sábado, 8 de octubre de 2016

Duk, el boliviano que “saltó a la fama” por Neymar

La imagen de Neymar con su rostro ensangrentado fue reproducida hasta el hartazgo por la televisión y la prensa escrita. También quedó registrado, de refilón, el nombre de Yasmani Duk, el boliviano que tuvo la osadía de producirle tamaño corte en la ceja al delantero estrella del Barcelona y que se encargó de devolverlo al club español antes de lo previsto por la Canarinha.

Las páginas web de los medios con mayor difusión en América Latina hablan del atacante nacional que milita en el Cosmos como el “boliviano que saltó a la fama” tras el incidente con el brasileño.

Se refirieron al tema medios como La Nación, Olé (ambos de Argentina), D10.paraguay.com (sitio digital guaraní) y Marca.com (de España).

Cada uno, con elementos descriptivos que dan cuenta y magnifican lo sucedido, se encarga de graficar la lesión de Ney. “Duk atendió a Neymar”, titula Espn.com, mientras que Biobiochile.cl refiere al tema del siguiente modo: “Por dársela de canchero: El brutal codazo que recibió Neymar por intentar amagar a Duk”.

La Nación optó por: “Así quedó Neymar tras el codazo que recibió de un jugador boliviano en plena goleada brasileña”. Marca.com apostó por “Un codazo de Duk dejó KO a Neymar”.

D10.paraguay.com fue más allá. Luego de juntar información sobre el delantero, sentenció: “Es un futbolista boliviano que saltó a la fama tras la agresión, con pelota y todo, al astro del Barcelona”.

Duk, por su parte, tras arribar ayer a Santa Cruz (antes del destino final, La Paz) exigió respeto. “Venía sobrando a todos. Para ser el mejor jugador del mundo, él tiene que dejar de ser canchero”.



HERIDAS Y FISCALÍA Minutos después de recibir el permiso de la Confederación Brasileña de Fútbol y trasladarse en avión, Neymar se tomó una selfie (autofoto) junto a su padre y mostró sus heridas. En la fotografía, que compartió en las redes sociales, se lo ve sonriente. No obstante, en las pasadas horas la Fiscalía solicitó nuevamente al juez que procese al delantero, a su papá, al expresidente del Barcelona Sandro Rosell, al club azulgrana y al Santos por aparentes delitos de corrupción y estafa por el supuesto engaño en el precio de su traspaso al fondo brasileño DIS, gestor del 40 por ciento de los derechos del futbolista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada