miércoles, 7 de diciembre de 2016

Roberto Pérez: El futuro messi boliviano

Texto: Andrés Herbas

Entrevista: Mónica Olmos Campos

Locación: Club Aurora

UN NIÑO PRODIGIO PARA EL FÚTBOL | SE TRATA DE ROBERTO PÉREZ AGUIRRE, BALÓN DE ORO 2015 Y MEJOR JUGADOR 2016.

Tiene seis años. No solo es inteligente y rápido en el campo de juego, lo es todo el tiempo y en cualquier circunstancia: para escuchar, pensar y responder. Es un niño que demuestra precisión, seguridad y sabiduría.

El fútbol es “muy bonito y me gusta mucho”, asegura. No sabe lo que significa la palabra fama pero sí identifica a un futbolista famoso. ¿Quién es un jugador famoso? “Un jugador que entrena y que tiene ganas de jugar”. Él quiere ser uno de ellos y sabe que para lograrlo tiene que “entrenar y esforzarse”. Robertito juega todos los días porque, dicho sea de paso, no le gusta hacer “nada más”. Cuenta que a veces juega “play” para aprender de Messi, Ronaldo, Maradona y Neymar. Admira a Lionel Messi más que a Cristiano Ronaldo porque “es más capo” y por eso cuando sea grande quiere ser como el argentino y jugar en el “Barsa”. En su cumpleaños número dos pidió que le regalaran un día completo jugando al fútbol con su papá.

Robertito, a su corta edad, tiene varios premios y títulos entre los que destacan el Botín de Oro 2015 con un acumulado de 68 goles; y el reconocimiento como Mejor Jugador de 2016 en la categoría 7 de la Asociación de Fútbol Cochabamba.

Este niño que posee todas las cualidades para brillar como una estrella del balompié internacional, es nieto, hijo y sobrino de jugadores destacados. Su padre, Roberto Pérez Valdez de nacionalidad paraguaya y actual Director Técnico del Club Aurora, “oficia” de entrenador personal del niño junto a Oscar Vaca, y aunque es su coach y principal admirador, mantiene los pies en la tierra. Mónica Aguirre Soto, su mamá, no quiere referirse mucho al futuro de su hijo porque sabe que sus aptitudes harán que abandone pronto la casa: “Yo solo lloro cuando pienso en eso, aunque sé que debo apoyar lo que sea mejor para él”.

OH! conversó con Roberto, Mónica y el protagonista y motivo de esta entrevista, Roberto Enrique Pérez Aguirre, y le sugiere que guarde esta edición para cuando este niño boliviano ocupe los principales titulares de la prensa deportiva mundial. ¡Acá vamos!



OH!: Roberto (padre), háblenos del talento que tiene su hijo para el fútbol

Es un niño bendecido, privilegiado, no todo el mundo nace con ese don, Dios se lo dio y él tiene que aprovecharlo porque le puede redituar muchas satisfacciones. Él nació con eso.



OH!: ¿Puede explicarnos cuáles son esos atributos técnicos que distinguen a Robertito?

El manejo de la pelota, cómo le pega; la inteligencia que demuestra en cancha, la rapidez mental, la visión para jugar, mira algo bueno de un jugador élite, lo copia inmediatamente y lo hace bien; los movimientos que hace sin que se los hayamos enseñado, solo de verlos, si no saca algo, él se esfuerza y repite hasta lograrlo.

Nosotros, los formadores, nos damos cuenta de esa clase de talentos.



OH!: ¿Cómo se proyecta el futuro de Robertito? ¿Qué oportunidades tiene?

Yo pienso como padre y como entrenador; como padre quién no quisiera que su hijo pueda conseguir metas. Me gustaría que juegue en Primera, en Europa y que sea famoso, pero ya pensando como formador y entrenador, me gustaría llevarlo de a poco para que tenga una base sólida, dejarlo que disfrute, él es chico, tiene 6 años. A esta clase de talentos hay que llevarlos despacio, trabajar con ellos es complicado porque cuando les enseñas conceptos los agarran muy rápido y yo tengo temor de que se aburra. Como padre no quisiera que se canse, no me gustaría forzarlo para nada. Yo voy a apoyar aquello que él quisiera hacer.



OH!: ¡Pero el ama el fútbol!

(Sonríe) Él ama el futbol, no hay dónde perderse, él vive en la escuela que tenemos (Escuela de Fútbol Aranjuez).



OH!: Nos dice que quiere llevarlo con calma, ¿pero a esta edad él ya tiene oportunidades interesante?

Sí. El año pasado nació el proyecto Bolivia 2022 apoyado por el gobierno y jugadores y empresarios extranjeros. Robertito ha sido elegido entre 16 chicos y ha sido invitado a participar del proyecto; en enero de 2017 debe irse al Centro de Alto Rendimiento en Santa Cruz.



OH!: ¿Este proyecto tiene carácter internacional?

Sí, van a tenerlo 6 meses entrenándolo, va a vivir y estudiar ahí; lo van a llevar por diferentes partes del mundo con la intención de proyectarlo. Bolivia 2022 también tiene el propósito de preparar jugadores para la selección boliviana.



OH!: ¿Sabemos que ya ha recibido invitaciones del exterior del país?

Recibimos propuestas para Europa, me han hablado hace año y medio; sin embargo, creo que todavía no es el momento.



OH!: ¿Cuándo será el momento adecuado?

Cuando se den las condiciones.



OH!: ¿Cuenta con la edad?

Sí. Hay escuelas en todo el mundo interesados en chicos de esta edad para formarlos. Si se da, nosotros dejamos todo por él.



OH!: ¿Cómo maneja ser padre y entrenador al mismo tiempo?

Mi padre fue entrenador pero he aprendido un montón de cosas de él. Siempre trato de no presionar a mi hijo y de disfrutar con él del fútbol.



OH!: ¿Hay miedo a la frustración?

Siempre, ese temor lo tengo siempre. Él tiene mucho talento y debe ser bien trabajado.



OH!: ¿Usted ve a su hijo como un Ronaldo, como un Messi?

No, yo lo veo más porque es mi hijo. Mi hijo es más que un Messi y cualquier jugador del mundo. Aún le queda mucho por aprender pero a su edad hace cosas que un grande no puede hacer.



OH!: Él tiene claro que un buen jugador es el que le mete ganas y esfuerzo, y me parece que es fundamental, ¿cierto?

Si, él entrena todas las tardes hasta las ocho de la noche. No quiere ver autitos, no quiere nada ni quiere otra cosa. Ama el fútbol. Además tiene una personalidad bien definida.



OH!: Y hemos visto que generalmente juega con chicos mayores que él.

Juega en la sub 7, en la sub 11 y también en la 16 y 17. Juega con mayores; lo quieren.



OH!: Mónica (mamá), cuéntanos algunas anécdotas de Roberto, el niño

Él pidió pelota desde el corral. Mi hijo antes de que camine ya pateaba pelota, es más, su incentivo para caminar fue el balón. Llevarlo a una tienda de deporte es como llevar a un niño a una tienda de juguetes.



OH!: Para una mamá no todo es bonito, ¿cómo asumes que tu hijo quizá deba salir demasiado pronto de casa?

Es bien complicado porque el día que supe que estaba seleccionado no dejaba de llorar. Ahora lo único que puedo hacer es pedirle a Dios que lo cuide y proteja (sus ojos se llenan de lágrimas). Como mamá quiero lo mejor para él y lo mejor es lo que a él le gusta. Es muy emocionante para mí que mi hijo tenga tanto talento pero al mismo tiempo es muy doloroso porque sé que se me va a ir temprano.



OH!: Roberto, ¿hay futuro para tu hijo en Bolivia?

Hay que trabajar más en el tema psicológico; acá en Bolivia el fútbol no está bien, por eso estoy preocupado por él y por otros talentos, los hay pero no se los puede aprovechar por eso es que deseamos que cuando sea el momento, Robertito salga. Yo voy a hacer lo posible para aprovechar las oportunidades que se le presenten. Por ahora queremos que sea un pibe de barrio.

No puedo concluir esta entrevista sin contarles la siguiente anécdota: Le pregunto a Andrés (el fotógrafo), que cómo se va a organizar para las fotos. Me responde: “Primero hacemos las fotos posadas y luego las tomas en movimiento, intentemos que haga algunas tecniquitas, si es que sabe”. La sorpresa de Andrés fue enorme al ver que Roberto se sabe todas las “tecniquitas”; nos regaló varias chilenas, gambetas, goles y demás demostraciones de indiscutible habilidad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada