martes, 27 de septiembre de 2016

“Debo ser fuerte”, dice Quiñónez, quien será operado en Argentina

"Dios sabe por qué hace las cosas. Debo ser fuerte”, sostuvo un apenado Rómel Quiñónez a quien se le acabó el 2016. El arquero del club Bolívar será operado mañana del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda y tardará en volver a las canchas entres seis y siete meses aproximadamente. Todo apunta a que estará a disposición en abril del 2017.

"Hay que afrontar este nuevo momento difícil que uno nunca quiere que se dé, pero así es esta profesión. Ya superé la lesión de la muñeca y sé que haré lo mismo en esta ocasión”, aseguró el guardameta cruceño que viajará hoy (10:00) a Buenos Aires, donde será operado por el doctor Alejandro Ranalleta.

El futbolista lamentó que la lesión lo aleje de la práctica activa por un prolongado tiempo, más cuando se encontraba recuperando su nivel de juego, aquel que en la Copa Libertadores de 2014 lo llevó a ser considerado entre los mejores goleros del continente. "Lo que me pesa es que venía en un buen momento, me sentía muy bien en todo sentido, ni modo, hay que ser fuerte”, aseguró escuetamente.

El jugador comentó que ayer recibió el llamado del técnico de la Selección, Ángel Guillermo Hoyos, quien le brindó su ayuda. "Hablé con Guillermo y obviamente que también me voy a perder las Eliminatorias, pero él me brindó su apoyo porque su amistad va mucho más que lo futbolístico, el profesor me deseó una buena recuperación y me alentó”, le dijo el golero a El Deber.

El diagnóstico

El médico de campo de la Academia, Guillermo Aponte, confirmó ayer la lesión del guardameta luego de que se le realizó la resonancia magnética en una clínica de la sede de Gobierno.

"El jugador tiene una ruptura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, es una mala noticia, pero tiene que ser intervenido para solucionar el problema, no me gusta hablar de tiempos en los que puede volver ya que se debe respetar las etapas de recuperación y más cuando se trata de la rodilla”, comentó Aponte.

Quiñónez se lesionó en el partido que los celestes le ganaron el sábado a Petrolero de Yacuiba (1-0), en la parte final del compromiso. Según el galeno, la ruptura del ligamento se produjo el momento en el que el cuidapalos salió a cortar una pelota en el aire, pero a la vez chocó con un defensor rival.

"Rómel perdió el equilibrio y cayó con todo el peso sobre su rodilla izquierda. El momento que lo revisamos no había dolor ni inflamación y en las siguientes jugadas sintió inestabilidad en la rodilla y así terminó jugando. La resonancia ya nos dio con claridad de qué se trata y hay que operarlo”, explicó Aponte.

La dirigencia realizó ayer por la tarde intensas gestiones para que el deportista sea intervenido en la Clínica del Deporte de Buenos Aires. Ranalleta -que ya operó con éxito a Rudy Cardozo, Edemir Rodríguez y Jaime Arrascaita, este último en dos oportunidades- intervendrá quirúrgicamente al golero.

"Ya tenemos experiencia en estos casos y felizmente en el cuerpo médico lo tenemos a Omar Rocha (fisioterapeuta), que trabaja muy bien y tengo seguridad que pronto lo tendremos a Romel en el cien por ciento de sus condiciones para el arco de Bolívar y de la Selección”, acotó

La segunda operación

En un año, el cruceño pasará dos veces por el quirófano, el 1 de octubre de 2015, Quiñónez había sido intervenido del hueso escafoides de su muñeca derecha. El futbolista admitió ante los medios que no había tenido un buen primer semestre en este año, pero en los tres últimos meses recuperó su nivel y en el encuentro de Eliminatorias contra Perú, fue una de las figuras de la cancha.

Quinónez evitó hablar con la prensa ayer. Su novia contestó una llamada y dijo que "se encontraba destrozado”, aunque luego pudo ser ubicado.


"Una pena”

El presidente de la entidad celeste, Guido Loayza, lamentó la lesión del arquero y agregó que, "es una pena, nos duele mucho la situación del jugador, es una mala suerte y una fatalidad.

Vimos que cayó encima de su rodilla y lamentablemente lo tendremos fuera del equipo, pero es joven y va a superar este momento”.

El libro de pases para el torneo Apertura de la Liga se cerró el pasado 22 de septiembre, razón por la que los académicos no podrán habilitar a nadie más. En el caso de los goleros a los que deberá apelar, Diego Zamora, Javier Rojas y, subirá a la primera, Leonardo Claros, que en el momento ataja en el equipo de reservas.

Loayza descartó que en enero del próximo año se vaya a contratar otro guardameta. "No pensaremos en ninguno, ni se nos ocurre. Tenemos a Zamora y al chico Rojas”, concluyó.

Viaja hoy

La Academia confirmó ayer que el arquero de 24 años de edad viajará hoy por la mañana a Buenos Aires y su operación está confirmada para mañana.

Se calcula que el arquero de la Selección nacional de fútbol estará de vuelta hasta el fin de semana en La Paz, el sábado, y comenzará su largo período de recuperación para poder volver a las canchas en el segundo semestre de 2017.

Una lesión temida

Tiempo La rotura de ligamento cruzado es probablemente una de las lesiones más temidas por los deportistas y principalmente los futbolistas. Los motivos son derivados del tiempo de recuperación de la misma que prácticamente implica perderse la temporada, es decir entre seis y siete meses aproximadamente.
Lesión En la primera semana de recuperación, los médicos recomiendan reposo absoluto, ejercicios activos de extensión de la rodilla y movimientos pasivos de la rodilla buscando la flexión. Se sugiere que el desplazamiento sea mínimo y se realice siempre con muletas para evitar forzar la rodilla que será intervenida en las siguientes horas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada