viernes, 9 de septiembre de 2016

Carlos Lampe: “La gente me veía como bicho raro”



Ayer no fue un día cualquiera para Carlos Lampe, que el martes fue la figura de Bolivia en el empate contra Chile, en Santiago. El arquero, que milita en Huachipato, le contó a DIEZ que le llovieron las llamadas y recibió un sinnúmero de mensajes de felicitación por su actuación y por el punto histórico que se consiguió ante una de las mejores selecciones del mundo. No recuerda si hubo cantos xenofóbicos de los seguidores de la Roja contra los bolivianos, porque estaba metido en el partido, cree en este nuevo proceso con Hoyos a la cabeza y confía en seguir evolucionando porque tiene el objetivo de ir a un club grande, más adelante.

¿Cómo fue un día después del partido ante Chile?

Fue una jornada inolvidable, de pura alegría, porque ganamos un punto ante la mejor selección de Sudamérica y una de las mejores del mundo. Y estoy contento por el país, porque sé que la gente está orgullosa de su selección; eso motiva mucho, porque la alegría no tiene precio. Ojalá que lo que estamos viviendo podamos mantenerlo en los próximos partidos que se vienen (contra Brasil y Ecuador, en octubre).

¿Qué te dijo el entrenador de Huachipato sobre tu actuación ante Chile?

Todo el cuerpo técnico me felicitó por mi trabajo, que es muy similar a lo que me pide Guillermo (Hoyos) como arquero. Desde que llegué aquí (Huachipato) he crecido mucho como profesional.

¿Qué fue lo que te pidió tu entrenador en Huachipato, que es igual a lo de Hoyos?

Que esté atento a las pelotas aéreas, que lea la jugada y, sobre todo, mucho juego con el pie, algo que entreno bastante y en los partidos se da bastante. Frente a Chile salí jugando en cuatro ocasiones y pude hacerlo bien, a pesar de la presión asfixiante del rival.

¿Cómo te recibieron tus compañeros de equipo?

Varios me molestaron porque dijeron que me tiré mucho al piso para perder tiempo, que era un teatrero, pero con buena onda. Además me mostraron muchos memes que hicieron acá, en Chile. Pero se dieron cuenta de que cuando caí fue porque me golpeó dos veces Arturo Vidal. Obviamente me quedé tendido algo más de lo normal, pero era por la circunstancia y porque el encuentro así me lo pedía, nos estaban atacando mucho.

¿Cuándo te enteraste que ibas a ser titular?

Por lo general, Guillermo anuncia el equipo en vestuario, antes del partido. Ese día me enteré antes de ir al estadio, o sea nadie sabe quién será titular, nunca. Me di cuenta unos minutos antes porque el entrenador de arqueros (Diter Alquiza) me preguntó cómo yo quería armar la barrera, aunque no me dijo si estaba en el onceno.

¿Qué pensaste cuando Hoyos confirmó que jugarían Arce, Duk y Martins?

Lo único que sabía era que la propuesta de Hoyos era salir a ganar. En este momento (minutos antes del partido) no me di cuenta del equipo, que no estaba en orden (en la planilla, los nombres estaban desordenados). Antes del partido contra Perú, Guillermo habló: lo único que les voy a decir es que a Chile lo vamos a ir a buscar (a atacar). Todos nos miramos, pero ya sabemos que él es un convencido de su trabajo, así que nos mentalizamos para el objetivo. Obviamente que en estos partidos te golean o sacás un buen resultado.

¿Cómo se vivió en el vestuario tras el final del partido?

Estaba que explotaba de alegría, muchos rostros de felicidad y de esperanzas, fue algo increíble. Éramos unas 30 personas que luchamos contra un estadio abarrotado y que presionaba mucho, y la verdad que este partido nunca se va a olvidar.

¿Hubo alguna reacción contra vos de parte de los hinchas chilenos?

No sé, pero cuando iba caminando al aeropuerto de Santiago (para ir a Concepción, ciudad donde vive) sentía que la gente me miraba como si fuera un bicho raro, pero bueno, todo con respeto. Incluso cuando estaba sentado en el avión pedí un sándwich que costaba 4.000 pesos chilenos y quise pagar con un billete de 10.000, pero la azafata no tenía cambio, entonces el señor que estaba sentado a mi lado le dijo a la chica que él iba a pagar, me iba a invitar y que Chile pagaba. Fue algo anecdótico.

¿Sufriste insultos de los hinchas, ahora que se habla de xenofobia?

El arquero es el jugador que más concentrado tiene que entrar a la cancha y yo estaba tan enfocado en lo que pasaba en el partido que no tomé atención a los gritos que venían desde la tribuna. En algún momento escuché algo, pero lo normal de un partido de fútbol. Por ahí algún cántico referente a los bolivianos, pero estaba metido para sacar un buen resultado.

Lo único que quería era sacarme esa espina que quedó clavada por la derrota que sufrimos ante Chile en la Copa América Centenario. Así que con el empate me la saqué, gracias a Dios el fútbol te da revancha.

¿Tu familia cómo vivió el partido?

Sufrieron con nosotros (en Santa Cruz), pero al final todo fue una fiesta. Mi esposa me contó que mi hija (de dos años) miraba por televisión y cuando me caía me pedía que me levante. Eso me emocionó mucho, porque la familia es la que siempre está con uno, sobre todo en los momentos malos, cuando no la pasamos bien.

¿Viste los titulares de los medios?

No, la verdad, pero mi esposa me pasó varias fotos de las tapas de los periódicos de Bolivia y me gustaron todos, porque es lindo cuando lográs un buen resultado ante una gran selección y eso tenemos que disfrutarlo.

¿Te trazaste una meta?

Tengo hambre de gloria, de seguir mejorando, porque esto no termina aquí, debo crecer más porque me gustaría ir a Europa, si no a un grande de Chile o de Sudamérica. Acá, en Huachipato, estoy muy cómodo, me tratan excelente y eso da confianza para mejorar todos los días.

¿Es difícil mantener la intensidad física en partidos de las eliminatorias?

Es complicado, pero de seis puntos sacamos cuatro. Así que la próxima eliminatoria, como vamos a estar más tiempo con este cuerpo técnico, seguro tendremos más intensidad y con el tiempo llegaremos al nivel que busca Guillermo y nosotros podemos alcanzar.

El fin se semana volvés a jugar con tu equipo, por el torneo chileno. ¿Creés que puede haber algunas agresiones verbales contra vos por parte de los hinchas?

No se cómo será cuando enfrentemos a O’Higgins, pero seguro que algún ‘cariñito’ voy a recibir, pero es algo normal en el fútbol. Lo que es seguro es que la exigencia será la misma en la parte futbolística.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada