pero, en general, este triunfo es un esfuerzo de todo el grupo, por lo tanto debemos compartir entre todos esta alegría por la primera victoria.

— ¿Tus festejos tenían algo de especial? ¿Iban dedicados a alguien?

— En el primer gol fue un momento especial porque el técnico me dio confianza y estar en la selección significa ser un gladiador. Como en los tiempos romanos el gladiador ingresaba a la arena a luchar y al emperador se le decía: ‘los que vamos a morir le saludamos’, entonces es por eso la señal que le hice a El Emperador (refiriéndose al técnico Baldivieso, a quien le llaman así).

— ¿Qué significa para la selección esta primera victoria?

— Es un lindo momento, pero resta mucho por competir, por seguir corrigiendo y por trabajar; sin embargo, éste es un envión anímico para todos porque consideramos que podemos continuar en la pelea. Ya paso Venezuela, ahora hay que pensar en que en muy pocos días tendremos al frente a Paraguay. El grupo está bien y considero que entre todos buscaremos alcanzar un resultado que nos permita seguir creciendo y continuar sumando y ascendiendo en la tabla de posiciones, será un cotejo complicado en Asunción, pero seguramente las ganas de hacer las cosas bien, el triunfo que obtuvimos, harán que continuemos dando más de cada uno en favor de la selección.

Perfil

Nombre: Rodrigo Ramallo Cornejo

Nació: 25 de octubre de 1990.

Goleador

Con dos conquistas se estrenó como goleador de la selección nacional. El de ayer fue su primer partido en eliminatorias, pues antes solo jugó cinco amistosos. En The Strongest cumple su segundo ciclo y es habitual titular. También vistió la camiseta de Wilstermann. Delantero de área, destaca por su oportunismo.


Tras una lesión, Ramallo hace goles decisivos



Hasta el lunes era imposible pensar en que Rodrigo Ramallo tendría un lugar entre los titulares del partido contra Venezuela, pero ese día recibió el alta médica y con apenas dos entrenamientos convenció a Julio César Baldivieso para que lo pusiera de entrada. Entró y no defraudó, convirtió dos goles, uno con los “botines de la suerte” que su padre, William, le mandó la noche del miércoles en un bus desde Cochabamba.

Durante una semana acudió tres veces diarias a sesiones en cámaras hiperbáricas y además fue sometido a infiltraciones de células madre para ayudar a cicatrizar el desgarro en la región de los gemelos de su pierna derecha.

En su primer partido de eliminatorias, Ramallo fue un aporte determinante: abrió la ruta de la victoria y después hizo el tercer tanto cuando las cosas parecían difíciles, luego de que Venezuela conquistó el descuento y amenazó con igualar.

Aparte de él también destacó Alejandro Chumacero, quien una vez más “se comió” la cancha. Marcó, se proyectó, se animó a rematar de media distancia y participó en las acciones que derivaron en las dos últimas conquistas.

El volante atigrado hizo dos sociedades, una con Wálter Veizaga en el medio, y la otra con Ramallo en la ofensiva. Es que se conocen de memoria porque todos juegan en The Strongest. Asimismo, fue un debut oficial con la Verde para Erwin Saavedra. Desde su sitio como lateral derecho se animó a colaborar en ataque y sus desbordes fueron casi incontrolables. Incluso remató con algún peligro de gol.

Damián Lizio y Rudy Cardozo desplegaron su técnica, uno se inclinó por la izquierda y con toques de primera dejó bien parados a los atacantes; el otro jugó en su posición original de volante y también mandó pases medidos como el de la primera conquista. Y fue autor de la cuarta. Aunque ellos fueron los futbolistas que más destacaron individualmente, Bolivia funcionó como equipo la mayoría de las veces, y le sacó tajada a ello.

Parecido al gol que hizo su padre

Recuerdo

William Ramallo, padre de Rodrigo, dijo que en la goleada de 1993 (7-1) a la vinotinto marcó también el primer gol y agregó que su definición fue igual a la de su hijo, quien abrió el marcador ayer en el estadio Hernando Siles. “Fue un calco”, declaró el exfutbolista a Radio Panamericana. Los dos tantos fueron convertidos en el arco norte.

El número 18

El goleador eligió la camiseta con el número 18, igual que su padre cuando jugó en la selección en la histórica campaña de 1993. Por coincidencia su primer tanto llegó ayer a los 18 minutos del primer tiempo.

Ya debutó

Rodrigo Ramallo jugó ayer por vez primera un partido de eliminatorias; sin embargo, no fue su estreno pues ya estuvo en amistosos de la Verde. Su debut fue el 14 de septiembre de 2013 contra Venezuela (2-2) en San Cristóbal. Xabier Azkargorta lo convocó e ingresó a los 35 minutos del segundo tiempo.

Sexta vez

El de ayer fue su sexto compromiso con la camiseta nacional, pero el primero oficial para el atacante, quien nació el 14 de octubre de 1990 en Santa Cruz y debutó en The Strongest.

Caras alegres en el camarín

‘Nos ponemos en carrera’: Jaime Arrascaita, volante

“Fue un partido que se dio como queríamos. Es algo maravilloso. El equipo estuvo increíble, los 90 minutos bien concentrado. Con esta victoria nos ponemos en carrera”.

‘Dejamos todo en la cancha’: Rudy Cardozo, autor del tercer gol

“Importante ganar, se venía trabajando bastante duro, nos merecíamos esta victoria después de mucho tiempo. Estoy muy contento por mis compañeros que dejaron todo”.

‘Vimos a mucha gente alegre’: Juan Carlos Arce, delantero

“Vimos a mucha gente alegre y eso nos pone muy contentos. Esto es gracias al trabajo realizado. Era un partido duro, todos tratamos de dejar todo para llevarnos el partido”.