lunes, 10 de diciembre de 2012

Daniel Vaca un cerrojo en el arco

El número uno del Tigre se emocionó al conseguir el objetivo; no pudo ocultar su llanto en la cancha.

El guardameta Daniel Vaca fue pieza fundamental en The Strongest y la obtención del tricampeonato. El futbolista, a lo largo del torneo Apertura, tuvo espectaculares atajadas y demostró en todo momento que es un arquero de equipo grande, es decir que sabe responder a la exigencia.
En los minutos finales del cotejo frente a Real Potosí, el cuadro paceño conseguía un empate 2-2, en ese momento creció la figura de Vaca, saliendo a cortar muchos centros y mostrándose seguro en sus intervenciones. Cuando alguien le dijo que terminó el partido en Sucre, fue uno de los primeros en levantar el puño en pleno juego.
Ni bien pitó el árbitro Óscar Maldonado la finalización del cotejo, Vaca levantó ambas manos, apuntando al cielo y agradeciendo a Dios por haber conseguido el objetivo. “Es un momento increíble para mí. Gracias a Dios que lo pudimos conseguir”, mencionó con lágrimas en los ojos. Antes de está consagración, el guardameta siempre destacó la unión del grupo y reconoció que por momentos es el más renegón del plantel, llamando la atención a sus compañeros para que no pierdan la atención. “Este título es dedicado a mi familia, la gente que está en Santa Cruz. Estamos emocionados de entrar en la historia”, destacó.
Vaca, como todos sus compañeros, ya está en la historia. “Hay que seguir en este camino, el trabajo que realizaron los dirigentes es bueno, nosotros tuvimos la tranquilidad de trabajar”.
Por último, los jugadores del Tigre festejaron el tricampeonato, pero a la vuelta de la esquina está la participación en la Copa Libertadores y el próximo campeonato, por lo que no se puede evitar pensar en el tetracampeonato.
“Vamos a ver, terminemos el campeonato y luego vamos a estar hablando”, señaló el golero, quien agregó que “en estos momentos de felicidad es propicio acordarse de los seres queridos”. Este último aspecto fue resaltado por el futbolista. “Quiero agradecer a mi esposa, a toda mi familia de Santa Cruz. Es muy importante la familia para que nosotros entremos en el campo de juego con amor propio”, finalizó.

Todavia no me voy

Daniel Vaca , de 34 años, no piensa por el momento en su partido de despedida, más allá de que es consciente de que está cerca de ese evento final en su carrera.
“Si Dios quiere, voy a seguir. Quiero llegar a un límite de edad que no lo voy a decir todavía, pero no falta mucho tampoco porque a los 34 años consagrarme de esta manera es importantísimo, pero quiero todavía aportar y en el momento que llegué lo diré”, dijo Vaca ayer luego de dar la vuelta olímpica. Al mismo tiempo expresó el deseo de terminar el Apertura ganando el clásico paceño.

“Agarrar el trofeo es lo que uno más anhela. Éste es un sentimiento especial, no se puede explicar, no tiene precio lo que estamos viviendo en este momento”.

Daniel Vaca / ARQUERO DEL TIGRE



3 comentarios: