viernes, 14 de septiembre de 2018

Raldes no piensa aún en su retiro del fútbol

A Ronald Raldes no se le pasa por la cabeza pensar en su retiro del fútbol. “Yo disfruto cada día los partidos que estoy jugando”, comentó ayer cuando se le consultó sobre su continuidad en el balompié de nuestro país.

Raldes recordó que hace 20 años tuvo la oportunidad de debutar en la desaparecida Liga defendiendo los colores de Destroyers, el rival al que se enfrentará mañana con la Academia.

“Han pasado dos décadas de ese debut y soy un agradecido por la oportunidad que me dieron de jugar a nivel profesional. ¿El retiro?, yo quiero disfrutar cada partido y es un tema personal que yo lo decidiré en su momento junto a mi familia”, comentó el zaguero de 37 años.

El cruceño juega su segunda temporada en Bolívar y su contrato concluye a fin de año.

El técnico del seleccionado nacional, César Farías, mencionó hace un par de semanas que tiene en mente al defensor para la disputa de la Copa América que se realizará en Brasil, en junio de 2019.

Raldes también opinó de la llegada del ecuatoriano Sixto Vizuete, quien fue nombrado como coordinador general de las selecciones menores de la Federación Boliviana de Fútbol. “Sé que es un entrenador que tiene mucha capacidad y merece tener una oportunidad. “Los jóvenes deben aprovechar la infraestructura que tienen en el momento a disposición, nosotros inauguramos un lindo escenario el pasado sábado (Villa Tunari), en mi época hubiera querido tenerla”.

jueves, 13 de septiembre de 2018

Diego Wayar “La capitanía la asumo con responsabilidad y madurez”

El seleccionado boliviano regresó al país la mañana del miércoles, entre los jugadores más solicitados estuvo el mediocampista tarijeño Diego Wayar, de 24 años, quien llevó el cintillo de capitán durante el partido contra Arabia Saudita (2-2), y mencionó que toma esta designación con bastante responsabilidad y madurez.

“Hubo grandes capitanes y todavía hay, así que trato de aprender de ellos. Como dije, manejar esto de forma responsable y de manera de compañerismo para ayudar a todos y formar esa Selección que todos queremos”, declaró Wayar, mediocampista de The Strongest.

Minutos antes del juego entre Bolivia y Arabia Saudita, el pasado lunes a mediodía, el entrenador de la Selección, César Farías, le dio el cintillo tricolor a Wayar, quien por primera vez cumplió la tarea de capitán con la camiseta del Equipo de Todos.

Respecto al compromiso contra los árabes, Wayar destacó la importancia de jugar contra rivales mundialistas y “nos sirve el partido para seguir mejorando, nos sirve para crecer. Lastimosamente, no pudimos ganarlo”, agregó el futbolista tarijeño.

El mediocampista Jhasmany Campos (30), por otro lado, convirtió el gol del descuento por intermedio de un tiro libre y revolvió a Bolivia la ilusión de obtener un mejor resultado en el cotejo de preparación.

“Este partido nos deja el deseo de seguir mejorando, creo que si bien es corto el tiempo que el profesor (Farías) agarró a la Selección, el deseo de cada uno hace que no importe el viaje y el lugar; estamos para colocar el pecho a la Selección y mejorar. Ojalá tengamos muchos más partidos”, comentó el volante zurdo.

La delegación formada por jugadores de los clubes locales llegó a Santa Cruz, desde donde cada uno se dirigió hacia las ciudades que les corresponde para seguir con la preparación en sus clubes, porque el fin de semana se reanuda el torneo Clausura.

El futbolista tarijeño llegó a The Strongest por debajo de los 20 años, tuvo su tiempo de “pagar derecho de piso” como dice en el mundo del fútbol ya que inició su carrera profesional como lateral. Se nutrió de ese Tigre tricampeón y de ahí en más comenzó a escribir su historia propia, sus buenas actuaciones lo llevaron a dejar la defensa y a convertirse en volante, pasó su tiempo de que tenía que jugar porque era juvenil y el torneo te obligaba a poner uno en cancha y pasó a ser mayor y titular indiscutido en club.

Con el tiempo su destreza física lo llevó a convertirse en mixto y realizar funciones más cerrado, de doble tapón, volante interno y hasta de mediocampista central solo. Esas actuaciones lo llevaron a la Selección, donde también se ganó la titularidad y en el último amistoso el cintillo de capitán.

lunes, 10 de septiembre de 2018

Galindo: entreno al máximo para ser titular en Wilster

Sebastián Galindo Novillo (18 años) es un jugador cochabambino que entrena al 100 por ciento cada día en el club Wilstermann con la misión de igualar o superar la exitosa carrera de su padre Gonzalo (43).

El futbolista admira mucho a su progenitor (quien fue destacado futbolista en clubes del país y el combinado boliviano) y luego de culminar el colegio pretende seguir sus estudios en la carrera de Administración de Empresas o Ingeniería Petrolera.

Galindo es uno de los pocos vallunos que milita en el Imperio Escarlata, con posibilidad de alternar. Además, tiene como objetivos ser titular y jugar en la Selección absoluta.

P. ¿Cuándo comenzó a dar sus primeros pasos en el fútbol?

R. Desde niño me gustó el fútbol. Siempre quise seguir los pasos de mi papá, quien es un gran ejemplo. También he practicado otras disciplinas como el tenis y el voleibol.

P.¿Cuando debutó en la División Profesional?

R. Debuté el 29 de abril de 2018 en la Villa Imperial cuando le ganamos a Real Potosí 0-6. Ya tengo minutos en la profesional, también enfrenté a San José (Félix Capriles ) y Destroyers (Sacaba).

P. ¿Es difícil conseguir la titularidad?

R.Es muy duro consagrarse como titular, porque cada jugador da el máximo de su potencial y trabajan todos los días al mismo nivel.

Entreno al 100 por ciento para ser tomado en cuenta. Como cochabambino y quiero destacar en un equipo de la Llajta. Es un desafío figurar entre los 11 titulares.

P. ¿Le pidió al técnico Peña jugar en algún partido?

R. No. Yo nunca le solicité jugar al profesor Álvaro Peña. Entreno al máximo todos los días y doy lo mejor como futbolista. Espero que en algún momento me de la oportunidad.

P. ¿Qué cochabambinos están en el plantel?

R.Están Martín Barrón, Josué Mamani, Miguel Ángel Bengolea, Pablo Laredo y Fernando Castellón, quienes también buscan un espacio en el 11.

P.¿En qué sector de la cancha se siente más explosivo?

R. Me siento más cómodo jugando del mediocampo para adelante, pero me gusta ser un volante ofensivo. Lo único que varía con mi papá es que yo soy derecho y él es zurdo.

P. ¿Recibe consejos de su padre (Gonzalo)?

R. Mi papá siempre me guía para no cometer errores. Me dice que cuide el físico y no salga por las noches, llegar puntual a todos lados y cero fiestas.

P. ¿En qué colegio estudia y en qué cursos está?

R. Estoy en el último curso del colegio Anglo Americano (promoción). Posteriormente estudiaré una carrera universitaria, como Administración de Empresas o Ingeniería Petrolera, pero aún no está definido.

Sebastián está convencido de que el fútbol es una carrera corta y quiere estar listo para el futuro. Además tiene un hermano menor, Matías (12 años), quien también juega en las menores de Wilstermann. Los hermanos Galindo buscan ser futbolistas referentes en el país.

4

Años inició en el fútbol ABB de La Paz (2004), Barcelona Ecuador (2006), Emilio Alave de Potosí (2008), Comteco (2010) y Wilstermann (2016).

GONZALO

“Hay buenos jugadores en la Llajta”


Gonzalo Galindo, exjugador Wilstermann, Bolívar, The Strongest y la Selección Nacional, entre otros, lamentó que no se de oportunidad al futbolista valluno en el Aviador. “Soy un convencido de que en Cochabamba hay grandes talentos y jugadores. Estoy seguro de que no hay nada que envidiar de los deportistas de otras ciudades”.

Galindo considera que los vallunos tienen más posibilidades de “brillar” en otros clubes del país que en su tierra, porque “no tienen oportunidad”. “Hoy varios cochabambinos están en Oruro, La Paz y Santa Cruz y son titulares”.

Según Gonzalo, el éxito deportivo y profesional de una persona tiene cinco pilares fundamentales: “la disciplina, respeto, esfuerzo, entrega y perseverancia”.

Ramiro Ballivián “Estoy donde quiero estar”

Hace una semana, el jugador atigrado Ramiro Ballivián publicó unas fotos suyas ayudando a su familia en la cosecha de coca.

“Siempre es bueno ir a la casa para desconectarse un poco, siempre es bueno ir a trabajar, ayudar a la familia en lo que uno hace día a día, es una forma de vida. Los que somos productores de coca seguro me van a entender, porque cuando vos vas allá sí o sí tienes que salir de la casa para poder ir a ayudar a la familia a cosechar”, señaló Ballivián, según publicó el programa Máquina Deportes en su cuenta de facebook.

La foto en cuestión se viralizó, según confirmó el jugador, entrevistado luego por Deportes El Diario.

“La verdad cuando dieron libre, publiqué una foto en mi estado y me quedé sorprendido por tanta sorpresa que causó en muchas personas, en mis compañeros…”, fue lo primero que dijo.

Luego, aclaró que “es algo normal para nosotros los yungueños, para los que fuimos a la escuela de coca. Para un yungueño la hoja de coca es sagrada. Si vos te metes con la hoja de coca te metes con su vida, yo lo digo normal porque vos creces bajos esos términos”.

DED: ¿Cómo era el día a día en los yungas?


RB: Uno ve a su mama ir cada mañana a cosechar cuando vas a la escuela. El cuaderno, lapiz, las abarcas de goma, los kichutes, guardapolvo, todo sale del trabajo diario que hacemos los yungueños produciendo y cosechando la coca, es una forma de vida, es algo tan normal para mi, por eso me sorprendió tanta llegada de lo que publiqué. Es algo que he hecho siempre para ayudar día a día a mi familia.

-¿Es duro?


Es un trabajo muy duro, ser cocalero es muy duro, hay que levantarse a las seis de la mañana, es sacrificado también.

-¿Es algo muy particular, un jugador de fútbol a veces se olvida de las raíces, encuentro en vos algo distinto?


Suele pasar, a veces uno siente un poco de vergüenza en muchos casos, ser hijo de aymara o quechua, pero no hay que olvidarse de lo que uno es.

-¿Vamos atrás 18 años, tienes 8 años y qué hacías?

Recuerdo a mi madre es que se levantaba, hacía ruido con las ollas, por cocinar con fogón. Ella se levantaba para cocinar para que todos salgamos a cosechar. Uno de niño va con su mantel, con su agua, su fiambre y un aro, para ir a cosechar e ir a ayudar a la mamá, luego a las seis de la tarde para ir a descansar y luego ir a jugar.

-¿De qué parte de los yungas eres?

Yo soy de Coripata, es una zona cocalera, la gente vive de la producción de la coca. Si vas un día normal, el pueblo está vacío, todos produciendo coca.

-¿Qué pasó cuando partes de los yungas?

Uno siempre tiene muchos sueños, cada persona tiene algo que quiere cumplir, el mío era jugar en The Strongest. Soy hincha del Tigre, el sueño era jugar en The Strongest, equipo del que toda la familia es hincha. En el cocal todos escuchabamos la radio. Hay yungueños bien stronguistas y bien bolivaristas. Gracias a Dios lo pude cumplir. Pero no salí directo a La Paz, fui a Cochabamba y luego a Sucre pero mi mente siempre estaba en pensar en la oportunidad de jugar en el Tigre, cuando se dio no dudé y me vine.

-¿Es lo que pensabas?

Momentos gratos, momentos duros como en el amor. Creo que en The Strongest he sufrido bastante y como dice mi esposa, es como el amor, estás donde siempre quisiste estar, enamorado y te da alegrías y tristezas. No me arrepiento, me pegaron bastante, uno tiene que aceptar las críticas, en mi vida nadie me ha regalado nada. Cumplí mi sueño y es lo que más feliz me hace.

-¿Meter el gol de la final, otro sueño cumplido?

Si, sueño cumplido pero hubiera sido mejor si salíamos campeón. Para mi ha sido espectacular (deja caer una lágrima?.

-¿Por qué lagrimeas?

Uno se emociona, la familia sufre cuando te va mal, es la que sufre. Es esa especie de amor, siempre quise estar acá y no se daban las cosas como uno quiere. Se me viene a la mente todas las cosas que he pasado. Pero el destino fue bueno, el destino dicta y siempre de donde saliste salió algo bueno. A uno le cuesta salir de donde es, en el campo vas, trabajas y ganas el día a día. Y uno cuando está por salir dice con qué me voy a enfrentar, con qué cosas voy a chocar, que distinto es al campo. Salir del campo a la ciudad, muchos no consiguen acomodarse a la dinámica, gracias a Dios que tuve a mi hermano (Martín) que me ayudó y mira estoy en La Paz, son los momentos más felices de mi vida, conocí el Rafael Mendoza y te hablo como hincha, cada día que entrenó es con una felicidad grande, estoy donde quiero estar. (ADRIÁN ZALLES)

Haquin: “La selección es una recompensa”

El jugador de Oriente Petrolero, Luis Haquin, afirmó desde Arabia Saudí, que el ser convocado a la Selección nacional, es una recompenza que responde al esfuerzo, sacrificio y disciplina.

“La Selección es la recompensa al trabajo que uno hace, creo que uno tiene que hacer las cosas bien en su equipo para llamar la atención del entrenador de la Selección, si uno lo hace así, las cosas vienen por añadidura”, aseveró el jugador en una entrevista publicada por la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) en las redes sociales.

Haquin fue descubierto por el entrenador de Oriente Petrolero, David Avilés, quien lo observó cuando jugaba en la primera “B”, en el club Cooper. El futbolista se define como un jugador responsable y perseverante. “La disciplina es muy importante, el trabajo igual, ser bastante perseverante, tener la cabeza bien clara de que eso es vital para el futbolista que se traza los caminos, estoy seguro que si lo hace lo consigue”, enfatizó. El zaguero, mide 1.88 metros, tiene veinte años y su aspiración es llegar lejos en su club y con la “Verde”. “Las dificultades siempre están, pero sinceramente hay malos y buenos momentos, trato de dejar los malos momentos atrás y las cosas positivas siempre sacar a relucir, eso me ha servido bastante”, asegura el jugador.

viernes, 7 de septiembre de 2018

Lampe: “Tenemos que trabajar por nuestra cuenta para llegar bien”

De acuerdo con Lampe, la parte atlética se convirtió en un déficit de la Verde en el amistoso ante Serbia (derrota por 5-1) el pasado 9 de junio, entre otros partidos de preparación celebrados este año.

“Tenemos que trabajar por nuestra cuenta para llegar a la Selección y solo ensayar lo táctico”, afirmó el golero de Huachipato de Chile en un video publicado por la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

“Para llegar a lo más grande tenemos exámenes que rendir e ir calificando poco a poco”, agregó.

El plantel se adapta al cambio de horario y al calor que reina en Arabia Saudita. Pese a ello, el cuerpo técnico ponderó la respuesta de los seleccionados para realizar sesiones intensas de orden táctico y físico.

Durante la estadía en Medio Oriente, la Verde enfrentará amistosos contra Arabia Saudita y el club Al-Faiha.

Alvarez, orgulloso de haber salido del Plan 3.000

El atacante Gilbert Alvarez vive días felices, hoy en Arabia Saudita, con la Selección Nacional. Fue convocado por César Farías y no dudó de manifestar de que está cumpliendo otros de sus sueños en el fútbol, en su nuevo equipo, el Al-Hazm Rass de Arabia Saudita, y ahora con la Selección Nacional, en el país en el que presta sus servicios.

El departamento de prensa de la Federación Boliviana de Fútbol le hizo una entrevista en Ryad, tras el entrenamiento realizado ayer, donde dejó constancia de la realidad por la que atraviesa hoy

-¿Cómo estás en Arabia Saudita?

- Feliz, contento por este nuevo reto, era lo que buscaba, volver a salir afuera, son mundos distintos al nuestro, su cultura, el horario, pero no tengo problemas, son tres semanas que estoy acá pero ya estoy bien, la primera me pegó duro, me dormía como a las cinco de la mañana, pero por obligación me tuve que dormir, me fui asentando y las dos últimas semanas han sido llevaderas para mi, como en los horarios de acá, así que no tengo ningún problema, me siento cada vez mejor porque la calor es bastante, poco a poco me voy asentando. Ahora, feliz, agradecido a Dios por darme la oportunidad de jugar por mi país, voy a tratar de aprovechar al máximo esta oportunidad.

-¿Qué es la Selección para Gilbert Alvarez?

-Uno siempre sueña con ella, cuando me llamaron y me dijeron que iba a ser tomado en cuenta, me sentí feliz, me dio mucha satisfacción, lo tomé con mucha alegría y felicidad, porque representar a tu país es lo máximo; yo lo tomo así, con mucha motivación, se que es una responsabilidad grande vestir esta casaca, voy a tratar de estar a la altura, sabiendo que hay compañeros aquí que vienen a hacer su trabajo de la mejor manera, vengo con la convicción de hacer todo por mi país.

-¿Cuáles fueron tus inicios en el fútbol, de donde proviene Gilbert Alvarez?

-Eso lo tomo siempre en cuenta, por eso tomé la decisión de venir aquí, más que todo por mi, por mi carrera, por mi familia, se lo que me costó, lo que sufrí para poder conseguir esto, a veces la gente solo ve lo bueno. Mi padre hará un esfuerzo para acompañarme, yo nunca olvido de donde vengo, eso me da fuerza y motivación para hacer las cosas de la mejor manera. Estoy muy motivado, renovado con este nuevo reto, porque se lo que me costó llegar a donde estoy.

-¿Vienes de una familia unida, cuantos hermanos son?

-Soy el quinto, tengo mis hermanos menores en la Tahuichi que quieren seguir los pasos, está mi hermano que está en Guabirá, y, en mi caso, tratando de retribuir un poco todo el esfuerzo que hizo mi padre, mi madre para darme esos dos bolivianos para ir a la Tahuichi, a veces no había, pero no había problema para ir caminando a la Tahuichi porque era un sueño desde chico de poder ser futbolista, de darles la satisfacción a mis padres de poder verme jugar en la Libertadores, en la Selección, son alegrías que uno cuando las cumple se siente feliz. Jugar cuartos de final de la Libertadores, dedicarles un gol ante River, eso es algo que no tiene precio. El (su padre) me decía cuando me convocaban a la selección que me quería ver festejar un gol con la Verde, son palabras que me llegan fuerte y me motivan a seguir trabajando, voy a tratar de dar todo para retribuirles todo el esfuerzo que hicieron para que llegue a la Selección.

-¿De qué barrio provienes?

-Todas mis vacaciones las paso allá, en El Quior, es mi casa, es mi ciudadela como se dice, orgulloso de salir de mi plan, orgulloso de salir de El Quior, como escribió mi hermano de El Quior a Arabia, así es, voy a tratar de representar bien a esa ciudadela, siempre me escriben tratando de dar todo su respaldo, siempre voy a estar agradecido con ellos, con mi gente. Prefiero estar en el plan antes que en otro lado en mis vacaciones, es algo que me reconforta, me llena de orgullo.

26 años tiene el atacante cruceño que nació en el Plan 3.000, en Santa Cruz.