lunes, 24 de noviembre de 2014

Víctor H. Antelo: ‘No le doy tregua a la indisciplina



Así como hay jugadores disciplinados y profesionales cien por ciento, hay también los indisciplinados. La semana pasada, a Víctor Hugo Antelo, entrenador de Sport Boys, le tocó desafectar a dos que asistieron a un entrenamiento ebrios. Él es uno de los pocos DT en el país que actúa con mano dura y además se anima a hablar del tema.

— Usted volvió a dirigir de tiempo y volvió a encontrarse con la indisciplina...

— Convengamos que el jugador vive de su físico. Su herramienta de trabajo es su cuerpo y para rendir bien tiene que estar sano y preparado, eso es lo mínimo que puede ofrecer. Luego puede venir el resultado deportivo.

— ¿Qué pasó recién en Sport Boys?

— Cuando llegué, les propuse a los jugadores las reglas de trabajo y comportamiento como empleados que todos somos. Les pedí respetar mi trabajo y yo me comprometí a hacer lo mismo con el suyo. Dijimos que nos debemos a un club que nos contrató y que mínimamente estábamos obligados a responder con respeto y seriedad.

— ¿Es cierto que cuando usted denuncia indisciplina, le boicotean?

— Sí, sí; yo recordé e hice notar que algunos jugadores a quienes separé por indisciplina hace años, boicotearon mi trabajo, perdieron partidos de mala manera. Todo eso hicieron con la condición de que yo no esté en el equipo, porque esos jugadores no están cómodos con alguien que pone reglas claras, que les exige que se cumpla una disciplina total y solo por eso me boicotearon. Hasta ahora pasa que a algunos les molesta que se les pida disciplina, y eso no se puede tolerar no solo en el fútbol, sino en la vida en general.

— ¿Por qué justo cuando usted llega a un club pasa esto de la indisciplina?

— Alguien dijo eso y yo respondí que no es cierto, no es por mí, sino que estas cosas pasan casi siempre, solo que algunos entrenadores se hacen los opas, los que no ven y lamentablemente se constituyen en cómplices. Yo no quiero decir cómo tiene uno que actuar, pero un responsable de grupo no puede permitir tener elementos que no respeten las reglas. También es cierto que ustedes, los periodistas, saben de algunos casos de indisciplina, y hasta tienen más chances de saberlo, pero casi no lo dicen, pero bueno, cada quien con su responsabilidad, que cada uno asuma su rol. Si unos quieren hacerse de la vista gorda por no tener líos, bueno, cada quien sabe lo suyo.

— Si la indisciplina persiste, ¿continuarán las separaciones?

— Sí, sí, la verdad es que a quienes actúan así con indisciplina no se les puede permitir seguir adelante y que le hagan daño a un grupo. El mal ejemplo no lo puede ver un juvenil, un muchacho que sueña con llegar a grandes cosas. Ese chico se puede confundir y quedar contaminado, ser igual que quienes caminan mal, y eso no lo podemos permitir.

— ¿Qué pasa si el dirigente se hace de la vista gorda?

— Ahí seguramente me tendré que ir de ese club, porque si da el aval para que los indisciplinados sigan, entonces uno está demás. Y me fui varias veces porque no tuve apoyo y sí los apoyaron a los indisciplinados. Pero me fui con la frente en alto, con la conciencia tranquila de que hice lo mejor, quise hacerlo mejor pero ya no me dejaron.

— ¿Cuánto afecta la indisciplina en un equipo?

— Mucho, más de la cuenta, y no solo en el fútbol, sino en la vida misma. Quienes son así no tienen derecho a perjudicar el trabajo de quienes hacen las cosas bien, no pueden contaminar un grupo, fregarlo y darle mal ejemplo a un juvenil, que puede volverse igual que ellos, y no es correcto porque los dañamos.

— ¿Por qué la decisión de separar a Miguel Hoyos y Héctor Gaitán de Sport?

— Por indisciplina, llegaron a la práctica con signos de haber consumido bebidas alcohólicas y eso no lo podíamos permitir, y tuvimos que decirles que se retiren. Mire, el análisis que uno hace por lo que vio y se informó es que una situación así se veía venir, porque se sabía que no estaban a gusto, además no estaban al cien por ciento en su rendimiento y esas cosas tienen mucho que ver en un jugador.

— ¿La directiva le respaldó esa decisión?

— Bueno, nosotros informamos de lo sucedido. No podíamos permitir que ningún jugador se presente así a trabajar y la directiva fue la que decidió que sean separados. Fue una falta gravísima.

— ¿Es cierto que los afectados reclamaron e hicieron desmanes?

— No, no. Cuando hablamos conmigo y les pedí que se retiraran, lo hicieron aceptando su culpa, porque era muy evidente. Luego se informó que en el vestuario parece que hubo una puerta o banca dañados, pero no sé si lo hicieron ellos.

— ¿A qué apunta con Sport Boys en lo deportivo?

— A sumar todos los puntos posibles, porque estamos bajos. Desde que estoy, sumamos siete puntos, faltan cuatro partidos. Se hace lo que se puede, porque en este equipo hay mucho por mejorar y ya desde enero trataremos de reforzarnos bien. Ya para esa etapa vamos a pedir trabajar con gente que quiera su profesión, que busque éxitos deportivos y que pretenda ser campeón. Junto a eso vendrán los mejores sueldos.

— ¿Es posible armar otro plantel?

— No, pero seguro nos vamos a reforzar con algunos y vamos a trabajar con la gente sana. Quiero trabajar con profesionales que valoren su trabajo. No le voy a dar tregua a la indisciplina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario