martes, 21 de febrero de 2017

Video Conrado dice que se quedó con las ganas de trabajar



Quedó muy dolido porque, según él, en la sexta ocasión que forma parte de una comisión de selecciones, terminó ignorado. Es más, Carlos Conrado Jiménez, de 69 años, asegura que no entiende por qué su amigo de más de 30 años, Marco Peredo, presidente interino de la Federación Boliviana de Fútbol, no le contestaba las llamadas. Este odontólogo y exarquero de la selección boliviana, entre 1972 y 1981, aclaró que es enemigo de las peleas y que aceptó la entrevista para aclarar que él no es un pideviajes, como lo dijo el titular federativo. “Yo viajo con mi plata, y hasta rechazo hacerlo porque el tiempo en mi consultorio no me lo permite”, explicó Jiménez, que renunció a la presidencia de la comisión de selecciones, junto con el resto de los integrantes.

¿Por qué cree que la comisión de selecciones pasó a ser ignorada?

Hay muchos problemas a nivel de comité ejecutivo. Antes estaba Rolando López al mando de la federación, en algún momento renunció a la vicepresidencia el mismo Marco Peredo y lo mismo pasó con el tesorero. Entonces, ha habido muchos problemas internos entre ellos, provocando algunos roces. Esto ha hecho que nosotros quedemos al medio, porque había un presidente y un vicepresidente que trabajaban con el tesorero, y otro presidente que trabajaba con el secretario general. Todo ello creó un vacío, que ha influido para que el mismo trabajo del técnico esté apoyado por un lado o por el otro.

¿Usted tuvo algún enfrentamiento con el DT Soria o con alguien del comité ejecutivo?

Ni con Soria ni con el comité ejecutivo, para nada. Le voy a contar la historia cómo llego al cargo. A mí me invitó el doctor Marco Peredo, que era el único miembro del comité ejecutivo que conocía. Cuando nos llaman recién conocí al presidente Rolando López y al segundo vicepresidente, Fredy Cortez, de la ANF; y al mismo Clíver Rocha y al secretario Wálter Torrico. Desde un comienzo pusimos las cosas bien claras. Les dije que me gustaba trabajar en un plano de pares, donde yo no me puedo sentir empleado de nadie ni tener jefes. Yo así trabajo y se los manifesté en la primera reunión y al presidente de la federación. Todos los demás estuvieron de acuerdo.

Peredo dijo que usted se apareció para pedir un viaje...

Completamente falso y él lo sabe. Ese es el cinismo que a mí me incomoda, porque el doctor Peredo sabe que es mentira y que realmente lo llamé una vez para preguntarle si iba a viajar Eduardo Angulo, y todo tiene su explicación. Lo llamé en esa ocasión porque Rolando López me pidió que yo vaya con la selección sub 20, y le dije que no podía porque no tenía 14 o 15 días para dejar mi consultorio. No puedo por más que yo sea dueño de mi consultorio, pues vivo de mi trabajo. Le afirmé que iba a preguntar si uno de los otros integrantes del comité de selecciones, Luis Terán o Angulo, podían ir. De los dos, Angulo me dijo que podía y le comuniqué a López, y respondió que vaya él. Luego tuvimos una reunión y Peredo salió diciendo que nadie iba a viajar con la selección. Le manifesté que no está bien que nadie viaje y que tiene que acompañar alguien a la Verde. Me respondió: “Que si fueras vos el que iba a ir no había problema, pero como son otros, no”. Incluso agregó que lo que quieren es ganar viáticos: “Están queriendo viajar porque creen que van a ganar 300 dólares por día”. Le afirmé que no le den 300, páguenle 100 o 50 dólares. Esas fueron las palabras que cruzamos. Las cosas que deben saber los dirigentes es que una delegación no puede ir sin un presidente o apoyo logístico. Ellos tienen apoyo logístico, no voy a mentir, pero tiene que ir un dirigente que resuelva problemas. Cuando le hablé a Peredo ya había quedado de presidente y obviamente estaba cumpliendo con lo que dijo que ningún dirigente iba a viajar.

¿Usted es amigo de Peredo?

De Marco sí, y desde hace más de 30 años, pero a Clíver lo conocí recién cuando tuvimos reuniones en agosto antes que nombremos a Hoyos DT de la selección.

¿Sigue hablando con él?

Nos hemos relacionado hasta hace poco. Comencé a hablarle porque no nos daban bola como comisión de selecciones. Por eso digo que hay cosas que duelen. Ellos no pueden decir que no precisamos invitación, claro que necesitamos. Qué hacemos con un DT de la mayores, con quien no tenemos ningún problema y que quería trabajar con nosotros, sin que el nuevo presidente de la FBF nos diga que lo hagamos. El técnico tampoco nos va a dar bola. Entonces, tenemos que contar con la autoridad que nos den ellos.

¿Desde cuándo no le contestaban el teléfono?

Estamos desde agosto en el cargo y no nos contestaban las llamadas últimamente. Lo que pasa que durante el periodo de Hoyos mantuvimos cierta relación, pero en algún momento del trabajo ya comenzaron a no querer conversar con nosotros (Clíver y Marco). Incluso los busqué un día en la Liga y conversé con ellos como amigo, y les dije: “Qué van a hacer con nosotros, nos toman en cuenta o no”. Porque uno se siente incómodo, y en particular mi persona, que no quiere estar en un lugar para estorbar. Lo que busco es sumar. Además por mi condición, pues no soy un desconocido. A mí la gente me conoce fuera de lo futbolístico, que ya pasó. Soy una persona que tengo mi profesión y soy bien visto en el medio por mis colegas. En este momento soy presidente del Colegio Nacional de Odontólogos y tomo resoluciones, y ¿voy a estar de mirón en la comisión de selecciones? ¡No pues! no da, mi condición humana no me lo permite, peor que no me contesten. Comenzó a deteriorarse la relación antes que Hoyos renuncie.

¿Los técnicos en Bolivia no están acostumbrados a tener una comisión de selecciones?

Ellos están, los que no están son los dirigentes. Es más, Clíver Rocha en algún momento, cuando le pregunté qué iba a hacer con la comisión de selecciones, me dijo: “Creo hermano, que la comisión de selecciones va a desaparecer en los nuevos reglamentos”.

¿Estaban incómodos con ustedes los dirigentes?

No sé. En algún momento yo le dije: ustedes están haciendo el trabajo nuestro, que es ser el nexo entre el comité ejecutivo, los jugadores y el cuerpo técnico. Eso quedó claro en la primera reunión. Hasta pensé que ellos no hubieran tenido todos esos enfrentamientos si nosotros lo hubiéramos resuelto. Nosotros estuvimos metidos en el medio, nos decía el uno que teníamos reunión y ahí estábamos. Nos decía el otro, y también íbamos.

¿Cuánto tiempo le dieron importancia a la comisión?

Al comienzo funcionó bien y luego nos pasaron por encima. Incluso cuando elegimos al DT funcionó muy bien. Nos convocaron para hacer las entrevistas a los candidatos: Villegas, Soria y Hoyos. El que no quiso entrevistarse con nosotros fue Farías. Obviamente que el que designa al técnico es el comité ejecutivo y nosotros sugerimos.

¿Y con Rolando López cómo fue su relación?

Nos dio bastante importancia. Él nos decía que tengamos reuniones con el técnico. Ahora no sé por qué la relación se enfrió (Peredo y Rocha), calculo que fue porque alguna vez nos citó López y asistimos a la reunión.

¿Hoyos le hizo mucho daño a la selección al irse?

Creo que Hoyos también se vio envuelto en el problema del comité ejecutivo. Debe ser difícil para un DT responder a dos lados: López y Peredo. Estoy seguro de que algo de eso ha tenido que influir para que se vaya.

¿Le va a pedir explicaciones a Peredo por todo lo que pasó?

No tengo por qué pedir explicaciones porque no es mentira lo que digo, lo tengo todo en mi teléfono, en las llamadas que hice y no me respondieron. Fui a la Liga a veces y hasta me sentí mal recibido, aunque hasta ahora no sé la causa. Cuando lo llamaba a Peredo era para conversar y decirle si quieren que trabajemos o no. Solo era eso, luego renuncié porque yo no puedo estar de sobra de nadie. Tengo mi prestigio para que me ignoren.

¿Por qué se van todos?

Le voy a contar lo que pasó, porque no tengo nada que mentir y no tengo cola. Es más, no estuve por viajes en la comisión porque no tengo necesidad de hacerlo. Yo viajo por mi cuenta y mucho, porque doy cursos, conferencias y congresos. En 20 días tengo un viaje a México y estoy por desistir porque es largo. Viajo muchísimo, y este año ya fui a otros países por mi cuenta entre cinco o seis veces. Entonces, lo que quiero dejar bien claro es que jamás en mi vida estaría pidiendo viajar, ni siquiera por viáticos, pues con toda seguridad gano más plata acá en mi consultorio.

¿Fue Peredo el que lo convenció para asumir?

Lo encontré en el supermercado una semana después de que fue nombrado presidente de la Liga. Me le acerqué y lo felicite, y le dije; “Ojalá que el fútbol cambie”. Me dijo: “Vos me vas ayudar”. Le respondí: “Te ayudo pero por debajito. “Ningún debajito, vos me vas ayudar de frente”, manifestó. Es más, agregó: “Quiero que me ayudés en el comité de selecciones y quiero que seás el presidente”. Después me llamó por teléfono y me informó: “Carlos, propuse tu nombre en la comisión de selecciones, y fue lo que nunca he visto, aceptado por unanimidad. Nadie se opuso”.

¿Usted se sintió traicionado?

Pero lógico que me sentí traicionado, porque no puedo conversar con Peredo, me tengo que quedar al aire y tenemos que discutir por televisión. Eso es el desastre más grande, porque no es construir, es destruir.

¿Cómo se dio la decisión de la renuncia?

Eduardo Angulo me llamaba, y me decía: “Hermano, ya hablaste qué vamos hacer, está la sub-17 en Santa Cruz”. Le dije, nadie me dijo nada de eso. Es muy difícil meterme con la sub-17, si no conozco al entrenador. No puedo ir a meterme sin que me dé la autorización. Diferente es que me digan: “Carlos, la sub 17 está aquí, ve toda la cuestión”. Me llamaron Eduardo Angulo y Luis Terán, y les dije, voy a intentarlo por última vez y si no me contestan veré qué hago. Me contestó, pero otra persona y me dijo que el doctor no podía atenderme porque estaba manejando. Que me llame cuando pueda, le respondí. Y me sentí más molesto porque no me llamó nunca. Y entonces redacté la carta, les hablé a los otros integrantes para decirles que tengo mi renuncia en las manos. Les mandé la carta y me dijeron que ellos también se iban porque se sentían ignorados.

¿Qué le dolió más de todo?

Duele que lo ignoren; además que con Soria teníamos que ver el asunto de las inferiores porque tengo un proyecto desde hace años, que lo presenté en la primera reunión que tuvimos con el comité ejecutivo. Les entregué copia a los cinco miembros del comité ejecutivo y a los otros miembros de la comisión de selecciones. Les dije que lo lean y que sugieran cosas para aumentar o quitar. Después se lo di a Hoyos y él lo leyó. Luego de 15 días le pregunté a López, a Peredo y a Clíver si lo leyeron, me respondieron: “No hemos tenido tiempo”. Entonces nadie tiene tiempo en este fútbol. Entré para trabajar, no para ser figurita, por ello me pesa irme. Quería aportar porque estoy años en el fútbol, metido en la Asociación Cruceña de Fútbol y en Real Santa Cruz. No soy ningún improvisado.

¿Pero hay plata para los proyectos?

Claro que sí. Hoy en día hay plata para los proyectos. Si el dirigente no hace nada, esa es mi parte constructiva, es porque verdaderamente no sirve. Antes no sobraba plata para nada, pero hoy la FIFA está dando 5.000.0000 de dólares, de los cuales los reparte en 1.250.000 por año para proyectos, divisiones menores e infraestructura. Y en algún momento le pregunté a Clíver Rocha si van a presentar proyectos. Me respondió que lo verían con otra gente. Eso no es cuestión de que nosotros lo hagamos porque somos dirigentes. Tenemos que contratar una constructora para hacer ese trabajo. Y ahora existe plata para ese fin y te lo da la FIFA al margen de los $us 1.250.000. Entonces, si no presentan proyectos es una inutilidad del dirigente.

¿En que se basa su proyecto para el fútbol nacional?

No hemos tenido renovación. ¿Cuál es mi proyecto?, Primero hablo de formación de técnicos infanto-juveniles. La FIFA le puede mandar instructores y formar 600 en Santa Cruz, en seis meses, 600 en Cochabamba y 600 en La Paz. Yo no creo en el empirismo y por ello primero tenemos que tener los profesores calificados, que tendrán que comenzar a trabajar en los barrios, escuelas de fútbol y provincias. Eso conlleva en mi proyecto que hay que tener convenios con las alcaldías para que nos den los terrenos, las canchas, etc. Con la Gobernación para que veamos cómo se puede pagar a los técnicos. Es un proyecto país. No es como la gente dice, los clubes no nos pueden resolver los problemas del fútbol, pues a lo máximo tiene cuatro categorías y nada más. El Gobierno nos tiene que ayudar, pero cómo lo va a hacer si no le presentamos proyectos.

¿Aceptaría volver a la comisión de selecciones?

Pero claro. No estoy pidiendo pega por si acaso, pero soy una persona racional. Y ojo que en el comité de selecciones no se recibe un peso, y obviamente que tenemos viáticos de Bs 200 cuando nos reunimos de día. Jamás pasó por nuestra cabeza pedir un sueldo. Eso es lo que duele, que esta gente comience a dejar dudas donde no hay.

¿Si estuviera en sus manos, qué sería lo primero que cambiaría del fútbol nacional?

Hay que cambiar la dirigencia. Eso está visto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada